Unión Médica pide sacar a empleados administrativos del primer grupo de vacunación contra covid-19

Sindicato de la CCSS planteó que “de manera inmediata” se excluya del proceso primario de aplicación de estos fármacos a personal que no trabaja de forma directa con pacientes; Caja y Salud aplicarán dosis a todos sus trabajadores

La Unión Médica Nacional solicitó este lunes a la CCSS excluir a todo el personal administrativo sin contacto directo con pacientes del primer grupo que recibe la vacuna contra la covid-19.

La exclusión, dijo, debe ser “de manera inmediata”.

La semana pasada, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Ministerio de Salud reconocieron que todos sus funcionarios eran parte de ese primer grupo. Eso significa que están incluidos oficinistas, encargados de tecnologías o de gerencias como Pensiones o Financiera, en el caso de la Caja.

Aunque no están entre los primeros, sí recibirán el fármaco de Pfizer-BioNTec en el primer trimestre del año junto con personal de la primera línea de atención de la pandemia, residentes y trabajadores de hogares de ancianos, cuerpos de socorro y policías.

Se adelantarán a los mayores de 58 años que están en el segundo grupo, y personas entre 18 y 58 años con algún factor de riesgo como hipertensión, diabetes, cardiopatías, problemas respiratorios crónicos, enfermedad renal crónica, obesidad grado III y mórbida, y pacientes con cáncer. Ellas están en el tercer grupo.

“Esta fase inicial ha permitido detectar una serie de vicios que han puesto en entredicho la estrategia país de vacunación contra SARS CoV-2.

“Vemos en este ejercicio una oportunidad de mejora de implementación urgente para lograr que nuestro país consiga una exitosa tasa de vacunación protegiendo a los grupos de más alto riesgo con efectividad y responsabilidad patriótica”, señaló la Unión Médica.

La justificación principal de la Caja y Salud para vacunar en esta primera etapa a empleados administrativos, es que se trata de personal de apoyo que permite el trabajo de quienes sí están en contacto con pacientes, pues aseguran la continuidad de los servicios de salud.

Solo en la sede central de la CCSS, en el centro de San José, laboran 3.500 personas.

En el comunicado, la Unión también urgió a las autoridades a realizar un empadronamiento sanitario universal de todos los costarricenses asegurados o no como “punto urgente de partida” para la planificación sectorial de las etapas subsecuentes de vacunación.

Por otra parte, el sindicato también solicitó a la CCSS a una digitalización total de ese proceso mediante el Expediente Digital Único en Salud (EDUS), con la generación del Módulo Vacunación covid-19.

“De tal forma que no haya ninguna posibilidad de duplicación de acciones u omisión de vacunación de personas con factores de riesgo”, señalaron.

Según el sindicato, esto permitiría inclusive crear un sistema de citas programadas, “evitando con ello largas filas de pacientes de alto riesgo en los vacunatorios, así como la identificación de pacientes de muy alto riesgo y con graves dificultades de movilización que deben ser vacunados en sus domicilios”.