Ángela Ávalos.   16 marzo
De izq. a der., Rodolfo Santos, Roberto García, Fernando Morales y Luis Diego Calzada. Foto: CCSS

Resumir más de 40 años como médico, 25 de ellos como director del único hospital especializado en la atención del adulto mayor, parece una tarea titánica. Y sin duda lo es.

Hace más de un año, Fernando Morales Martínez, uno de los pioneros de la Geriatría en el país, se sentó junto al periodista Roberto García Herrera a realizar esa tarea que parecía interminable, y la plasmó en un libro autobiográfico, que sobre todo narra la historia de la Geriatría en Costa Rica.

El jueves 14 de marzo, el médico presentó ‘¡Vivan los años! Relatos de un largo camino en la Geriatría y la Gerontología’, en el salón de expresidentes del Colegio de Médicos y Cirujanos, en Sabana Sur.

Su autobiografía al final corre paralela al crecimiento del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología, institución que dirigió durante un cuarto de siglo.

En la historia de Morales también aparece el impulso que dio a esa especialidad en el país, y una ardua labor de investigación y académica, que puso en el ojo del mundo a Nicoya como una de las cinco zonas azules del planeta, por la alta longevidad de sus habitantes.

El médico aclara que todo eso y más no lo hubiera podido lograr solo. Morales siempre habla de la importancia del trabajo en equipo.

Ya lo dijo el pediatra endocrinólogo, Luis Diego Calzada Castro, responsable de presentar ese jueves el enorme currículum académico y científico de Morales: “describir en pocos minutos la extensa trayectoria del doctor Morales es complejo por la vasta experiencia profesional”.

En el recorrido por la hoja de vida de Morales, Calzada destacó su formación como médico en México y su especialización en Geriatría en Edimburgo, Reino Unido; la producción de más de 250 artículos y su participación en más de 200 conferencias, dentro y fuera del país.

A Morales, recordó Calzada, también se le debe la defensa del hospital Geriátrico en un periodo crítico, entre 1994 y 1995, cuando se intentó pasar la atención de los adultos mayores a un pabellón del Hospital Nacional Psiquiátrico.

En esa coyuntura, destaca la intervención de su inseparable compañera, Marisol Rivera Lang, quien le sugirió enviar una carta al entonces mandatario de la República, José Figueres Olsen (1994-1998). Finalmente, fue Josette Altman quien medió con su esposo para evitar que ese traslado se diera.

La exprimera Dama de la República acudió a la presentación del libro de Morales.

El libro del geriatra Fernando Morales cuesta ¢15.000 y se puede conseguir en el área académica del Hospital de Geriatría, en el tercer piso. Fue editado por el periodista Roberto García. Foto: Cortesía

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y asociaciones médicas de prestigio internacional, tienen a este geriatra entre sus miembros de mayor experiencia en todo el mundo.

Constantemente, es solicitado de diferentes partes del orbe para que brinde su consejo en esta materia.

A él se le debe la organización por varios años de la Semana Nacional de la Geriatría, con presencia de especialistas internacionales; y la Escuela de Oro del hospital Geriátrico, que capacita a los enfermos y familiares de pacientes en todo lo relacionado con el envejecimiento.

Morales ha educado a través de los medios de comunicación sobre la importancia de prepararse para el envejecimiento. Desde esas tribunas, advirtió durante más de dos décadas, sobre el principal cambio poblacional de los últimos tiempos: el aumento vertiginoso de la población adulta mayor y el impacto de este cambio demográfico en todos los servicios, incluidos los de salud.

Jubilado desde diciembre del 2018, Fernando Morales es el actual decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Rodolfo Santos Lara, quien fuera miembro de la Junta de Salud del Hospital Nacional de Geriatría, resume la publicación de este médico con las siguientes palabras: “el libro es dos cosas a la vez. Una autobiografía y una obra testimonial. Más allá del libro, el doctor Morales es un orgullo nacional”.

Fernando Morales Martínez dio un ramo de rosas a su esposa, Marisol Rivera Lang, durante la presentación de su libro autobiográfico. Foto: Ángela Ávalos