Juan Fernando Lara. 12 octubre
Imagen del 17 de setiembre anterior del plantel de Recope en La Garita (Alajuela), cuando las protestas contra la reforma fiscal afectaban la venta de carburantes a camiones cisterna. Fotografía: John Durán
Imagen del 17 de setiembre anterior del plantel de Recope en La Garita (Alajuela), cuando las protestas contra la reforma fiscal afectaban la venta de carburantes a camiones cisterna. Fotografía: John Durán

La devaluación sostenida del colón frente al dólar durante el último mes es uno de los principales factores por los cuales la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) solicitó este viernes un alza de ¢13 por litro en la gasolina súper, ¢9 en la regular y ¢12 en el diésel.

De autorizarse el pedido, el precio por litro de la gasolina súper pasará de ¢680 a ¢693, en gasolina plus de ¢663 a ¢672 y, en el caso del diésel, de ¢586 a ¢598.

Corresponde ahora a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) revisar la solicitud y emitir una resolución en los próximos 15 días; luego de los cuales la decisión debe publicarse en el diario oficial La Gaceta.

El cambio de precios entraría a regir, previsiblemente, en la última semana de este mes.

Con base en la metodología vigente de Aresep, Recope solicita un ajuste extraordinario cada segundo viernes de mes. Se llama extraordinario porque toma en cuenta aspectos no controlables por la empresa, como son los precios de los hidrocarburos en el mercado internacional y el tipo de cambio del dólar.

Al justificar su solicitud de ajuste a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), Recope explicó que el colón registra una devaluación de ¢8,67 respecto al dólar al pasar de ¢580,82 por dólar en el estudio extraordinario anterior (setiembre) a ¢589,49 en el actual.

Además, los precios internacionales de los hidrocarburos importados a Costa Rica también sufrieron variaciones que oscilan entre 5,4% y 6,5% en el último mes; otro factor que impactará a los consumidores.

Recope advirtió que los usuarios tendrán un alza menor en esta ocasión debido al diferencial de precios (rezago), que minimiza el incremento en el precio externo de los derivados.

Ese rezago consiste en una distorsión en el precio que pagan los consumidores locales por la espera de más de un mes, entre el día en que se calcula el precio de cada carburante y momento en que entra a regir. Cada dos meses, Recope traslada ese rezago o diferencial a las tarifas.

La Refinadora explicó que, en esta solicitud, el rezago favorece a los consumidores a quienes corresponde devolver alrededor de ¢10 en ambas gasolinas y de ¢13 en el diésel; lo cual amortigua el incremento solicitado.