Proyecto debía estar en funcionamiento el 1.° de agosto de 2015, pero llevaba 25% de avance

Por: Irene Vizcaíno 8 diciembre, 2015

Por incumplir los plazos fijados en el contrato, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) decidió rompe el contrato con la empresa Hidrotárcoles S. A, para la construcción y operación de la planta Capulín, en San Pablo de Turrubares, con un costo de $107 millones.

Este convenio suscrito en la modalidad BOT (construir, operar y transferir) en abril de 2012 ,se dio mediante licitación pública internacional para compra de energía de bloques de potencia hidroeléctricos hasta de 50 megavatios (MW).

Con la seguridad de que el Instituto compraría la energía, la firma Hidrotárcoles buscó financiamiento para constrir la planta. En este caso, pidió un crédito al Banco Nacional.

De acuerdo con el ICE, la planta debía entrar en operación comercial el 1.° de agosto de 2015, sin embargo, a esa fecha, el proyecto llevaba un 25% de avance.

Por esta razón, en julio, argumentó el ICE, le dieron cuatro meses a Hidrotárcoles para presentar un "plan de remediación". Sin embargo, a falta e "una respuesta satisfactoria" el 3 de diciembre se le notificó a la firma la apertura de un procedimiento para la resolución del contrato.

Un día después, la firma presentó las objeciones al proceso y la solicitud de que se anulara la apertura del procedimiento. Este aún no se ha resuelto

"Es importante aclarar que el financiamiento del Proyecto es un asunto que compete en su totalidad a la empresa Hidrotárcoles, la cual para este caso firmó un contrato con el Banco Nacional, del que el ICE no es parte ni tiene ninguna responsabilidad", dijo el Instituto en un comunicado.