Vanessa Loaiza N.. 20 septiembre
En julio pasado los vecinos de Siquirres, Indianas y Pacuaritos, tuvieron que abastacerse con agua en cisternas. Fotografía José Cordero
En julio pasado los vecinos de Siquirres, Indianas y Pacuaritos, tuvieron que abastacerse con agua en cisternas. Fotografía José Cordero

Al menos 30.000 vecinos de Siquirres, en Limón, están sin suministro de agua potable luego de que el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados confirmara un derrame intencional de diésel en el cauce del río Siquirres.

Según confirmó la oficina de prensa de la entidad, el daño ambiental ocurre en la misma zona donde ya se han reportado tomas ilegales en el poliducto de la Refinería Costarricense de Petróleo (Recope) y que habían contaminado las fuentes de agua.

Sin embargo, en esta oportunidad se descarta que sea un robo de combustible y más bien el AyA investiga si una persona vertió el hidrocarburo directamente en el río.

De momento, hay personal de la Asada Coco - Moravia, AyA y Recope para estimar el daño y tratar de contener el avance del diésel.

“Ante esta situación se procedió oportunamente a colocar material absorbente y líneas de contención para recolectar el producto derramado.

"De manera preventiva Acueductos y Alcantarillados tiene la planta de tratamiento de agua potable ubicada en Siquirres sin funcionamiento, hasta tener la seguridad que no haya una afectación en los suelos y residuos del hidrocarburo.”

Si la situación no se resuelve en las próximas horas, no se descarta el envío de camiones cisternas.

Antecedente

En julio pasado, en esa misma zona, los vecinos pasaron dos semanas sin recibir agua en sus tuberías, luego de que se confirmara que, luego de un robo de combustible, se derramaron 3.000 litros de gasolina para avión.

La vulneración del oleoducto ocurrió el miércoles 3 de julio, pero fue la madrugada del martes 9, cuando los sistemas de Acueductos y Alcantarillados detectaron la presencia del hidrocarburo y activaron las alertas.

La situación afectó a unos 30.000 habitantes de las comunidades de Siquirres, Indianas y Pacuaritos, que atendieron sus necesidades con agua que llegó en camiones cisternas dos veces al día.