Por: Mercedes Agüero.   12 marzo, 2012
 El primer programa de sustitución de bombillos por lámparas compactas se dio hace 12 años. Hoy el uso de fluorescentes eficientes energéticamente ya es una costumbre arraigada en muchos hogares. | ADRIANA ARAYA.
El primer programa de sustitución de bombillos por lámparas compactas se dio hace 12 años. Hoy el uso de fluorescentes eficientes energéticamente ya es una costumbre arraigada en muchos hogares. | ADRIANA ARAYA.

Los hogares de las zonas urbanas consumen más electricidad que los de las áreas rurales.

Así se desprende de las cifras sobre consumo energético por empresa distribuidora en poder de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Los 1,2 millones de abonados residenciales del país son atendidos por cuatro empresas distribuidoras y cuatro cooperativas.

El mayor productor y distribuidor de energía es el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que, a su vez, tiene la mayor cantidad de clientes residenciales: 551.930 en el 2010.

La mayoría de esos abonados viven en zonas rurales y su consumo mensual es de 180 kilovatios hora al mes (kWh).

El Instituto también reporta las tarifas más caras con un costo medio de ¢80 por kWh.

No obstante, los clientes más gastones están en Heredia donde presta servicio la Empresa de Sesrvicios Públicos de Heredia (ESPH).

Cada vivienda consume, en promedio, 269 kWh, 52 kWh más que el promedio nacional (217 kWh).

El costo por kilovatio hora es uno de los más bajos: ¢60,20 promedio, según cierre al 2010.

Le siguen en la lista de consumo los usuarios residentes en el corazón del área metropolitana donde presta servicio la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), y los de la Junta Administradora de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec), en la Vieja Metrópoli.

Los 424.508 abonados residenciales de la CNFL consumen, en promedio, 258 kWh mensuales y pagan ¢68 por kWh.

Por su lado, los cartagineses tienen un consumo mensual medio de 258 kWh con una tarifa de ¢60 por cada unidad consumida.

Un gasto similar tienen las viviendas guanacastecas con 259 kWh al mes. Allí suministra el servicio Coopeguanacaste.

Los clientes adscritos a las cooperativas: Coopealfaro Ruiz (Zarcero), Coopelesca (San Carlos) y Coopesantos (zona de Los Santos), reportan los niveles más bajos del país en demanda eléctrica.

Los 33.568 viviendas de Coopesantos tienen el menor consumo: 49 kWh mensuales.

Más artefactos. En las zonas urbanas usualmente las familias cuentan con mayor cantidad de electrodomésticos que en el campo y hacen un uso más intensivo de estos.

Henry Solís, director de Innovación y Eficiencia Energética de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), recordó que en zonas rurales la cocina de leña aún compite con la de gas y la eléctrica.