Participará de misa de acción de gracias, que presidirá el obispo Francisco Ulloa

 5 julio, 2013

Floribeth Mora, costarricense, a quien el Papa Francisco reconoció el milagro de curación de una enfermedad irreversible, por intercesión del beato Juan Pablo II, se hará presente este sábado, a las 6 p. m., en el templo de la ciudad de Paraíso, donde se venera una reliquia con una gota de sangre del beato, quien está en proceso de santificación.

Ese milagro fue tomado por los encargados de la causa, en El Vaticano, para el proceso que culminará con la elevación a los altares como Santo del polaco Karol Wojtyla, nombre de pila, del Papa, fallecido en el 2005.

Mora, vecina de Tres Ríos, llegará acompañada de sus familiares para participar en una misa de acción de gracias, que será oficiada por el obispo de Cartago, Francisco Ulloa, y el cura párroco Donald Solano.

Posteriormente, Mora se referirá a la experiencia vivida. Además, Francisco Ulloa explicará la parte del proceso que sigue ahora.

Se espera que el templo estará abarrotado por fieles. Este templo es el único, en el continente americano, que tiene la presencia de una muestra de sangre, del futuro Santo.

El relato de la paciente transmitido desde San José, conmovió a los católicos de todo el país.
El relato de la paciente transmitido desde San José, conmovió a los católicos de todo el país.