Juan Fernando Lara Salas.   26 noviembre, 2020
El ICE aplica una serie de planes para disminuir costos de operación y buscar la eficiencia. Aquí, la sede central en Sabana Sur, en san José. Fotografía: John Durán

El ICE echó a andar otro programa de movilidad laboral voluntaria, con el cual pretende ahorrarse ¢13.222 millones en remuneraciones por año.

La invitación a dejar la institución fue enviada al personal este miércoles 25 de noviembre y va dirigida principalmente a mujeres de 56 a 60 años no cumplidos, y a hombres de 58 a 62 años sin cumplir.

La convocatoria se abre este viernes 27 de noviembre y se extiende al 3 de diciembre.

A ese grupo de empleados se le ofrecen cuatro sueldos con base en el promedio salarial del último semestre y pensión complementaria adelantada.

A mujeres de 60 años o más y hombres con 62 años o más, el incentivo se reduce a dos salarios pues ya cumplen la edad para su pensión complementaria ordinaria.

No obstante, la nueva invitación a dejar del Instituto se extendió al resto de personal sin importar la edad. A estos trabajadores se les ofrecen cuatro sueldos con base al promedio salarial del último semestre.

Por supuesto, todos los que se acojan a la movilidad se les pagarán sus prestaciones: cesantía, aguinaldo, salario escolar proporcional y pago de vacaciones acumuladas.

Estas condiciones se acordaron en la sesión 6415 de este miércoles del Consejo Directivo del ICE, cuando se aprobó la llamada Etapa II: Movilidad Laboral Voluntaria Dirigida.

Planes de este tipo comenzaron a aplicarse en el ICE desde el 2012, ante la necesidad de reducir sus gastos y optimizar su operación.

De hecho, el Consejo Directivo justificó este miércoles la nueva ronda con el objetivo de complementar medidas de reducción de costos y de eficiencia operativa; uno de los pilares de la Estrategia 4.0 Grupo ICE.

Esa hoja de ruta, presentada en junio del 2019, indica que un objetivo primordial del Grupo es su estabilidad financiera y este “se impacta de manera positiva con procesos de movilidad laboral voluntaria que inciden directamente en la optimización de la partida de remuneraciones de la Institución”, precisa el acuerdo del Consejo.

La propuesta, según esa sesión, considera hasta 15% del personal con rangos de edad arriba de 56 años y hasta 5% del resto de personal administrativo, operativo y profesional con otras edades.

Datos a junio, indicaban que el ICE tenía 15.399 trabajadores, cifra que incluye la llamada planilla de construcción.

De cumplirse la expectativa de la Gerencia de Finanzas, una convocatoria de esos porcentajes de personal generaría un ahorro efectivo anual de unos ¢13.222 millones producto la reducción del gasto en remuneraciones, lo que permitiría recuperar el costo de la liquidación y pago de incentivo en 11 meses.

Para garantizar la continuidad operativa con la salida de este personal, el Instituto buscaría contratar más personal bajo la modalidad de salario global, por un monto equivalente al 20% de ahorros logrados con esta movilidad laboral.

Esto quiere decir que el nuevo personal apenas consumiría por año unos ¢2.644 millones, pues la modalidad de salario global implica la eliminación de pluses salariales como anualidades, sobresueldos o dedicación exclusiva. El ICE introdujo esta modalidad de remuneración a partir del 2015.

Ver más!

Sétimo llamado

La primera convocatoria de movilidad propia en esta institución fue en el 2012, cuando se invitó a todos los trabajadores a considerar irse por su cuenta. Con los años, siguieron varias.

Según el Gobierno, solo del 2012 al 2016, el ICE se habría ahorrado ¢135.779 millones en remuneraciones debido a la salida de 1.398 personas, debido a retiros por cuenta propia.

En el 2016, en la quinta edición del programa, el ICE lanzó otra invitación pero, por primera vez, solo para empleados veteranos cerca de pensionarse.

En diciembre del 2019, realizó una sexta movilidad en los mismos términos de rangos de edad y con los mismos incentivos, pero sin extender la invitación a todo el personal.

La nueva ronda (y sétima) que se inicia este viernes, vuelve a considerar a todos los trabajadores que no estén bajo el régimen de salario global.