Ángela Ávalos. 15 diciembre, 2016

El número de muertes por infecciones respiratorias agudas graves (IRAG) aumentó de diez a 15 en la última semana, entre ellos, un menor de edad, informó el Ministerio de Salud.

En nueve de los fallecimientos se aisló el virus influenza AH1N1, y en 5 el tipo AH3N2, y en un caso influenza tipo A.

La gripe AH1N1 fue la misma que desencadenó el pico tardío de infecciones respiratorias entre finales del 2015 y principios del 2016, que dejó como saldo, al menos, 27 personas muertas.

Cuatro muertes de las registradas en las últimas siete semanas, sucedieron en el Hospital México, en San José, y otras tantas en el Hospital San Carlos, en Alajuela.

Según informó el Ministerio de Salud, se está registrando un cambio en la estacionalidad del virus pues, por segundo año consecutivo, el pico de IRAG está golpeando a final de año, cuando lo usual es que empezara entre setiembre y octubre.

El último boletín epidemiológico con el recuento de casos, enviado esta tarde, revela que del total de muertes en las últimas siete semanas, dos sucedieron en el hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas; otras dos en el Calderón Guardia de San José, y los hospitales Nacional de Niños y Alajuela registraron una.

Una muerte más fue reportada por la Morgue Judicial, del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

María Mulate, de 67 años, fue vacunada contra la influenza. Esta es una de las 13 que integran el esquema nacional. | ARCHIVO/DIANA MÉNDEZ
María Mulate, de 67 años, fue vacunada contra la influenza. Esta es una de las 13 que integran el esquema nacional. | ARCHIVO/DIANA MÉNDEZ

El cantón con la mayor cantidad de fallecidos es San Carlos, con cinco, seguido de Goicoechea, con dos.

Reportan una muerte los cantones de Valverde Vega, Esparza, Golfito, Santa Cruz, Curridabat, Tibás, Puntarenas y Cartago.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha hecho un llamado a extremar las medidas higiénicas para frenar el contagio del virus, que se transmite por medio de las gotitas de saliva que lanzan las personas enfermas al estornudar o toser.

Según datos de la CCSS, entre enero y la primera semana de diciembre, han atendido más de 1,3 millones de afectados por infecciones respiratorias.

Quienes padecen las mayores complicaciones son aquellas personas que no se han vacunado contra la gripe y tienen factores de riesgo, como obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades del sistema inmunológico.