Patricia Recio. 2 marzo, 2016
En los últimos años, Google ha invertido más de $1.000 millones para impulsar el uso de la energía solar. | ARCHIVO/FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS
En los últimos años, Google ha invertido más de $1.000 millones para impulsar el uso de la energía solar. | ARCHIVO/FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS

El Instituto Costarricense de Electricidad instalará a lo largo de este año paneles solares a 285 clientes en condición de pobreza o con requerimientos de salud especiales en los sitios más alejados del país donde no hay servicio eléctrico.

Los lugares más beneficiados serán Limón, Turrialba y San Isidro. Ahí los sistemas serán distribuidos en los sitios más apartados, tanto indígenas como no indígenas.

Algunos de estos lugares son Palmera, en el Caribe; Las Flores en Sámara; Sutubal de Turrubares; Isla Caballo en Puntarenas; y la reserva indígena Alto Laguna de Osa.

"Centros de salud, comunidades indígenas, puestos de seguridad fronteriza, escuelas, telesecundarias y viviendas, son parte de los beneficiados", aseguró Bernal Muñoz, coordinador del programa de Electrificación Rural del ICE.

Entre los pobladores seleccionados se priorizó a personas con necesidades de salud particulares, como los oxígeno dependientes.

A diciembre del 2015, el programa registró 4.072 sistemas instalados en zonas aisladas del Sistema Nacional Interconectado. La meta del ICE es instalar 1.000 unidades adicionales al 2018.

Muñoz añadió que el costo promedio por cada sistema fotovoltaico instalado es de ¢1,2 millones. Estos equipos son financiados con fondos de dos préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo.