Ángela Ávalos.   8 marzo
La única aplicación terapéutica de células madre aceptada en la actualidad en el mundo y Costa Rica es el trasplante de médula ósea para el tratamiento de ciertas enfermedades de la sangre. (Foto ilustrativa) RAFAEL PACHECO

A una señora cuya hija fue diagnosticada con déficit atencional, un consultorio privado le ofreció resolver esa condición con ayuda de un tratamiento con células madre. El costo: $15.000.

Una estafa, mencionó Andrés Castillo Saborío, presidente del Colegio de Médicos.

Para ese órgano colegiado, cualquier tratamiento que se promocione con la etiqueta de 'medicina regenerativa', 'terapia celular' o 'terapia con células madre' tiene una alta probabilidad de ser una burda estafa contra los pacientes que, como esta señora, estén dispuestos a someterse a ellos esperanzados en una cura milagrosa.

Los médicos también han detectado debilidades en la regulación de esos establecimientos por parte del Ministerio de Salud, al cual se le enviaron recomendaciones para endurecer la normativa que, hasta el día de hoy, permite que lugares así funcionen.

Con excepción del uso de células madre para trasplante de médula ósea, el resto de tratamientos no cuenta con autorización de ese Colegio para su aplicación pues no hay evidencia científica sobre sus resultados, ni en Costa Rica ni en el resto del mundo.

Ese colegio y la Academia Nacional de Medicina (Acanamed) volvieron a advertir a la población sobre esta farsa, amparada en la proliferación de sitios que ofrecen y recomiendan ese tipo de terapias.

En un comunicado de prensa difundido la mañana de este jueves, el Colegio de Médicos advierte que no tiene inscrita ni reconocida ninguna especialidad de Terapia Celular, Terapia de Células Madre o de Medicina Regenerativa.

“La aplicación de células madre en terapias que actualmente no son reconocidas por estar en fase experimental puede acarrear una serie de riesgos como transmisión de infecciones o enfermedades hereditarias", Andrés Castillo, Colegio de Médicos.

Tampoco reconoce ni tiene inscritos médicos que se autodenominen 'especialistas' en esas áreas.

"Es importante crear conciencia para evitar exponerse a procedimientos e intervenciones sin evidencia científica, realizadas por individuos inescrupulosos, que aducen especialidades y exhiben diplomas extranjeros por organismos desconocidos en el país y no reconocidos e incorporados por esta institución", manifestó Andrés Castillo Saborío, Presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos.

Castillo hizo un llamado a la población a denunciar estos negocios ante la Fiscalía del Colegio, al 2210-2263. A la fecha, aseguró, se han recibido dos denuncias contra centros que funcionan con ese perfil.

"Con excepción del trasplante de médula ósea, el uso de células de otro origen incluidas las propias del paciente (autólogas) del tejido adiposo y otros tejidos, se encuentran en fase experimental.

Según advirtió el Colegio y Acanamed, existen múltiples riesgos asociados a la administración de estas células en una persona, por lo que la intervención debe hacerse bajo condiciones especiales de investigación y justificación de su aplicación.

La administración de células madre debe ir precedida por la firma de un consentimiento informado por parte del paciente o representante legal, y haber sido aprobada por un comité de bioética clínica. Ese documento debe explicar los beneficios, riesgos, expectativas, posibles fallas y complicaciones de su procedimiento.

Los establecimientos que realicen y apliquen terapias de células madre o regenerativas celulares, así como aquellos que recolectan, reciben, procesan, almacenan y conservan las células, deben tener permiso del Ministerio de Salud.

Además, la recolección y manipulación en el caso de células madre de sangre periférica debe ser hecha por microbiólogos. En el caso de células madre de otras fuentes, solo las pueden manipular, ya que la recolección en este caso debe ser realizada por un médico.