Juan Fernando Lara Salas. 20 mayo
Vista del Parque Solar en Juanilama de Belén de Carrillo (Santa Cruz, Guanacaste) y propiedad de Coopeguanacaste R.L. Esa y otras distribuidoras de energía dicen apoyar por completo la generación limpia de electricidad. / Forografía: Cedet para LN
Vista del Parque Solar en Juanilama de Belén de Carrillo (Santa Cruz, Guanacaste) y propiedad de Coopeguanacaste R.L. Esa y otras distribuidoras de energía dicen apoyar por completo la generación limpia de electricidad. / Forografía: Cedet para LN

La Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (Cedet) hizo manifiesto su rechazo a la propuesta de nuevo reglamento de generación distribuida, que actualmente está en consulta pública.

Más aún, la organización acusó al Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) de promover con esa normativa la contaminación del ambiente, pues se contempla el uso de turbinas de gas y los motores de combustión interna como parte de las nuevas tecnologías para generación distribuida.

La afirmación fue rechazada de forma tajante por el viceministro de Energía, Rolando Castro, quien aseguró que el señalamiento de Cedet es falso, pues desde el artículo 1 del reglamento propuesto se plantea regular la generación distribuida para autoconsumo con fuentes renovables.

La Cámara adelantó, sin embargo, que solicitará al presidente de la República, Carlos Alvarado, no firmar el reglamento, informaron este miércoles.

Cedet está integrada por Coneléctricas R.L, Coopeguanacaste R.L, Coopesantos R.L, Coopealfaroruiz R.L, Coopelesca R.L, ESPH y la Junta de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec), que operan en provincias y zonas rurales donde atienden a unos 417.000 abonados.

“Las empresas que conforman el Sistema Eléctrico Nacional han logrado con mucho esfuerzo tener un 100% de cobertura eléctrica con más de un 98% de energía renovable, lo cual es un gran logro que el Minae quiere echar al traste, al permitir que se pueda realizar generación distribuida mediante fuentes contaminantes como los motores de combustión y las turbinas de gas”, declaró Allan Benavides, presidente de Cedet.

Según el representante, la propuesta del Minae permite la generación distribuida con fuentes no renovables y esto, afirma, va en contra de la descarbonización que el propio Gobierno de la República persigue y es incoherente con la intención de declarar de interés público la generación distribuida para contribuir al uso de fuentes renovables.

“Estamos de acuerdo en utilizar todas las fuentes renovables disponibles, pero esta propuesta de reglamento de generación distribuida es innecesaria y terminará afectando a los abonados, es claro que en su elaboración no se midió el impacto final a la sociedad”, agrega Benavides.

Energía renovable

El viceministro, por su parte, recordó que el reglamento es de aplicación obligatoria para todas las empresas eléctricas y personas físicas o jurídicas que instalen y operen un sistema de generación distribuida para autoconsumo, ya sea en operación en paralelo con la red de alguno de los proveedores del servicio, o en modo aislado a esa red, pero únicamente con fuentes renovables.

“Nosotros en el reglamento claramente indicamos en las definiciones qué entendemos como fuentes de energía renovable. Son aquellas sujetas a un proceso de reposición natural y que están disponibles en el medio ambiente inmediato. Eso solo incluye energía del Sol, el viento, la biomasa, gradiente térmico, el agua y el movimiento de las olas”, recalcó.

La normativa propuesta disminuiría obstáculos a la producción de electricidad propia con paneles solares en casas y empresas, y otras fuentes limpias, porque autorizaría que los sistemas instalados no tengan obligación de inyectar los excedentes de energía a la red del distribuidor.

En tal escenario, el propietario del sistema puede instalar baterías para almacenamiento de su propia energía para usarla posteriormente.

El reglamento propuesto también elimina la regla del 49% para nuevos contratos en el actual reglamento.

Según esa normativa, cuando un propietario genera más energía de la que consume, los excedentes se inyectan a la red de distribución eléctrica de su proveedor pero este solo le permite a ese propietario obtener de regreso 49% del 100% de excedente que haya inyectado.