Ángela Ávalos.   23 septiembre
Seis menores amanecieron este lunes conectados a ventiladores respiratorios en el servicio de Emergencias del Hospital Nacional de Niños. A inicios de la tarde, se esperaba el ingreso de otros dos más. Los ocho, tendrán que aguardar campo en la Unidad de Cuidado Intensivo, que está llena de enfermos respiratorios.

Diez niños menores de cinco años han fallecido en los últimos cuatro meses. El último de esos fallecimientos, ocurrió hace un mes.

Los decesos son consecuencia del pico de infecciones respiratorias que este lunes ingresó a su semana 18.

La directora del Hospital Nacional de Niños, Olga Arguedas Arguedas, informó de que esta ha sido una temporada más larga de lo usual, pues en promedio duran 16,5 semanas. Esta temporada, comenzó a finales de mayo y no da visos de terminar.

Los fallecidos son de diferentes partes del país, todos con alguna enfermedad de fondo, como nacimiento prematuro, parálisis cerebral infantil, problemas del corazón y alguna enfermedad pulmonar.

“El pico continúa. No ha cedido. Lo que más nos preocupa no es solo el volumen sino la gravedad en la que están llegando. Muchos, son pacientes muy graves referidos de hospitales regionales y periféricos, que nos llegan aquí en condiciones muy precarias”, explicó la directora del centro médico.

En lo que va del 2019, han muerto en ese hospital 13 menores por infecciones respiratorias agudas graves, la gran mayoría relacionadas con el virus respiratorio sincitial, llamado el ‘virus asesino’.

Aunque la mortalidad se concentra en niños muy pequeños y con factores de riesgo, aclaró Arguedas, la morbilidad (enfermedad) está impactando más a niños sanos.

Roberto Arroba Tijerino, del Ministerio de Salud, confirmó la preocupación que existe porque este pico se ha prolongado más de lo usual, aunque aclaró que desde hace un mes no se han vuelto a reportar muertes por esa causa.

“Hoy (lunes) tenemos seis niños intubados en el servicio de Emergencias y vienen dos más, con una Unidad de Cuidado Intensivo al ciento por ciento. Estos niños son niños sanos y usualmente bebés”, comentó Arguedas.

La situación ha hecho que este hospital, en conjunto con el Ministerio de Salud, analice futuras medidas para cortar la transmisión.

En mayo, se emitió una alerta como primera llamada de atención para que las familias tomaran las precauciones del caso y no expusieran a niños muy pequeños a lugares con presencia masiva de personas.

Arroba confirmó que se reunirán este martes con autoridades del Hospital Nacional de Niños para revisar los datos y evaluar la posibilidad de emitir una alerta por plétora, que facilitaría la organización de los servicios en red para ayudar a desahogar al centro pediátrico.

Virus respiratorio sincitial

Estos virus son de fácil transmisión, pues se contagian cuando una persona sana entra en contacto con las gotitas de saliva de un enfermo, expulsadas al toser o estornudar.

Los pequeños que llegan hasta el Hospital Nacional de Niños son los más graves. En promedio, permanecen diez días internados y salen con secuelas que ameritan su cuidado posterior.

Según la directora médica, se están internando entre 40 y 50 niños por semana, principalmente por el virus respiratorio sincitial que se reporta en el 80% de todos los aislamientos.

Además, de la totalidad de niños ingresados, un 28% va a requerir soporte crítico debido a la gravedad de su condición.

Arguedas informó de que las epidemias de bronquiolitis por virus respiratorio sincitial han empeorado en todo el mundo en los últimos 20 años. La situación se atribuye al cambio climático.