Carlos Láscarez S.. 6 septiembre

La Asociación Internacional de Radiodifusión (AIR), que agrupa a 17.000 emisoras del continente, emitió una declaración en la cual “repudia enérgicamente” la agresión de sindicalistas al fotógrafo John Durán, de La Nación, y al periodista Marco Marín, de El Observador, durante una manifestación fuera de la Asamblea Legislativa.

Momento en que el sindicalista Albino Vargas, señala al fotógrafo de La Nación y pide a los manifestantes que lo saquen. Fotografía: John Durán
Momento en que el sindicalista Albino Vargas, señala al fotógrafo de La Nación y pide a los manifestantes que lo saquen. Fotografía: John Durán

La agrupación de radioemisoras advierte que “mantener informada a la población es un precepto irrenunciable para que la democracia pueda guiar el camino de los pueblos. El uso de la violencia para impedir la labor periodística e informativa debe ser prevenido y sancionado en todo Estado de Derecho”.

El martes 3 de setiembre, una turba de manifestantes incitada por el líder sindical Albino Vargas, agredió a Durán quien se encontraba dando cobertura a la manifestación convocada por los sindicatos de educación.

“Cuando me acerqué a tomarle fotografías (a Albino Vargas), me dijo que no le tomara fotos. Él se me acercó y cuando me vio el gafete se alejó de mí, varias personas me empezaron a rodear y a insultar, me gritaban vendido. En eso un grupo de gente empezó a alborotarse con la Policía e intentaron botar las vallas", contó Durán.

Este viernes, la AIR emitió un comunicado donde señala “que ante la resistencia de Durán, Vargas tomó un micrófono y lo señaló públicamente ante los manifestantes, provocando que aquellos comenzaran a agredirlo a golpes, destruyendo al mismo tiempo parte de su equipo de trabajo, según las informaciones proporcionadas por la Cámara Nacional de Radiodifusión de Costa Rica (Canara), socia institucional de la AIR”.

Al intentar defender a Durán de los manifestantes, también resultó golpeado el periodista del medio digital El Observador, Marco Marín.

"Uno de los líderes del movimiento se abalanza contra nosotros dos, sin decir, nada, serio, amenazante., se tira contra nosotros, me trata de quitar el celular con el que estoy grabando, lo logra agarrar, lo tira contra el suelo y se detiene la grabación. Yo trato de recuperarlo y las personas nos empiezan a agredir, me golpearon la cara, el estómago y las piernas... como a los 30 segundos, efectivos de la Fuerza Pública intervinieron y nos pidieron que nos moviéramos del lugar, porque no podían resguardar nuestra seguridad”, relató el periodista Marco Marín, de El Observador.

(Video) John Durán, fotógrafo de La Nación, relata agresión de la que fue víctima

La AIR representa a 17.000 emisoras de radio y televisión de América, mientras que la Cámara Nacional de Radio (Canara), fundada en el año de 1952, agrupa a las diferentes emisoras de radio de Costa Rica.

Mediante un comunicado, el Colegio de Periodistas de Costa Rica también condenó los ataques que sufrieron miembros de la prensa nacional durante la cobertura la huelga del martes.

“Independientemente de que los comunicadores agredidos sean o no miembros del Colegio, es nuestra responsabilidad profesional, moral, ética y ciudadana, apoyar la libre expresión y el derecho al acceso a la información en forma veraz, sin temor a represalias, censura o sanción”, señaló la presidenta del Colegio de Periodistas, Emma Lizano.

En la manifestación participaban agremiados de los sindicatos de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP), así como trabajadores del Instituto Costarricense de Electricidad que se concentraron en la plaza de la Democracia tras finalizar el recorrido que se inició pasadas las 10 a. m.

Los manifestantes, también la emprendieron con palos y piedras contra los miembros de la Fuerza Pública en su intento por ingresar al edificio legislativo.