Ángela Ávalos.   6 junio
Cerca de 25.000 niños menores de seis años son atendidos en la red de cuido para que familias de escasos recursos, principalmente encabezadas por mujeres, puedan trabajar. Foto: Mayela López

Hallazgos como duplicación en el pago de beneficios para el cuido de menores y personal contratado sin cumplir con la información básica sobre sus antecedentes penales, obligaron al IMAS a socar tuercas para mejorar controles en la red de cuido infantil a cargo de centros privados.

La Auditoría Interna del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) se topó con estos y otros riesgos potenciales y emitió un documento en abril del año pasado, informó el presidente ejecutivo de esa institución y ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social, Juan Luis Bermúdez.

El informe recomienda “emprender las acciones correspondientes para que se asigne, se realice y se informe, periódicamente, la supervisión o verificación de la calidad de los servicios de cuido y desarrollo infantil prestados directamente por las diferentes modalidades de atención integral de las personas menores, dando especial atención a aquellas que atienden a la población beneficiaria del IMAS”.

Se trata de muchos niños –más de 28.000 el año pasado–, pero también de mucho dinero, –más de ¢28.550 millones en el 2018–, sobre los cuales los auditores advirtieron de un potencial riesgo.

A los más de 600 centros que forman parte de esa red, se les da ¢136.00 mensuales por cada menor en estado de pobreza que atiendan. El rango de edad de la población servida es de 0 a 12 años, con prioridad en la población de seis años o menos.

Al informe de Auditoría se suman las conclusiones de un documento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde se le dice al Instituto, rector en materia de pobreza en el país, que las alternativas de cuido de Costa Rica tienen bajos requerimientos operativos.

Juan Luis Bermúdez explicó que estas son las principales razones para explicar el impulso un convenio con los centros que cuidan menores con apoyo de recursos del IMAS en todo el país.

Estos lugares, que funcionan también como modalidad privada de cuido, no están obligados a firmar el documento, mas lo cierto es que no tendrán ni un solo cinco del IMAS mientras no hayan suscrito el documento.

A la fecha, cerca de 500 centros lo han suscrito, informó la institución.

"El IMAS brindará subsidios de cuido y desarrollo infantil a los padres que cumplan con los requisitos para que sus hijos sean atendidos únicamente en los centros que tienen suscrito el convenio con el IMAS.

“Es lo único que a nosotros nos garantiza cumplir con el interés superior del niño. Como depositarios de la responsabilidad del Estado, debemos garantizar que esto se implemente. A partir de este año, el IMAS cuenta con el instrumental y el marco jurídico necesario”, aseguró Bermúdez.

Molestia en centros

El vocero de la Unión Nacional de Redes de Cuido y Desarrollo Infantil de Costa Rica (Unared), Rodrigo Araya, sostiene que el Instituto está obligando a los centros a firmar.

Araya, asegura que se procede así “para resolver problemas internos administrativos” del IMAS.

“Ellos no se están comprometiendo a nada. Los centros que no lo firmen tendrán pocas posibilidades de financiar por sí mismos estos servicios”, pronosticó Araya augurando, según él, un cierre paulatino de estos establecimientos.

El abogado recordó los problemas financieros del IMAS para cumplir con el giro de los recursos en enero pasado. Esto se solucionó y no se ha vuelto a presentar.

Juan Luis Bermúdez aclaró que el convenio no persigue ni debilitar ni cerrar este programa, y se apresuró a reiterar el interés del Gobierno por aumentar la cantidad de beneficiarios en 10.000 más al final del periodo.

El presidente ejecutivo y ministro, atribuye los temores de Unared a la reacción inicial usual cuando se trata de ajustar la fiscalización en el cumplimiento de la calidad del servicio.

“Estamos trabajando en la ampliación de las coberturas y, sobre todo, en asegurar la calidad y en la gobernanza y el marco jurídico que cubre la red. El convenio es solo una de las acciones”, aclaró el ministro.