Juan Diego Córdoba. 12 abril
Informe de la Contraloría General de la República advierte que deficiente control financiero de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) pondría en riesgo su sostenibilidad a mediano plazo. Fotografía: John Durán.
Informe de la Contraloría General de la República advierte que deficiente control financiero de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) pondría en riesgo su sostenibilidad a mediano plazo. Fotografía: John Durán.

Los ingresos por distribución de energía que la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) presentó en 2017, no fueron suficientes para cubrir todos los gastos que generó este negocio.

La empresa también tuvo dificultades para realizar los pagos en los departamentos de Generación Eléctrica y Telecomunicaciones.

Así lo reveló un informe de la Contraloría General de la República (CGR) con base en los informes financieros de la ESPH en 2017, para advertir que, ante el poco control financiero que tiene la institución,"no se puede asegurar razonablemente la sostenibilidad de la institución a mediano plazo".

“Esta empresa presenta debilidades de control interno financiero, de manera que no cuenta con proyecciones de estados ni análisis financieros de mediano y largo plazo, que integre la información de la subsidiaria Empresa Hidroeléctrica Los Negros S.A. y del fideicomiso Proyecto Hidroeléctrico Los Negros II, lo cual dificulta asegurar razonablemente la sostenibilidad financiera coorporativa”, manifestó Lilliam Marín, gerente del Área de fiscalización de Servicios Ambientales y de Energía de la CGR.

Dentro de las acciones que la Empresa de Servicios Públicos de Heredia dijo implementar para mitigar el impacto financiero, por el bajo rendimiento de su negocio de distribución eléctrica, se encuentra el ajuste tarifario que inició a regir el 1.° de abril del presente año.

Los abonados de la ESPH pagarán un 2,34% más a partir de su próxima factura. Para el próximo año también se prevé un aumento del costo de la electricidad.

“Esto permitirá un nuevo ingreso al negocio para el 2020, con lo cual la posibilidad de riesgo indicada por la Contraloría se mitigará y la situación financiera se normalizará”, explicó el gerente general de la ESPH, Allan Benavides, en un comunicado.

Ese aumento, no obstante, según la empresa no golpeará el bolsillo de sus clientes, pues actualmente pagan la tarifa más económica del Valle Central.

Actualmente, la ESPE cobra en ¢2.108 el bloque de 0 a 30 kWh y ¢70,29 los siguientes kilovatios hasta 200. El bloque mayor a 200 cuesta ¢90,88 por kilovatio.

“Aún con este ajuste, nuestra estimación es seguir manteniendo el costo de electricidad más bajo de la Gran Área Metropolitana, permitiendo el crecimiento sostenible económico y social de la región de Heredia”, manifestó Benavides.

Endeudamiento

La auditoría también advirtió que, con base en la información financiera de 2017, la ESPH tuvo dificultades para tener un flujo de caja positivo, por lo que tendría que recurrir al endeudamiento progresivo para cubrir los faltantes de recursos.

“El resultado de los indicadores financieros muestran un alto volumen de gastos operativos y administrativos del negocio de distribución eléctrica, que no son cubiertos con los ingresos que genera; lo cual, pone en riesgo la capacidad de pago de las deudas bancarias y compras de energía al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) a mediano plazo”, afirma el estudio.

Para corregir los riesgos, la Contraloría General de la República giró disposiciones a la ESPH para que elabore una política financiera que considere los flujos de caja por negocio, así como su capacidad de endeudamiento e inversión. Además exhorta a la empresa a analizar las causas de los riesgos detectados en el análisis financieros.

La ESPH brinda servicios de agua y electricidad al cantón Central de Heredia, así como a San Rafael, San Pablo, San Isidro y el distrito de Santa Lucía de Barva.