Salud

Ola pandémica desciende rápido pero se requiere cautela

Análisis de Universidad Hispanoamericana señala que si medidas de cuidado personal se relajan de forma abrupta esto podría afectar el comportamiento de la covid-19

En las últimas dos semanas, los números han sido elocuentes: los casos, hospitalizaciones y fallecimientos relacionados con la covid-19 han bajado a mayor velocidad que en olas pandémicas anteriores. Sin embargo, un análisis de la Universidad Hispanoamericana indica que lo vivido deja como lección que si hay descuidos la ola puede dar “coletazos” y reducir el ritmo de descenso o, incluso, registrar pequeñas alzas.

“Según algunas estimaciones, este comportamiento continuará en las próximas semanas como sucedió el año pasado. Sin embargo, se debe tener cautela antes de cantar victoria ante el anuncio del levantamiento de algunas restricciones que ayudarán a la economía nacional”, manifestó el médico y epidemiólogo Ronald Evans, coordinador del informe.

“En caso de presentarse una nueva variante agresiva del SARS-Cov-2 (virus causante de la covid-19), si se inicia un relajamiento de las medidas de protección demasiado apresurado, pese al proceso de vacunación, lamentablemente se podría disparar un nuevo brote en un promedio de un mes”, agregó.

Las olas

Para llegar a estas conclusiones, Evans y su equipo dividieron la cronología del virus en cuatro, según el comportamiento en el país.

1. Un primer impacto del virus a inicios de la pandemia, la cual comenzó en marzo de 2020.

2. Una ola que comenzó a mediados de 2020 y culminó en noviembre.

3. Una segunda ola que tuvo su pico máximo en mayo de 2021.

4. Una tercera ola que habría comenzado a bajar en setiembre pasado y que sigue descendiendo.

“La primera ola pandémica alcanzó el punto máximo el 25 de noviembre del 2020, con 8.442 casos semanales y una tasa de 1,02. Sin embargo, su particularidad es que le tomó al país 77 días para enfrentar al primer pico que marcó el inicio de una meseta de altibajos, que se prolongó hasta mediados del enero del 2021, cuando inicia un descenso que coincide, no casualmente, con las primeras semanas del inicio de la vacunación”, cita el reporte.

El documento añade que en la segunda ola, el punto crítico fue el 14 de mayo de 2021, cuando ya la tasa de contagio llegó a 0,99 y comenzó a bajar. En ese entonces, el promedio de casos semanales era de 17.255, el segundo registro más alto hasta el momento. Dicha ola se desarrolló en menos tiempo: 35 días y su crecimiento fue gradual.

Finalmente, la tercera ola está marcada por la presencia de la variante delta y coincide con finales de julio. Esta ola alcanzó la cúspide el 11 de setiembre, con una tasa de contagio de 1,03 y un promedio de casos de 17.667, el más alto hasta hoy. Este evento, según Evans, también tomó 35 días para comenzar su descenso, pero este se ha dado más rápido que en las dos olas anteriores.

Comparación por años

El informe también hace una comparación entre 2020 y 2021. En ambos años, el mes de setiembre estuvo con mucha actividad y circulación del virus. Cuando setiembre del 2021 comenzó, se veía un aumento hasta del 50% en relación con un año antes, pero el 25 de ese mes comenzó un descenso que se ha mantenido hasta la fecha.

La disminución de casos hoy, es mayor que hace un año. Por ejemplo, la semana que terminó el 16 de octubre tuvo un promedio de 936 casos, cuando en la del año anterior superaban los 1.000.

Evans recuerda que para mantener la baja en casos las personas deben vacunarse, pero además, continuar con el uso riguroso de la mascarilla, evitar espacios cerrados y faltos de ventilación y ser minuciosos con el lavado de manos.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.