Servicios

(Fotos) Observadores de aves dejan en promedio $3.200 cada vez que visitan Costa Rica

Este tipo de turista especializado invierte más del doble que el viajero promedio; nuestro país es considerado uno de los principales destinos por gran cantidad de especies

Los observadores de aves gastan en promedio $3.200 en nuestro país para avistar y fotografiar la lapa roja, el halcón peregrino, la garza rosada, el colibrí u otras de las 900 especies que surcan de cielos, playas y montañas de Costa Rica.

Para realizar este pasatiempo, los viajeros internacionales se quedan en el país una media de 18 días y llegan a gastar más del doble que el turista promedio, que invierte $1.400 y se quedan en el territorio por unos 14 días.

Quienes suelen visitarnos para apreciar nuestras especies normalmente son hombres de entre 36 y 50 años.

Esos detalles se desprenden de los estudios de mercado que realiza el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), entidad que se puso como meta atraer a más viajeros de este tipo.

Ese objetivo motivó al ICT a participar en la Feria Internacional de Turismo Ornitológico, que se desarrolló del 28 de febrero al 1.° de marzo en Extremadura, España.

Este evento concentró a unas 8.000 personas interesadas en esta actividad turística.

Rafael Soto, gerente del proyecto de Ruta Nacional de Aves, explicó que Costa Rica es uno de los destinos más atractivos del mundo, pues concentra una gran diversidad de especies autóctonas y migrantes.

“La posición geográfica, la presencia de dos costas, su sistema montañoso, microclimas, pisos altitudinales y zonas de vida de amplia riqueza natural, así como los múltiples ecosistemas, permiten las condiciones naturales idóneas para la existencia de una avifauna de gran variedad con más de 900 especies agrupadas en 89 familias diferentes, con 220 especies migratorias”, afirmó Soto.

Una de las especies más tradicionales y apreciadas por los turistas nacionales y extranjeros es el colibrí de Talamanca. Este es uno de los más grandes y con el pico más largo de esta familia.

Esta es una especie común en las partes altas de la Cordillera Volcánica Central y la de Talamanca.

También se puede apreciar a “el amigo del hombre”, como se le conoce popularmente al Myioborus torquatus. Este es uno de los tipos más buscados en Costa Rica, pues es famoso haciendo piruetas.

Se localiza encima de los 1.600 metros sobre el nivel del mar. Según los expertos, es fácil reconocerlo por su cara y garganta amarillas y el pecho oscuro.

El Instituto Costarricense de Turismo ha capacitado a más de 1.000 guías especializados en observación de aves en conceptos teóricos y prácticos.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.