Juan Fernando Lara. 3 septiembre
En el aumento de este martes el factor que más influyó en el alza fue el llamado rezago tarifario de precios locales respecto a los costos en el mercado internacional; explicó Recope el mes anterior. Fotografía José Cordero
En el aumento de este martes el factor que más influyó en el alza fue el llamado rezago tarifario de precios locales respecto a los costos en el mercado internacional; explicó Recope el mes anterior. Fotografía José Cordero

Este martes empieza a aplicarse un alza extraordinaria en el precio de los combustibles que la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) solicitó en agosto. La gasolina súper aumentará ¢4, la regular ¢8 y el diésel ¢10 por litro, según aprobó la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

De esta forma, las variaciones para los consumidores quedarán así: el litro de gasolina súper aumentará de ¢677 a ¢681, el litro de gasolina regular subirá de ¢655 a ¢663 y el litro de diésel de ¢555 a ¢565.

El alza es ligeramente menor al pedido de la Refinadora que solicitó ¢11 más para el litro de regular y ¢11 en diésel. La Aresep rebajó un colón en cada caso debido a una reciente actualización del valor del impuesto único a los combustibles el cual tuvo una rebaja de 0,01% conforme el Alcance Nº138 en La Gaceta Nº138 del 31 de julio anterior.

Recope planteó la solicitud ante la Aresep el 11 de agosto anterior, que publicó la resolución del ajuste este lunes en el diario oficial La Gaceta.

Con base en la metodología vigente, Recope solicita un ajuste extraordinario cada segundo viernes de mes. Se llama extraordinario porque toma en cuenta aspectos no controlables por la empresa, como son los precios de los hidrocarburos en el mercado internacional y el tipo de cambio del dólar.

En el aumento de este martes el factor que más influyó en el alza fue el llamado rezago tarifario de precios locales respecto a los costos en el mercado internacional; explicó Recope el mes anterior.

Ese rezago consiste en una distorsión en el precio que pagan los consumidores locales por la espera de más de un mes, entre el día en que se calcula el precio de cada carburante y momento en que entra a regir.

Cada dos meses, la Aresep aplica un ajuste por ese diferencial, de forma que se devuelven al usuario las variaciones a su favor (cuando hay disminuciones de precios) o a Recope cuando son aumentos, como este caso.

Este próximo viernes 7 de setiembre, la Refinadora solicitará un nuevo ajuste extraordinario a la Aresep que empezaría a trasladarse a los consumidores en la última de setiembre conforme el modelo de cálculo actual.