Juan Diego Córdoba.   18 marzo
Las autoridades universitarias y los estudiantes representantes de la carrera de Ingeniería Marina Civil, comparecieron ante los diputados de la comisión de Limón el pasado 19 de noviembre. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Los diputados exigirán a la Universidad de Costa Rica (UCR) explicaciones por el cierre de la carrera de Ingeniería Marina Civil, luego de que la institución invirtiera más de ¢4.000 millones desde 2012, cuando lanzó la oferta académica en la sede del Caribe.

Así lo aprobaron, de forma unánime, los diputados de la comisión de Limón, quienes pedirán cuentas a las autoridades universitarias, por cerrar la matrícula para nuevos estudiantes, solicitarle a los actuales que cambien de carrera y anunciar un replanteamiento de la oferta educativa actual.

“No es cualquier universidad la que tiene la tecnología de la UCR en Limón para esta carrera. Es importante ver tanta inversión que hizo el país para apuntarle a una especialización como esta y ahora a la rectoría se le ocurre cerrar la carrera, creo que las cosas no funcionan así y por eso debemos investigar”, manifestó la diputada independiente Marulin Azofeifa, quien propuso la moción.

La subcomisión de Limón que investigará el tema, estará integrada por los diputados David Gourgzong, del Partido Liberación Nacional (PLN); Laura Guido, del Partido Acción Ciudadana (PAC); y Azofeifa, del bloque fabricista.

Este foro tiene un plazo de 30 días naturales, para pedirle cuentas a las autoridades universitarias y emitir un informe que señale las responsabilidades de los funcionarios, que habrían propiciado el incumplimiento de requisitos internacionales, que impide a los estudiantes graduarse.

“Yo espero que asuman responsabilidades. Es que no es solo hablar con los estudiantes y dejarlos a la deriva, como se les ha dejado, sino también identificar quién va a asumir la responsabilidad por la pérdida millonaria para el Estado, de invertir en una carrera que no tiene posibilidad de graduar a estudiantes, ni de ponerlos a trabajar, ni de ponerlos a hacer práctica profesional. No son los estudiantes los responsables", manifestó la diputada Laura Guido.

Identificadas

En una reunión, la semana anterior, el rector de la Universidad, Henning Jensen, y la vicerrectora de Docencia, Marlen León, le comunicaran a los estudiantes de Marina Civil, que las opciones que les ofrecían eran “cambiar de carrera o esperar años graduarse”, por la falta de requisitos internacionales que impiden a los alumnos realizar su práctica profesional.

Según las autoridades universitarias, se tiene identificadas a las personas que podrían ser responsables de los problemas con esta carrera, sin embargo muchos de ellos son funcionarios pensionados.

“Nosotros sabemos quiénes son esas personas, hemos identificado claramente las responsabilidades. El asunto es que tenemos que atender y priorizar a los estudiantes, más que fijar responsabilidades”, manifestó la vicerrectora de Docencia, Marlen León.

Aunque las autoridades universitarias evitan referirse a esta situación como un cierre del programa, lo cierto es que reconocen que ya no se recibirán más estudiantes y que la oferta planteada actualmente, ya no se ofrecerá más en la sede.

“El cierre significaría eliminarla de la oferta académica y nosotros no lo hemos valorado (...) Posiblemente no se ofrezca (la carrera con el planteamiento actual) por el contexto de Limón. Cuando se crea, se hizo por una serie de expectativas que no se concretaron, lo importante es que la carrera tenga una salida laboral realista”, explicó León.

Los estudiantes actuales tienen la opción de continuar con los cursos a la espera de que la Universidad cumpla con todos los requisitos para que se puedan graduar, pero en este momento se desconoce cuánto tiempo tomará. Las mismas autoridades universitarias recomiendan a los estudiantes el traslado de carrera.