Patronos excluyen población femenina para evitar garantías si hay embarazo

Por: Alberto Barrantes C. 30 mayo, 2013
 Para finales del 2012, la tasa de desempleo joven en América Latina y el Caribe fue un 19,2%. (Fines ilustrativos).
Para finales del 2012, la tasa de desempleo joven en América Latina y el Caribe fue un 19,2%. (Fines ilustrativos).

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) determinó que Costa Rica lidera la lista de trabajadores latinoamericanos que, habiendo recibido formación profesional, se desempeñan en actividades informales.

El 13,8% de los trabajadores calificados del país laboran en esas condiciones.

La cifra de subempleo es superior a otros países como Perú (12,2%) y Colombia (11,7%)

La información trascendió ayer durante el foro que organiza el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) sobre trabajo decente, empleo joven y migraciones en Centroamérica y República Dominicana.

“Alrededor del 50% de los ocupados en la región se encuentran en la economía informal. Si crecemos en América Latina a un ritmo del 4% anual, tomará 55 años reducir el empleo informal a la mitad”, indicó Mauricio Dierckxsens, especialista de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

Mientras las filas para buscar empleo son largas en cualquier país de Centroamérica, hay patronos que ponen candado a las oportunidades de trabajo a mujeres y personas con discapacidad.

En la región centroamericana, aunque las mujeres representan un 51% de la población y tienen la misma o mejor educación que muchos hombres, solo un tercio de ellas forma parte de la población económicamente activa (PEA).

“Se mantiene la discriminación por razones de género. Hay patronos que no contratan mujeres para evitar cumplir con la ley ante un embarazo”, añadió.

Lo mismo ocurre con las persona con discapacidad, pues acuden a entrevistas y luego no son tomadas en cuenta.