Juan Fernando Lara. 27 marzo
Una familia que consume 200 kWh al mes pasará de pagar ¢15.292 a cancelar ¢15.834. Fotografía. Albert Marin.
Una familia que consume 200 kWh al mes pasará de pagar ¢15.292 a cancelar ¢15.834. Fotografía. Albert Marin.

A partir del próximo mes, los abonados del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) tendrán un alza de 4,82% en sus recibos mensuales de luz, según lo resolvió la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

El ajuste empezará a regir el 1.° de abril y se aplicará por un período de 20 meses (culmina en diciembre del 2020).

El precio por kilovatio en el bloque de consumo de 41 a 200 kWh pasa de ¢76,46 hoy a ¢79,17 (¢2,71 adicionales). El costo del consumo por encima de los 200 kWh cambia de ¢137,79 a ¢142,67 (¢4,88 más).

De autorizarse el incremento, una familia que consume 200 kWh al mes pasará de pagar ¢15.292 a cancelar ¢15.834 por la misma energía a partir de abril (¢542 adicionales).

La pretensión original del ICE era 20% de incremento para sus 780.000 abonados (87% residenciales), según el expediente de la Aresep ET-076-2018 del 20 de diciembre anterior. No obstante, el 23 de enero, el ICE rebajó su pretensión a 9,95%.

Al final, la Aresep confirmó que el ICE obtendrá ingresos por casi ¢23.927 millones en los 21 meses que se fija la tarifa. La pretensión original del Instituto eran ¢55.937 millones.

Justificación

Al final, la Aresep aprobó menos de lo solicitado por considerar entre otras aspectos que el ICE intentó trasladar costos de obras reportadas en pasadas solicitudes, sin justificación suficiente o con escaso avance de obras.

“El ICE es escueto en sus justificaciones”, dice la resolución RE-0026-IE-2019 del 22 de marzo anterior, de la Intendencia de Energía de la Aresep.

“Sin que medie en la justificación un indicador de si la obra tuvo que ser pospuesta, si lo que se presenta es una actualización del costo, si corresponde a un segmento que no fue capitalizado en las tarifas anteriores u otras razones”, indica la resolución.

La Aresep también excluyó del ajuste obras del ICE situadas entre Paso Canoas y Ciudad Neily (cantón de Corredores en Puntarenas) y otras más sobre la vía Cañas - Limonal (provincia de Guanacaste).

En una inspección técnica el pasado 25 de enero, Aresep detectó que “el grado de avance en las obras es muy bajo o nulo y, por la magnitud de estas, se determinó que no será posible su terminación en el 2019. Cabe mencionar que la solicitud del ICE no corresponde a montos parciales sino al total de la obra”.

Tampoco detalló su nivel de costos ligados a la tarifa de peaje por distribución de energía. Únicamente su pretensión de ingresos por lo cual también ese rubro se excluyó, aclara el documento.

Al final, Aresep excluyó ¢6.691 millones de la pretensión de ingresos del ICE con este ajuste.

La solicitud de ajuste original del ICE en diciembre llega poco después de que Irene Cañas, presidenta del ICE, divulgara el 3 de noviembre que la salud financiera del Grupo ICE está en “números rojos”.

Cañas admitió que el Grupo cerraría el 2018 con pérdidas contables proyectadas por ¢314.000 millones.

De ese monto, únicamente por variaciones en el tipo de cambio del dólar respecto al colón, están contemplados ¢144.000 millones; 46% del total.

Tarifa industrial

Aresep también aprobó con este ajuste una propuesta del ICE para reactivar una tarifa industrial preferencial para clientes de media tensión, conocida como TMT–b.

El objetivo de esa medida es atraer empresas que requieran mucha electricidad al ofrecerles un costo más competitivo. La tarifa es para “grandes consumidores con un mínimo de 1 millón de kilovatios hora”, precisó Aresep.

Para la Cámara de Industrias de Costa Rica la tarifa es “un paso en la dirección correcta” al considerar que la industria requiere precios de energía competitivos, porque “urgen la reactivación y un mayor crecimiento para que el país pueda bajar el desempleo de 12% que nos aqueja”.

Enrique Egloff, presidente de la CICR, criticó, sin embargo, que por ahora solo clientes industriales del ICE tengan esa tarifa.

Según él, también la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (subsidiaria del ICE) y las restantes distribuidoras eléctricas del país deberían presentar una solicitud a la Aresep como lo hizo en ICE para beneficiar a sus clientes.