Juan Fernando Lara.   6 septiembre
En Tibás (San José) varios conductores aprovecharon la tarde de este viernes para recargar combustible en una de las estaciones de servicio del cantón. Fotografía: Graciela Solis

Ante el llamado a huelga indefinida de este lunes, los expendedores de combustible llaman a los consumidores a recargar los tanques de sus vehículos como medida de prevención para descartar un desabastecimiento. Sin embargo, el Gobierno insistió en que tal medida es innecesaria.

José Miguel Masís Aguilar, director ejecutivo de la Cámara de Empresarios Expendedores de Combustible, recordó que las estaciones de servicio suelen tener inventario de producto para unos pocos días antes de llenar otra vez los depósitos.

“Si la huelga es solo lunes, bien, pero si se extiende varios días podría ser problemático. Por ahora, nosotros no tenemos comunicación oficial de medidas preventivas por eso nos parece oportuno que todos prevengamos; clientes y expendedores”, aseguró Masís.

La Cámara agrupa a unas 295 estaciones de servicio equivalentes a 80% de las 371 en operación en Costa Rica, conforme registros de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

El llamado de los expendedores viene luego de confirmarse que el Sindicato de Trabajadores Petroleros Químicos y Afines (Sitrapequia) de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) participará en el movimiento de huelga contra la reforma fiscal que se discute en la Asamblea Legislativa.

“Solicitamos desde hace días a Recope información de qué planean hacer para asegurar la cadena de suministro, pero siguen sin contestar. Incluso le sugerimos ampliar horarios de servicios en sus planteles el fin de semana”, explicó Masís.

Ante consultas de este diario, el ministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez, aseguró que ya Recope activó sus protocolos de contingencia para descartar un posible desabastecimiento y esa empresa prevé detallar en un comunicado oficial medidas específicas que incluyen ampliar horarios en planteles.

“Recope tiene todo un plan y protocolo para atender esto y no es la primera vez que lo activa. Estas medidas buscan garantizar la prestación del servicio. El trasiego internacional hacia Costa Rica seguirá operando”, insistió Rodríguez.

El jerarca de Energía incluso adelantó que la otra semana llegará un barco a Limón con más combustibles y todo está programado para que se descargue en puerto, incluso contratando a terceros si continuara entonces la huelga. Además, aseguró que el país dispone de existencias de carburantes a este jueves “para por lo menos tres semanas”.

Los planteles de Garita y Ochomogo, por otra parte, también tomaron medidas para que se atiendan a los expendedores y distribuidores que requieran suministro, incluida la contratación de personal de emergencia y ampliar horarios el fin de semana.

Poco antes del mediodía, la Refinadora confirmó que, como medida preventiva se ampliará, el horario de ventas los días sábado y domingo próximos en todos los planteles de distribución para que las estaciones de servicio estén abastecidas y ello evite el congestionamiento en las gasolineras.

“Nos hay necesidad de que todos como loquitos no vayamos a llenar los tanques el fin de semana porque hay suficiente combustible en reservas. Los expendedores pueden quedarse tranquilos”, advirtió el ministro Rodríguez.

Masís Aguilar recalcó que el llamado a llenar los tanques es sólo preventivo porque, asegura, “todos en Costa Rica siempre dejamos las cosas de último, debemos aprender a administrar riesgo y eso es lo que tratamos de transmitir”.

Piñeros temerosos

Por su parte, la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña informó este jueves que teme pérdidas hasta por $18 millones ante la amenaza de huelga que, afirman, provocaría el cierre de los puertos del país como resultado de las protestas anunciadas por sindicatos y organizaciones sociales.

En una comunicación enviada a la ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez y al ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado, la Cámara expresó su “profunda y alarmante preocupación” por los efectos que esta situación podría generar tanto a las plantaciones como a las exportaciones de piña fresca.

“En el caso del sector piñero, el cierre de las operaciones portuarias ponen en riesgo sólo en una semana sin exportación de cerca de 3.150.000 cajas de piña fresca, lo que le generaría una pérdida cercana a los $16 millones”, advirtió Abel Chaves, presidente de la Cámara.