Por: Joselyne Ugarte.   12 septiembre
12/09/2018 Huelga de empleados públicos al costado norte de la Asamblea. La policía reforzó pues algunos manifestantes querían ingresar a la fuerza. Foto: Alonso Tenorio

Un profesor de música y un tatuador figuran entre las seis personas que fueron detenidas, este miércoles, por participar en los disturbios registrados al final de una marcha de empleados públicos contra la reforma fiscal.

Por medio de un comunicado de prensa, el Ministerio de Seguridad Pública detalló que estos dos sujetos serán pasados al Ministerio Público por los posibles delitos de amenazas y resistencia a la autoridad.

El primero de ellos es un educador de apellido Mora, quien labora como profesor de música en San José y tiene un parte policial por tenencia de drogas.

Ver más!

Mientras tanto, el segundo es dueño de un estudio de tatuajes, de apellido Molina, quien cuenta con antecedentes por violencia intrafamiliar.

Ambos fueron detenidos, junto con otras cuatro personas, luego de que un grupo de huelguistas intentaran ingresar a la fuerza a la Asamblea Legislativa.

Durante el incidente, los manifestantes quitaron unas barreras colocadas al costado sureste del Congreso, forcejearon con los policías que resguardaban el sector y atacaron a dos oficiales con gas pimienta.

Algunos incluso intentaron meterse con un camión a la zona restringida. Lo anterior, obligó al Ministerio de Seguridad Pública a reforzar la vigilancia con antimotines.

Las otras cuatro personas detenidas fueron identificadas con los apellidos Córdoba, Morales, Fallas y Valerín. A ellos solamente se les elaboró un parte policial.

Presidente no dialogará

El presidente de la República, Carlos Alvarado, reiteró que no dialogará con los sindicatos hasta que cese la huelga en contra de la reforma fiscal que se tramita en el Congreso.

Sostuvo, en un mensaje difundido la noche de este miércoles, que no tolerará las acciones vandálicas y que se castigará a los responsables con todo el rigor de la ley.

Así lo manifestó luego de los incidentes registrados esta mañana al final de la marcha de empleados públicos y de los incidentes registrados, el pasado martes, en Limón, los cuales calificó de “deplorables”.

"La disposición al diálogo sigue estando presente, la puerta sigue abierta, la mesa está a la espera. Pero soy claro en que deben cesar las acciones que comprometan la tranquilidad de las familias y las personas trabajadoras.

“El gobierno de la República sigue abierto al diálogo, pero lo hará cuando cese la huelga e impere un clima de paz”, aseguró el mandatario.

La marcha nacional, convocada por los sindicatos que se oponen al plan de reforma fiscal, estuvo marcada por hechos delictivos desde la noche del martes.

En Limón, la Fuerza Pública se enfrentó a un grupo de manifestantes que trataron de impedir la entrada al plantel de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), en Moín.

Ahí, incluso, se produjo la quema de un furgón estacionado en la entrada a las instalaciones. Horas antes, unas 30 personas habían llegado hasta ese mismo punto y quemaron llantas y varios basureros.

Posteriormente, un grupo de delincuentes ajenos a la huelga aprovecharon las circunstancias para saquear un supermercado. La policía detuvo a 16 jóvenes.

Los sindicatos reiteraron que continuarán con la huelga el jueves. Para ese día tienen planeadas distintas actividades, entre ellas, una caravana de vehículos en varios puntos del país.