Ángela Ávalos. 6 abril, 2018
Originario de Atenas, en Alajuela, Jorge Luis Araya Chaves tiene 36 años y es, además, subdirector ejecutivo de la Uccaep. JORGE CASTILLO
Originario de Atenas, en Alajuela, Jorge Luis Araya Chaves tiene 36 años y es, además, subdirector ejecutivo de la Uccaep. JORGE CASTILLO

Jorge Luis Araya Chaves acudirá el 12 de abril por primera vez a la Junta Directiva de la CCSS como uno de los tres representantes patronales.

Este economista de 36 años fue nombrado como sucesor de Renato Alvarado Rivera, quien renunció en marzo anterior para apoyar la campaña del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Su incorporación al máximo órgano de decisión de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) será la gasolina para activar el "cuórum estructural" y permitir a la institución retomar temas vitales que quedaron a medio camino con la renuncia de su antecesor.

Uno de los temas urgentes es la reforma al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) –el más importante del país y para el cual cotizan 1,5 millones de trabajadores–, y la reestructuración del nivel central institucional, con el nombramiento de un nuevo cuerpo de gerentes y un gerente general.

En entrevista con La Nación, Araya reveló la existencia de un cronograma para ejecutar las 33 recomendaciones para la sostenibilidad del IVM que salieron de la mesa de diálogo.

Estas propuestas fueron duramente criticadas por diferentes especialistas, quienes las consideran "remiendos" y "maquillajes" porque ninguna tocó las variables más sensibles: edad de retiro, número de cuotas y beneficios para los futuros jubilados.

En principio, todo está amarrado en la Junta Directiva de la Caja para aprobar y echar a andar esas recomendaciones en los próximos días, a pesar de que algunos miembros de ese órgano estaban dispuestos a dar la lucha para conseguir una reforma que diera mayor sostenibilidad al IVM.

La suerte está echada.

Este es un resumen de la entrevista que Araya sostuvo con La Nación, pocas horas después de haber sido designado por la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) en la Junta Directiva de la CCSS.

- ¿Alguien lo propuso a usted como parte del proceso interno o podían participar individualmente?

- Las proposiciones tienen que venir por medio de los miembros de Junta Directiva (de Uccaep), así se recibieron varias. La propuesta mía fue justamente una recomendación de la Junta Directiva a la Asamblea (General de la Uccaep).

- ¿Cuántos candidatos además de usted?

- Tres.

- Renato Alvarado, su antecesor, ejerció mucho liderazgo dentro de la Junta Directiva de la CCSS. Incluso, fue vocero del proceso de reestructuración del nivel central. Nos interesa saber si va a seguir la misma ruta en ese sentido, porque él, incluso, se autollamó disidente y manifestó su desacuerdo con lo que salió de la mesa de diálogo de IVM.

- Me siento muy identificado con muchas de las posiciones de don Renato, que es una persona muy valiente. Para tomar decisiones en una institución como la Caja se requiere de muchísima valentía, pero también mucho espíritu de diálogo porque las cosas no pueden ser a golpe de tambor, sino que tienen que ser, ojalá, de consenso. Ese es el espíritu que llevo: tratar de generar consensos en relación con los cambios que requiere la institución.

"Uccaep desde hace varios años ha venido señalando que la gestión es el principal problema de la institución. Esto no lo hemos abandonado y creemos que se deben tomar medidas para mejorar la gestión. Yo deseo que ese mes y medio me rinda muchísimo más".

- Usted llega para terminar el periodo de Alvarado, el 30 de mayo. Es mes y medio para abarcar una agenda pendiente de alrededor de un centenar de temas. ¿Cómo va a hacer?

- Hay decisiones que están en la agenda de la institución que tienen que ver con compras, licitaciones, aprobación de estados financieros, hay unas modificaciones presupuestarias. Por supuesto, también está pendiente el nombramiento de los gerentes, uno se vence el lunes (9 de abril), otros dos el siguiente (16 de abril). Son cosas que urgen. Primero hay que enfocarse en las cosas que le son urgentes a la institución. Yo creo que mi nombramiento es justamente para poder ayudar que las cosas que están pendientes salgan, y salgan de la mejor manera.

"No sé si este mes y medio va a dar para generar un acuerdo de consenso en la Junta Directiva para poder generar los cambios que requiere el IVM".

"A mí me interesa mucho un reglamento de prácticas profesionales y pasantías, que está pendiente de aprobación, que al MEP y al INA le urgen. Ese es un tema que particularmente me preocupa montones porque como Uccaep hemos venido insistiendo en la formación en alternancia. El instrumento es importantísimo. Yo ya lo he revisado pero me parece que falta su aprobación".

- ¿Ya está en agenda?

Si no está, yo propondría que se visualice porque es muy importante. Y es una de las tareas que yo quisiera sacar en este mes y medio.

¿Cuáles otras iniciativas llevaría a Junta?

- La implementación de las medidas para ayudar al tránsito de la informalidad a la formalidad es otro de los temas que a mí particularmente me interesan muchísimo. Tienen que ver con la recomendación 204 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo). Son medidas para permitir que las empresas que hoy se encuentran al margen de la formalidad puedan irse incorporando. La Caja fue firmante hace cuatro semanas de esa recomendación. A mí me interesa que podamos generar herramientas dentro de la CCSS para que las empresa puedan hacer ese tránsito de manera ordenada.

- ¿Cuántas están fuera de la formalidad?

- Es alrededor de un 43% de la actividad económica. El 19 de abril haremos el lanzamiento de la primera estrategia nacional de empresas sostenibles, y los resultados de la primera encuesta nacional de empresas sostenibles. Hay 345 empresas que se entrevistaron son informales. El 43% de las empresas informales tienen más de 15 años. Esto nos llama la atención porque parece que la informalidad se enquista y no hay nada que las motive para salir de ahí.

- ¿A cuánto asciende la fuerza laboral de esas empresas?

- Anda entre unas 800.000 a 950.000 personas.

- Usted es una persona vinculada al tema de pensiones. ¿Cuál es su opinión sobre los resultados de la mesa de diálogo?

- Yo creo que el resultado de la mesa fue bueno porque fue de consenso. Estamos hablando de que se tomaron decisiones de manera tripartita y se concientizó de que el IVM está en problemas. Porque a pesar de que le pusimos un respirador, o un tanque de oxígeno o le dimos más batería, sigue con fecha de caducidad.

"Yo creo que, como se estableció en esa mesa, cada cinco años se va a llamar a una revisión. Particularmente creo que debería ser por lo menos cada tres años: hacer revisiones actuariales y tomar decisiones un poco más oportunas y con más sustento técnico. Porque hay cosas que son muy sensibles; por ejemplo, la edad de retiro, la tasa de reemplazo y el porcentaje de cotización, son los tres factores que al final son los que más inciden en la sostenibilidad del régimen.

"Hay una combinación de los tres que podría ser óptima. Ninguna de las tres es popular. A todos los sectores les duele que les digan que les van a aumentar la tasa de cotización. Son medidas impopulares pero que a nivel mundial lo que se observa es que se tocan".

- ¿Usted no descartaría aportar en esa discusión la posibilidad de que se toquen esas variables?

- Me gustaría que se estudien las variables, que se tenga claridad sobre los impactos que se puedan generar conforme se vayan moviendo. Por ejemplo, el significado en la cotización de elevar la edad. Que se mapee muy bien para poder tomar decisiones cuando toquen. Yo, de manera personal, creo que, como don Renato, no debiéramos decir que no, a que se llegue a tomar una decisión sobre esto más adelante.

Esta junta directiva a la que usted se va a incorporar prometió una reforma de pensiones. Ya sea aprobando las recomendaciones de la mesa de diálogo o haciendo una propia a partir de insumos de estudios actuariales internos… En mes y medio, el presidente ejecutivo dijo que esto tenía que quedar listo. Esto no se lo quieren heredar a la siguiente Junta.

- Ya hay un plan, que es este documento que me pasaron.

- ¿Un plan de quién?

- De la Gerencia de Pensiones para establecer un cronograma a seis meses de la implementación de las 33 recomendaciones que emanaron de la mesa de diálogo. Yo creo que esto está por verse en la Junta Directiva.

- ¿Pero hay que aprobarlo?

- Hay que aprobarlo. Yo creo que sí hay espacio para que esto se apruebe en mes y medio. Me parece que esto se ha visto y revisado de parte de los otros miembros. Me parece que el cronograma está bien y es algo que la Gerencia de Pensiones ya ha establecido.

- ¿Esto tendría que quedar en firme y ese plan es solo un seguimiento?

- Sí, correcto. (Se trata) de cómo las 33 medida que se tomaron se van a ir implementando, qué reformas se requieren en la institución, hasta reformas legales, quiénes son los responsables.

Las más importantes de esas recomendaciones requieren proyectos de ley, algo que ni siquiera está en ruta, menos en una Asamblea que está terminando. Eso lo que quiere decir es que la Junta Directiva ya tiene al menos un acuerdo tácito de dejar en firme lo emanado de la mesa de diálogo… ¿Eso se va a aprobar así, entonces?

- Yo creo que las 33 recomendaciones son rescatables, y de manera personal creo que se puede ir un poquito más allá…

- ¿En este mes y medio?

- No sé si este mes y medio va a dar para generar un acuerdo de consenso en la Junta Directiva para poder generar los cambios que requiere el IVM. Yo se lo digo como presidente del comité de vigilancia del IVM, donde tengo casi ocho años.

- Ese documento que me acaba de mostrar, elaborado por la Gerencia de Pensiones, ¿va a quedar en firme? ¿Es una hoja de ruta para los próximos seis meses?

- Sí.

¿Eso ya es un hecho? Sería la salida más inmediata para que esta Junta Directiva no se vaya sin hacer algo sobre el tema.

- Yo creo que sí, esto va a quedar en firme en mes y medio. Creo que las 33 recomendaciones, todas son de recibo. Todas son muy valiosas. El trabajo que hizo la mesa fue fenomenal porque realmente sentarnos de manera tripartita a generar propuestas es un paso importante en la dirección correcta. De pronto, no se llegó a más, a lo que algunos sectores querían, pero es un primer plazo. No necesariamente debemos quedarnos ahí. El diálogo debe continuar. Los consensos deben seguirse generando.

Jorge Araya, nuevo representante de los empresarios ante la Junta Directiva de la CCSS, reveló la existencia de un cronograma para implementar las 33 recomendaciones hechas por la mesa de diálogo sobre IVM. JORGE CASTILLO
Jorge Araya, nuevo representante de los empresarios ante la Junta Directiva de la CCSS, reveló la existencia de un cronograma para implementar las 33 recomendaciones hechas por la mesa de diálogo sobre IVM. JORGE CASTILLO

- ¿Y sí se deben tocar las variables sensibles?

- Yo creo que deberíamos generar información oportuna para tener criterio para tomar decisiones sobre esas variables.

- Por lo menos, ¿usted no tiene los suficientes insumos técnicos para tomar una decisión en esa vía.

- Yo no tengo los suficientes insumos técnicos aunque creo que es necesario que en alguna medida se puedan revisar.

"Para la Uccaep, la Caja es la institución que mantiene la paz social en Costa Rica. Somos los más interesados en que permanezca y que los seguros de enfermedad y maternidad, e invalidez, vejez y muerte, sean sostenibles”.

- En seis meses, ¿van a estar listo aprobado los dos proyectos que ser requieren para inyectar más recursos al IVM, como propuso la mesa de diálogo?

- Esto ya trasciende legislaturas. Llegan nuevos diputados. Creo que hay un acuerdo nacional sobre algunos temas fundamentales a los cuales ellos querrán entrarle. Espero que los de seguridad social sean uno de esos temas que la nueva legislatura va a revisar. De nuestra parte, siempre van a contar con el apoyo que requieran para generar los acuerdos nacionales que se necesiten en materia de seguridad social.

"Porque al fin y al cabo para la Uccaep. la Caja es la institución que mantiene la paz social en Costa Rica. Somos los más interesados en que la institución permanezca y que los seguros de enfermedad y maternidad, e invalidez, vejez y muerte, sean sostenibles".

- Usted forma parte de esas generaciones que eventualmente tendrían en riesgo su pensión (tiene 36 años). Como parte de esas generaciones, ¿se atrevería a decirle a sus congéneres que van a recibir su pensión con ese plan a seis meses, con que esta junta directiva apruebe lo que salió de esa mesa de diálogo?

- De las cosas que salieron de esa mesa fue decir que el IVM tiene fecha de caducidad. Ceteris paribus, como decimos los economistas: en el 2038 se acaba si no se toman medidas.

- Solo seis años más de vida le dieron esas recomendaciones...

- ¡Exacto! Y estamos hablando del 2038 con el supuesto de que el Estado pague el 0,66%, que no lo está haciendo. Así que si de momento no lo está haciendo y no lo hace, ese 2038 puede ser antes. Evidentemente, si algo tiene una fecha de caducidad es difícil decirle a la gente confíen en el sistema. También es un reto para incorporar nuevas medidas de aseguramiento que incentiven a los más jóvenes a acercarse. Debemos tomar medidas que eleven la esperanza de vida del régimen.