Patricia Recio. 16 julio

A partir del próximo mes, 600.000 abonados deberán pagar un 29% más por el servicio de agua potable, si se aprueba una solicitud de incremento escalonado planteada por el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), con el que pretenden alcanzar un aumento de 59% al 2020.

La presidenta del AyA aseguró que los recursos son necesarios para llevar agua a comunidades que llevan años enfrentando faltantes de líquido. Fotografia: Graciela Solis
La presidenta del AyA aseguró que los recursos son necesarios para llevar agua a comunidades que llevan años enfrentando faltantes de líquido. Fotografia: Graciela Solis

El primer incremento, propuesto para agosto de este año implicaría que quienes consumen entre 0 y 15 metros cúbicos (m3), pagarán ¢96 por cada metro cúbico, con esto su tarifa pasaría de ¢331 por m3 a ¢427 por m3. En tanto, los hogares con un consumo de entre 16m3 y 25 m3, tendrían un incremento de ¢193 m3, con lo cual su tarifa se incrementaría de ¢664 a ¢857 por cada m3.

Al final del período establecido por el AyA en la solicitud (año 2020), estos dos grupos pagarían ¢234 por m3 más en el caso de los que consumen de 0- 15 m3 y ¢469 adicionales en consumos mayores 16 y de menos de 25 m3.

Cada m3 equivale a 1.000 litros.

La presidenta del AyA, Yamileth Astorga, aseguró que el incremento es necesario pues en todo el país hay necesidades de inversión en nuevos acueductos, ya sea porque requieren ampliación o porque se deben buscar más caudales.

Astorga recordó que el último aumento aprobado según lo requerido se dio en el 2014. Posteriormente en el 2015 la Aresep aprobó una rebaja de 26%, lo cual según la jerarca afectó las finanzas de la institución pues se estaba armando un programa de financiamiento para inversiones y esos fondos que la Aresep consideró como superávit son los que respaldan los préstamos que debía tramitar la institución para esos proyectos.

Luego, en el 2016 y 2017, la Aresep aprobó incrementos inferiores a los solicitados y en ese mismo período también se rechazó una solicitud que se había tramitado para enfrentar la emergencia por la sequía, luego de que el exdiputado Mario Redondo presentara un recurso de amparo.

Aunque la Sala al final rechazó dicho recurso, la Aresep consideró que ya había pasado el tiempo para tramitar la petición.

Esa atención debió realizarse con fondos propios, recordó Astorga .

“La institución debe pedir aumento tarifario año con año (...) si en vez de subir baja, posteriormente el aumento es bastante alto e impacta más a la población, si nosotros vamos con aumentos pequeños que justifiquen una inversión, la población no va a sentir mucho pero si estos aumentos no se dan luego tendrá que venir un aumento importante que para la población es de un impacto importante”.

Además recalcó que esta solicitud es solo para planes de inversión y no para la operación de esa entidad.

La presidenta del AyA dijo que entre los proyectos prioritarios para los cuales requieren los recursos se encuentran el acueducto nuevo para la ciudad de Limón, así como obras en Guácimo y Pococí y la ampliación del acueducto metropolitano.

Durante la audiencia pública que se realizó la semana pasada, la Defensoría de los Habitantes presentó su oposición a esta solicitud, argumentando que encontraron “indicios de subestimación del crecimiento de la demanda y una sobrestimación de las necesidades”.

“La Defensoría no avala, entre otros aspectos, que en esta petición de incremento se deban aprobar tarifas para servicio de acueductos para el año 2019 y 2020, siendo que por ley toda empresa regulada está facultada y en la obligación de presentar una solicitud tarifaria al año”, agregó ese ente.

La Aresep tiene plazo hasta el 9 de agosto para resolver la petición del AyA.