Por: Carlos Láscarez S. 28 junio, 2017

La Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (Undeca) denunció un faltante de ¢958 millones en suministros y medicamentos, los cuales formaban parte del inventario del 2016.

Según Undeca, la Auditoría Interna de la institución no profundizó en las investigaciones para determinar las causas de este faltante, además de que tampoco señaló con claridad a los funcionarios presuntamente responsables.

Entre los supuestos faltantes destacan 359.267 ampollas de vacunas contra la influenza, 358.020 frascos de insulina, 7,8 millones de tabletas de acetaminofén, 52 equipos procesadores de video de imágenes médicas y 18 equipos de ecocardiografía, denunció el sindicato.

Entre los medicamentos que denuncia Undeca habría ampollas contra la influenza, equipos médicos y frascos de insulina.
Entre los medicamentos que denuncia Undeca habría ampollas contra la influenza, equipos médicos y frascos de insulina.

El aparente faltante representa el 84,53% del inventario original por estos rubros.

Luis Chavarría, secretario general de Undeca, manifestó que 'en tiempos en que nos referimos a mala administración del régimen del IVM y sus pérdidas patrimoniales, es inadmisible que la Auditoría de la Caja conozca de un faltante de esa magnitud y recomiende solo mayor control'.

Desmiente versión. Mediante un comunicado, la Gerencia de Logística de la CCSS explicó que no es correcto afirmar que exista un faltante de ¢958 millones en medicamentos.

Dinorah Garro Herrera, gerente de Logística de la Caja, explicó que, tras conocer un informe de Auditoría, personalmente revisó la situación para conocer en detalle las posibles causas de este reporte.

"Se determinó que no son faltantes reales, sino un desajuste contable entre dos sistemas de información, el Sistema de Costos Institucionales (SICS) y el Sistema de Gestión de Suministros (Siges). Se hizo una revisión de esos supuestos sobrantes y faltantes y se determinó que no existen", manifestó Garro.

La funcionaria explicó que, al no aplicar con oportunidad los respectivos registros contables que se envían al SICS, los cortes de inventarios siempre arrojan inconsistencias.

Señaló que el Siges es un sistema que lleva un registro minucioso de los ingresos por lote, por fabricante, por costo, por unidad de medida y vencimientos, los cuales se registran por medio del lector de código de barras.

Agregó que la Gerencia está terminando un informe pormenorizado de la situación, para luego informar a la Presidencia Ejecutiva de la entidad los detalles del análisis.