Salud

Nuevo coronavirus: Costa Rica recibe primeras vacunas contra covid-19 este miércoles y mañana comienza su aplicación

Está previsto que a las 9 p. m. lleguen al país un lote con 9.750 vacunas y para la próxima semana 10.725 más. Las personas que la reciban deberán ponerse la segunda dosis 21 días después.

Hogar de Ancianos Calos María Ulloa, porque regresó uno de sus abuelitos después de pegarle una cachimbeada al coronavirus.

A pocas horas de la Nochebuena, el presidente de la República, Carlos Alvarado, dio noticias “positivas”.

“Hoy (miércoles) en la noche estará arribando al país vía aérea el primer set de vacunas contra la covid-19. En la noche llegarán vía avión las primeras dosis para iniciar el proceso de vacunación, siguiendo lo establecido por la Comisión de Vacunas, MInisterio de Salud y Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS)”, manifestó el mandatario, mediante un video.

El proceso comenzará este jueves, como se había adelantado, en hogares de larga estancia y personal de primera línea de atención. Se aplicará el fármaco desarrollo por la farmacéutica Pfizer y la empresa BioNTech.

“Es una noticia positiva porque puede ser el inicio del fin de esta pandemia, es la noticia que compartimos, la vacuna que Costa Rica se comprometió a traer meses atrás con el trabajo de la Comisión de Vacunas, Comisión Nacional de Emergencias, Salud, Caja, y Cancillería se ha logrado que hoy lleguen esas primeras dosis”, reiteró.

Eso sí, advirtió, no llegarán las 6 millones de dosis necesarias para vacunar a los tres millones de personas que la requieren con urgencia, sino que será de forma progresiva. La aplicación se realizará según los grupos establecidos por la CCSS.

“Esperamos semanalmente nuevos envíos”, adelantó.

Daniel Salas, jerarca de Salud, precisó que a las 9 p. m. de este miércoles llegarían al país 9.750 dosis y para la próxima semana 11.700.

“Así vamos a estar recibiendo constantemente vacunas para activar la aplicación”, señaló.

Costa Rica adquirió tres millones de estas dosis para 1,5 millones de individuos.

Una persona que sea vacunada debe recibir la segunda dosis a los 21 días. Después, explicó el ministro, pueden pasar 15 días para que el sistema inmunológico levante las defensas.

“No es que con la primera pueden salir, tenemos que seguir con protocolos, esto no se acaba”, recordó.

Como lo hizo meses atrás, Salas pidió a la población reaccionar. En aquel momento, recordó, muchas personas reaccionaron por miedo, ahora, dijo, pide reaccionar por amor.

“Reaccionemos por amor, por solidaridad por empatía, porque si bien muchas personas no van a morir por esta enfermedad, hay muchísimos que sí, 2.000 y resto de fallecimientos rompen un récord. Reaccionemos, no andemos como si este asunto no fuera con nosotros, como zombis que no vemos que el sistema hospitalario está colapsando, que sigamos haciendo fiestas, rompimiento de burbujas...”, clamó.

Priorización

Leandra Abarca, coordinadora del Programa de Inmunizaciones de la Caja, explicó que la priorización para inocular se estableció con el trabajo de la Comisión de Vacunación.

“Dentro de ese primer grupo vamos a tener que ir priorizando, con las primeras vacunas que lleguen, no solo estas 9.000 , sino durante enero y febrero”, manifestó.

La intención es tratar de abarcar al 100% de las personas del primer grupo de acuerdo a disponibilidad y capacidad operativa. Por eso, dijo, es importante la disciplina.

“El día de mañana iniciamos en dos lugares, para ir abarcando trabajadores de primer respuesta y hogares de ancianos, durante enero y febrero ir programando de acuerdo a este primer grupo”, explicó.

Los cinco grupos establecidos son:

PRIMER GRUPO: personas adultas mayores residentes en un centro de larga estancia, y quienes laboran en estos sitios. También el personal sanitario, policial y de emergencia.

Este personal de primera línea lo constituyen: las y los trabajadores de la Caja Costarricense de Seguro Social, el Ministerio de Salud, el personal que labora en hospitales privados, la Comisión Nacional de Emergencias, Bomberos, Cruz Roja y los cuerpos policiales de Seguridad, Tránsito, Migración, penitenciarios, municipales y Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

SEGUNDO GRUPO: personas de 58 años o más, independientemente de si tienen o no algún factor de riesgo. La edad se comprobará por medio de la cédula de identidad nacional o de residencia.

TERCER GRUPO: personas entre 18 y 58 años con algún factor de riesgo como hipertensos, diabéticos, cardiópatas, enfermos respiratorios crónicos, personas con enfermedad renal crónica, obesidad grado III y mórbida y pacientes con cáncer.

CUARTO GRUPO: funcionarios del Ministerio de Educación Pública y de centros educativos privados, y quienes trabajen en los centros de atención integral (CAI) y albergues del Patronato Nacional de la Infancia. También personas privadas de libertad y quienes laboren para el Sistema de Emergencias 9-1-1.

QUINTO GRUPO: estudiantes de ciencias de la salud y técnicos afines en campos clínicos de la CCSS; personas entre los 40 y 57 años sin alguno de los riesgos previamente descritos, pero que realizan actividades laborales en donde tienen contacto con otras personas o son de impacto en el sector productivo, como agricultura, construcción, atención al cliente, restaurantes, empleadas domésticas, entre otros.

De acuerdo con Abarca, la proyección es que el proceso que comenzará este jueves se prolongue hasta noviembre para poder alcanzar a los tres millones de personas. Debido a esa duración, es que es fundamental mantener las medidas de higiene y distancia.

El proceso podría ser más corto, pero eso dependerá de la disponibilidad.

La especialista recordó que los principales efectos secundarios que se han presentado son efectos temporales, locales, relacionados con la zona, entre los que citó dolor de cabeza y malestar.

En caso de que una persona presente un efecto adverso, debe reportarlo para darle seguimiento. No obstante, dijo, esos efectos se han ido mejorando en un periodo corto.

Abarca también fue clara en que a nadie se le va a obligar a recibir la vacuna. En ese sentido, recomendó que, en caso de dudas, se busque la información.

Para la compra de las dosis, el Gobierno reservó desde noviembre $84 millones. Fue la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), la institución responsable de las compras, aunque será la Caja la responsable de la campaña de vacunación.

La CNE además adquirió los supercongeladores necesarios para mantener las vacunas de Pfizer-BioNTech, que requieren almacenamientos a -70 ° Celsius. No obstante, ya en los vacunarios pueden permanecer a un máximo de 5° C durante cinco días antes de su aplicación.

Aparte de esta vacuna, el país adquirió la desarrollada por AstraZeneca y es parte del Mecanismo COVAX de la Organización Panamericana de la Salud, mediante el cual recibirá otras dosis.

‘Segura y controlada’

Román Macaya, presidente de la CCSS, fue claro en que no se trata de una vacunación masiva, sino por capas de riesgo de la población. Será, dijo, una operación “segura, controlada y de alto impacto”.

“Se va a ir seleccionado los grupos de mayor riesgo; controlada porque va a haber control estricto de cuándo tocan las segundas dosis; y segura porque pedimos a toda la población que seamos muy disciplinados.

“Por favor, no salgan todos a vacunarse, a menos de que hayan sido llamados a vacunarse, por factores de riesgo o por todos los elementos que determinarán la prioridad de la vacunación”, manifestó el jerarca.

Macaya dijo que la Gerencia de Logística y el personal de la Caja se han preparado por meses para ese proceso con la idea de llegar al 80% de la población adulta. Los adolescentes y niños no están considerados pues no se han desarrollado vacunas para ellos, al estimar, el menor impacto de este virus.

La idea, dijo el funcionarios, es generar la inmunidad rebaño para proteger a toda la población.

“El equipo que va a realizar esta vacunación es altamente técnico y capacitado, tiene pericia y un enorme compromiso y carisma en las diferentes zonas del país”, manifestó.

Advirtió; sin embargo, que estar vacunado no autoriza a volver a las prácticas antes de la pandemia, pues la inmunidad se desarrolla poco a poco.

“Por eso hay dos dosis, por eso tenemos que seguir las medidas de seguridad, distanciamiento, lavado de manos y uso de mascarilla. Es un tema de responsabilidad compartida, tenemos que seguir adelante, pero eso depende de hacer el excelente uso que se le va a dar a esta herramienta, pero también al compromiso de la población con esa responsabilidad compartida”, concluyó.

239 personas en UCI

El anuncio de la llegada de las vacunas estuvo precedido de fuertes y reiteradas advertencias en los últimos días, debido al aumento de pacientes con covid-19 en condición crítica que llegaban a hospitales y que, por primera vez, enfrentaron al sistema de salud al faltante de camas para este tipo específico de enfermos, que no solo requieren unidades de cuidado intensivo, sino del más especializado.

Asimismo, ocurre en momentos en que el país sobrepasó las 2.000 muertes vinculadas a la enfermedad producida por el nuevo coronavirus.

Para este miércoles, Salud informó de un aumento de 4.470 casos desde el sábado. Con esa cifra, el país alcanza los 161.951 contagios desde el inicio del pandemia.

En decesos, se registran ya 2.065. De esa cifra, 69 ocurrieron entre el sábado y este miércoles.

Entretanto, en hospitales hay 634 pacientes con complicaciones por covid-19, de los cuales 239 están en camas de unidad de cuidado intensivo, con edades que van de 0 a 90 años.

Por esa persistencia de muertes y pacientes críticos, es que el ministro de Salud, Daniel Salas, insistió en que aunque la llegada de las vacunas “da una luz en medio de este año de tinieblas”, no implica superar la pandemia.

Lo que viene, dijo, es un proceso largo para “construir todos una casa de inmunidad”, lo que se hará poco a poco, y no será mañana jueves, cuando comience la vacunación.

“Justo por la disponibilidad de la vacuna es que el proceso va a ser paulatino y progresivo. Cuando tengamos esa casa construida y fuerte, podemos decir que podemos modificar muchos de los protocolos, pero hasta ese momento no debemos relajarnos”, agregó.

Salas insistió en que los costarricenses deben actuar como un equipo, donde, aunque haya un “10 maravilloso”, si el resto del equipo no responde, será difícil que este haga todo el trabajo.

“Somos el equipo Costa Rica y la pandemia está más vigente que nunca, existe una sobrecarga del sistema hospitalario de una forma importante, solicitamos que por el bien de todos, tomemos esa actitud, juguemos en equipo, no juguemos individualmente.

“Estamos ante la vida y la muerte y estas cifras lo demuestran, 2.065 decesos que terminan siendo la cifra más alta por una sola entidad de fallecimiento que hemos tenido en los tiempos modernos”, añadió.

Salas fue vehemente en que para que la Navidad sea segura es necesario renunciar a muchas cosas, para salvar vidas.

Irene Vizcaíno

Irene Vizcaíno

Editora de Sociedad y Servicios Públicos. Graduada en Ciencias de la Comunicación Colectiva. Tiene una maestría en Periodismo y una licenciatura en Derecho.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.