Vanessa Loaiza N..   12 septiembre
Julián celebró su cumpleaños número tres muy cerca de Cuidados Intensivos del Hospital de Heredia, donde su mamá recibe atención médica. Su carita lo dice todo. Foto cortesía de CCSS.

La empatía viste gabacha blanca. Por unos minutos, los médicos, enfermeras y administrativos del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, cambiaron los expedientes y las jeringas por una piñata, queque y payasos.

Hace pocos días, en una fecha no precisada, el personal se organizó para celebrar el tercer cumpleaños de Julián Dittel Ledezma, el hijo de una paciente de Cuidados Intensivos, angustiada porque su condición de salud le impedía compartir esa fecha especial con su pequeño.

El médico Carlos Valverde Giménez, jefe de esa unidad, indagó sobre estado de una de sus pacientes, Tatiana Ledezma Rodríguez, y confirmó que el cuadro que atravesaba la paciente “se agudizaba por el dolor de no poder compartir el cumpleaños” de Julián.

Según un comunicado de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), “Yomaira Méndez Rodríguez, una de las funcionarias hospitalarias, fue quien se encargó de los preparativos: unos dieron plata para el queque, otros la piñata, las bolsitas, los refrescos, los confites, la decoración... todo con motivo de Spiderman, que es el personaje preferido del menor. Y manos a la obra, llamaron a los familiares y listo: llegó el gran momento para la madre y su hijo”.

Hasta payasitos hubo para celebrar al cumpleañero, gracias al gesto generoso de los funcionarios del San Vicente de Paúl. Foto: CCSS.

Atolita, una voluntaria hospitalaria y su hijo, accedieron y se vistieron de payasos para animar aquel momento. Los primos y los amigos de Julián, su mamá y personal de Salud llenaron las paredes del centro médico con una sola voz, la del “feliz cumpleaños”.

El relato de prensa asegura que en ese instante el semblante de la paciente cambió por completo y se tornó en alegría de ver a su hijo feliz. Para todos fue un instante inolvidable.

El doctor Mario Ruiz Cubillo, director del centro, manifestó su satisfacción por este acto de amor y sensibilidad del personal hospitalario, “quienes además de velar por el bienestar físico de los pacientes, también se preocupan por su estabilidad emocional, que es clave para su recuperación”.

Él aclaró que el convivio se realizó en las afueras de la Unidad de Cuidados Intensivos para que la madre pudiera estar confortable y vigilada y para cumplir con todos los protocolos exigidos por el hospital.

¡Feliz cumpleaños Julián!

La paciente Tatiana Ledezma estaba acongojada porque su internamiento le impedía celebrar el cumpleaños de su hijo. Pero el personal del San Vicente de Paúl tenía otra idea. Foto: CCSS.