Servicios

Ambiente en Zapote calienta con el paso de las horas

Ministerio de Salud reporta cinco alimentos contaminados de 300 analizados

Quitarse antojos, subirse a los juegos mecánicos, disfrutar de los toros y caminar por las calles de Zapote es casi que una tradición en varias familias de Costa Rica.

Sin embargo, a diferencia de otros años, los chinameros aseguran que deben esperar hasta la noche para que el ambiente caliente, ya que por las tardes es poca la afluencia de personas.

La situación económica en el país, los paseos fuera de San José e incluso el hecho de que varias empresas estén laborando con normalidad en la última semana de diciembre son solo algunos de los factores que podrían influir en ese comportamiento. No obstante, la cercanía con el fin de semana hace que los comerciantes se mantengan optimistas.

Norbi Benavides, encargado de los algodones de azúcar en el puesto de Comidas El Shaddai, es uno de los que dice que las ventas han estado bajas. Por ejemplo, en años anteriores afirma que por día vendía hasta 600 algodones y, durante este 2018, ha logrado colocar apenas 300 diarios.

“Si se mueve, pero no como en otros años, ha estado malo. Durante el día casi no viene gente, pero ya después de que termina la corrida de toros de la tarde comienzan a llegar más personas”, recalcó este jueves por la tarde el hombre, quien tiene más de seis años de participar en los festejos.

A pocos puestos están Dayana Bermúdez y Jennifer Sandoval, quienes promocionan churros sencillos, rellenos y glaseados, buñelos, manzanas escarchadas y cubiertas de chocolate y otros productos.

Para ellas el 25 de diciembre y el 1.° de enero son los mejores días, por lo que saben que el movimiento entre el 26 y 31 de diciembre no es tan fuerte.

Los precios de comidas y juegos mecánicos son muy similares a los del 2017, pero hay quienes valoran si de verdad las fiestas ameritan un gasto económico familiar.

“Todos los años venimos a quitarnos antojos y a subirnos en los juegos. Los precios están parecidos a los del año pasado”, manifestó Marjorie Malpartida, vecina de Moravia, quien llegó con su hijo, Renato Alfaro, a comerse unos mangos.

Al igual que ellos, la familia de doña Mayela Bustamante suele asistir a Zapote. Ver a su nieta Fátima Miranda disfrutar de los caballitos, las tortugas y otros juegos mecánicos son la principal motivación para que esta señora siga asistiendo a los festejos.

Empero, ambas tuvieron que armarse de paciencia este jueves y esperar que activaran las atracciones, ya que aunque está previsto que comiencen a operar al mediodía, la poca afluencia de personas hace que pase hasta una hora para que se realicen las primeras vueltas.

Los boletos para todos los juegos tienen un valor de ¢1.200 y cada recorrido dura aproximadamente 40 segundos.

Fátima disfrutó del juego Las Tortugas junto con Jimena Alfaro y Henry González. Al bajarse, dividieron sus caminos entre los caballitos y los carritos.

Precisamente, los caballitos es una de las máquinas que no tiene edad, ya que doña Nidia Fallas, de San Miguel de Desamparados, recordó viejos tiempos y se montó en un carrusel.

Monitoreos constantes

Los monitoreos de parte de la Policía y del Ministerio de Salud en el campo ferial son constantes.

Por ejemplo, entre el 25 de diciembre y las 3 p. m. de este 27, la Policía Municipal reportó la atención de tres disturbios, tres casos de menores extraviados y el decomiso de un cuchillo y una dosis de marihuana.

Vladimir Sancho, encargado del campo ferial en Zapote, hizo un llamado a la población para que no lleven armas ni botellas de vidrio, así como para que los padres mantengan de cerca a sus hijos y, de ser posible, los aseguren con una pulsera que tenga el nombre de los menores, el nombre de los padres y un número de teléfono donde puedan ser localizados.

Asimismo, recordó que quienes vayan en carro deben buscar parqueos y evitar el bloqueo de cocheras o la obstaculización de las vías, ya que en estos casos se decomisa el vehículo o la placa, dependiendo del caso.

“Si el carro está impidiendo la salida de otro vehículo, este se monta en una grúa y se lleva, si solo está en una zona no permitida, se le quita la placa”, mencionó Sancho.

Por su parte, Guillermo Flores, director de la región Central Sur del Ministerio de Salud, explicó que durante los primeros tres días de fiestas han recolectado 300 muestras de alimentos en todo el campo ferial, tanto en los chinamos ubicados en Zapote como en aquellos que están en Curridabat.

Hasta ahora, cinco alimentos salieron con un leve grado de contaminación, por lo que se notificó a los propietarios para que corrijieran el problema.

Se trata de dos muestras de mango, una de helados, una de patacones y una de arroz cantonés, los cuales salieron con estafilococos y Escherichia coli.

“Se procedió a pedir un plan remedial de limpieza y desinfección del sitio a estos chinamos . Además, se les pide que la manipulación de alimentos se lleve a cabo de acuerdo a la técnica y que los trabajadores tengan toda su indumentaria y un lavado de manos adecuado”, detalló Flores.

Agregó que luego de que se aprobara el plan remedial se tomó una nueva muestra, por lo que en caso de que el análisis sea negativo, se procederá a clausurar temporalmente el chinamo.

En total, en todo Zapote hay 37 chinamos, que venden churros, algodones, maní, mango, carnes, chop suey, cantonés, pupusas, refrescos y más.

También se revisaron los juegos mecánicos para confirmar que están en perfecto estado y se evaluó la limpieza de todo el campo ferial.

Durante los próximos días, el Ministerio de Salud seguirá con los controles.

Eillyn Jiménez B.

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Mercadeo. Escribe sobre sucesos.