Salud

Nuevo perfil para ejercer Gastroenterología obliga a contratar anestesiólogos para hacer procedimientos

Especialistas temen aumento de costos para pacientes que requieran sedación; tema será discutido este viernes en Asamblea General de Colegio de Médicos

El nuevo perfil aprobado por el Colegio de Médicos para el ejercicio de la Gastroenterología, obligaría a estos especialistas a contratar anestesiólogos para realizar procedimientos con los que detectan y tratan enfermedades del sistema digestivo.

Tras la aprobación del perfil, el 9 de agosto de 2019, la Asociación de Especialistas en Gastroenterología y Endoscopía Digestiva de Costa Rica presentó un recurso de revocatoria, siete días después.

Sin embargo, será hasta este viernes que el reclamo será sometido a discusión. Es uno de los tres asuntos a tratar en la Asamblea General convocada por la Junta de Gobierno del Colegio, a las 9 a. m.

Omar Alfaro Murillo, presidente de la Asociación, confirmó que ese recurso se puso en respuesta a la aprobación de un perfil en cuya elaboración no fueron tomados en cuenta.

“El Colegio de Médicos hizo una Asamblea en el 2019, donde aprobó un perfil sin la presencia de un solo gastroenterólogo. Ahí se está cercenando nuestro derecho al trabajo.

“La evidencia científica a nivel mundial habla de que la sedación por parte de gatroenterólogos es completamente segura. Sin embargo, limitarnos al uso de un medicamento específico nos pondría en la obligación de contratar un anestesiólogo, con las consecuencias desde el punto de vista de la economía”, explicó Alfaro.

El especialista se refiere al artículo 15 del perfil, relacionado con las funciones asistenciales del médico especialista en Gastroenterología.

En el inciso ‘h’ de ese artículo, establece como una de las funciones, la siguiente:

“Aplicar sus conocimientos en fisiología, fisiopatología y farmacología en su práctica clínica; así mismo, conocer los fundamentos de epidemiología clínica, prescripción adecuada de medicamentos, con excepción de agentes anestésicos de uso intravenoso e inhalatorio; y medicina basada en la evidencia para el enfoque del diagnóstico y tratamiento”.

La excepción que establece en la prescripción de medicamentos, es lo que los obligaría a contratar anestesiólogos en procesos de sedación, utilizados frecuentemente por estos especialistas en gastroscopias, colonoscopias y rectoscopias, los procedimientos más frecuentes en la consulta privada.

De acuerdo con esa Asociación, la producción nacional de procedimientos endoscópicos es de unos 500.000 por año.

“Se verían afectadas las colonoscopias, las rectoscopias y todos los procedimientos terapéuticos. Lo que nos preocupa es que se nos está limitando la labor. No podría citar pacientes a mi consultorio a menos que tenga un anestesiólogo disponible.

“Esto nos limita el ejercicio de la especialidad sin que la evidencia científica lo respalde. En los consultorios no damos anestesia, solo sedamos. Sí tengo respaldo científico que demuestra que la sedación por gastroenterólogos no aumenta el riesgo en los pacientes”, reiteró Alfaro.

El precio de una gastroscopia en consulta privada ronda entre los $100 y $150. Es uno de los más baratos, informó el presidente de ese Asociación.

El recurso de revocatoria frenó la aplicación del perfil. Pero si se mantiene la decisión de aprobarlo, a las tarifas actuales de técnicas endoscópicas hay que agregar el pago de los honorarios profesionales de los especialistas en Anestesiología. Todos estos costos, se trasladarían al paciente.

La Nación envió una consulta al Colegio de Médicos por medio de su oficina de prensa. Al cierre de esta nota, no se había recibido respuesta.

En el 2016, ese Colegio inició la elaboración de perfiles para el médico general y especialistas y subespecialistas, con la intención de frenar el intrusismo, es decir, el ejercicio de actividades profesionales por personas que no están autorizadas ni capacitadas.

El objetivo es delimitar el rango de acción de cada uno de estos profesionales.

En ese entonces, voceros del Colegio advirtieron de que si un profesional no seguía los nuevos lineamientos y se le comprobaba el intrusismo, sería sometido a una investigación por una falta ética grave y podía llegar a perder el permiso para ejercer su especialidad.

Para que cada perfil entre en vigencia, debe salir publicado en el Diario Oficial La Gaceta. Estas acciones, ha sostenido el Colegio, también buscan proteger a los pacientes.

El proceso espera cubrir las 54 especialidades y subespecialidades que están registradas en el país, en la actualidad.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.