Juan Fernando Lara Salas. 6 febrero
Vecinos de Puntarenas acudieron este miércoles al platen del AyA en El Roble a proveerse de agua / Andrés Garita para LN.
Vecinos de Puntarenas acudieron este miércoles al platen del AyA en El Roble a proveerse de agua / Andrés Garita para LN.

El servicio de agua potable a comunidades en Puntarenas se restablecerá de manera paulatina, luego de que se verificara que es apta para el consumo humano, confirmó este jueves el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

De esta forma se pone fin a la emergencia ocurrida el martes, cuando se produjo un derrame de hidrocarburos en el río Barranca, cauce del cual se alimenta el acueducto del AyA en El Roble de Puntarenas.

La situación afectó el suministro para 60.000 personas en las comunidades de El Roble, Barranca, Chacarita, Fray Casiano y 20 de noviembre.

Según el Instituto, las labores de limpieza del cauce con ayuda de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) dieron resultado, por lo conforme se llenen los tanques, se restablecerá el servicio poco a poco.

El hecho obligó a un cierre inmediato del servicio, un operativo especial de limpieza en el río afectado y la planta potabilizadora y sus cañerias; así como el despliegue de camiones cisterna para entregar agua a los hogares.

Para atender el hecho, el AyA utilizó 19 camiones cisterna para saciar las necesidades domésticas de la población.

Desde el miércoles, quedó clara la gravedad de lo ocurrido y por ello se extendió el cierre de llaves.

“El servicio se restablecerá paulatinamente en los hogares de los sectores afectados, conforme se llenen las tuberías. La institución hace un llamado a hacer un uso responsable del agua para que todas las personas de estos sectores tengan acceso al preciado líquido", manifestó el Instituto en un comunicado, antes del mediodía del jueves.

Mientras el servicio se normaliza, los camiones cisterna mantendrán la distribución.

La limpieza

Luis Fernando Araya, director de operaciones del AyA para el Pacífico Central, explicó en un video institucional las labores de limpieza realizadas frente a la toma principal de la entidad en el cauce del río.

En este punto se instalaron equipos flotantes de captación de residuos que filtran cualquier mancha de hidrocarburo aún en el agua. A un kilómetro del punto de captación, donde ocurrió el derrame, se aplicó un producto para diluir el carburante a lo largo de la margen del río.

Atención emergencia Puntarenas

Servicio se mantendrá interrumpido en #Puntarenas • AyA cuenta con 19 camiones cisternas en este momento para atender a 60.000 personas afectadas en Barranca, El Roble y Chacarita. • Nos encontramos realizando exámenes de calidad del agua (pruebas de laboratorio) y con apoyo de Recope se están efectuando acciones limpieza del río Barranca. • Al ser las 5 de la tarde del Miércoles 5 de Febrero del 2020, informamos que el servicio de abastecimiento de Agua Potable por medio de las tuberias se mantendrá interrumpido hasta nuevo aviso, lo anterior con el fin de salvaguardar la salud de la población. • La institución debe garantizar que el agua del Río Barranca NO PRESENTA HIDROCARBUROS.

Posted by Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados AYA on Wednesday, February 5, 2020

Este compuesto diluye cualquier rastro de combustible en las orillas y lo deposita en el agua desde donde viaja a los equipos flotantes de captación a un kilómetro.

Yamileth Astorga, jerarca del AyA, confirmó que desde el martes se presentó la denuncia del derrame ante la Fiscalía de Puntarenas y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) con la intención de que se determine si se cometió un delito.

Astorga informó este miércoles que detectaron el problema poco después del mediodía del martes, luego de lo cual se cerraron las válvulas de suministro de la planta potabilizadora en esa provincia.

Según las versiones que se manejaba, había un camión localizado aguas arriba de la toma del acueducto, donde se estaba extrayendo material del lecho del río.

“Aparentemente, se le soltó una manguera de alimentación y esta llenó el agua del río con hidrocarburo”, explicó Astorga.