Irene Vizcaíno, Patricia Recio. 3 abril
El presidente de la CCSS, Román Macaya (izquierda); el ministro de Salud, Daniel Salas; y la ministra de Educación Guisselle Cruz, brindaron este viernes detalles sobre la situación de covid-19 en el país. Foto: Presidencia.
El presidente de la CCSS, Román Macaya (izquierda); el ministro de Salud, Daniel Salas; y la ministra de Educación Guisselle Cruz, brindaron este viernes detalles sobre la situación de covid-19 en el país. Foto: Presidencia.

A 416 subió este viernes la cifra de personas contagiadas de covid-19 en el país, lo cual representa un aumento de 20 casos con respecto al jueves anterior (396).

La nueva cifra la dio a conocer el ministro de Salud, Daniel Salas, durante la habitual conferencia que brinda el Gobierno para actualizar la situación de la pandemia.

Salas detalló que entre los enfermos hay 201 mujeres y 215 hombres. Del total, 385 son costarricenses y los restantes 31son extranjeros.

Por edad, hay 375 adultos, 27 adultos mayores y 16 menores de edad. Los afectados residen en 54 cantones de todas las provincias del país.

Además, hay 11 personas recuperadas (cinco más que este jueves) y se mantiene la cifra de dos personas muertas por el nuevo coronavirus.

Las pruebas de laboratorio han descartado 4.044 casos. Hasta ahora, también se descarta la transmisión comunitaria del nuevo virus.

Salas llamó la atención por el aumento de personas hospitalizadas y en condición grave, pues a este viernes hay 23 personas en diferentes centros de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Dos de los hospitalizados están en el Centro Especializado para la Atención de Pacientes con covid-19 (Ceaco, ubicado en el Centro Nacional de Rehabilitación (Cenare), en La Uruca.

Entre los pacientes internados, además, hay 13 en condición delicada, en su mayoría gente joven, aunque no son menores de edad.

Román Macaya, jerarca de la Caja, detalló que de las personas en Unidad de Cuidado Intensivo (UCI) solo cuatro son adultos mayores, es decir, con más de 65 años.

No ha habido casos graves en menores, aunque sí un persona de un año que fue contagiada.

Nuevo síntoma: pérdida del olfato

El ministro Salas explicó este viernes que, conforme se conoce más sobre el comportamiento del covid-19, se van afinando los lineamientos para determinar qué casos deben considerarse sospechosos.

"Ayer (jueves), se incorporó en los síntomas de las personas que no presentan ni tos ni fiebre, ni dolor de garganta, ni secreción nasal, el hecho de tener pérdida o disminución importante del olfato.

“En Costa Rica, ya hemos visto un porcentaje importante de personas que no tienen otro síntoma, pero que pueden tener la pérdida del olfato. Eso lleva también a la pérdida de sentido del gusto", indicó.

Al respecto, el ministro insistió en que esta nueva pista resulta importante para identificar, sobre todo, a pacientes que no muestran los síntomas más conocidos de la enfermedad.

Comentó que la Organización Mundial de la Salud ya se ha referido a la complejidad que representan las personas que no tienen síntomas (asintomáticas) y que pueden transmitir el virus a sus familiares.

"Una persona que no tiene síntomas es poco probable que vaya a infectar a alguien en un supermercado o pulpería, pero en el núcleo más cercano, donde se comparte más; sí hay un riesgo mayor de infección.

“Por eso, estamos ya recomendando que esas personas que han tenido pérdida del olfato y del gusto usen un cubrebocas, mayoritariamente, cuando están dentro de la casa”, advirtió.

Según Salas, entre los enfermos que no muestran síntomas respiratorios, hay entre un 30% y un 50% de personas que sufren pérdida de olfato.

Por ello, también se incorporó dentro de los criterios para detectar un caso sospechoso a personas que tengan fiebre, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria y que hayan estado con algún individuo que, aunque no manifieste síntomas, hubiese salido de viaje en los últimos 14 días.

Estos cambios, alegó, les amplía la capacidad de detectar casos positivos.

Igualmente, Salas anunció la creación de una red de vigilancia con 14 unidades en todo el país que toman muestras de personas con enfermedades respiratorias.

Ellos envían una cuota por semana para conocer cuáles virus están circulando; también cuatro hospitales hacen envíos.

“La cantidad de muestras que se va a enviar por semana para la vigilancia basal, aumenta de tres a 15; es un total de 210 muestras por semana para ver cómo se está comportando la circulación. Eso es parte de la búsqueda del virus y no esperar a que se presenten los casos”, dijo.

El ministro garantizó que se hacen esfuerzos por aumentar el número de pruebas por covid-19 fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM), pero recordó que se compite con el mundo por la adquisición de tests.

Aulas seguirán vacías

Este viernes, la ministra de Educación Pública, Guiselle Cruz, confirmó que no existen las condiciones para retomar las clases presenciales en los centros educativos.

Por lo tanto, anunció la funcionaria, alumnos y docentes de primaria y secundaria no volverán luego de la Semana Santa, contrario a lo previsto en un principio.

Cruz indicó que, a partir del lunes 13 de abril, los educadores participarán en un proceso de capacitación para echar a andar un plan denominado “Aprendo en casa” y otras estrategias diseñadas para tratar de mantener el vínculo con los alumnos.

La ministra descartó que se esté considerando la idea de declarar “desierto” el curso lectivo. Sostuvo que se evaluará las situación continuamente, según avance del virus en el país.

Aseguró que para implementar las estrategias se consideran todos los escenarios: estudiantes que poseen computadora e Internet y aquellos que no tienen esas facilidades.

Para estos último, por ejemplo, el Ministerio de Educación Pública (MEP) considera enviarles material impreso junto con los alimentos de los comedores escolares.

Además, dijo, van a contar con redes de apoyo para buscar la forma de mantener a estudiantes y docentes vinculados.

“En esta situación, primero es la vida”, aseveró.

Ante consultas, la jerarca explicó que contratos de transporte, por ejemplo en caso de centros privados, deberán revisarse entre las partes, pues el MEP no tiene participación.

Vigilancia por app

Román Macaya, presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), informó de que ya 1,5 millones de personas (casi 30% de la población) tienen la aplicación del Expediente Digital Único en Salud (EDUS) para vigilar síntomas del covid-19.

“Muchos han comenzado a utilizar la herramienta para incorporar sus síntomas y eso usa algoritmos para calificar el riesgo: si es alta, mediana o baja sospecha”, dijo.

Según manifestó, 8.000 personas han enviado la información y de ellos 1.616 ya han sido calificadas como de alta sospecha.

“Cuando las personas salen como de alto riesgo puede causar angustia, entonces lo que se genera es un mensaje automático que recibe el usuario de que va a recibir una llamada de la Caja”, explicó.

Si la persona es de riesgo medio, el mensaje nada más va a decir que la Caja está monitoreando su caso.

Por su parte, el ministro Salas se refirió a la notificación de los resultados de las pruebas que realizan. Según dijo, de todos los resultados se hace un corte en la mañana y se reportan.

Aseguró que se mantiene comunicación con las aŕeas rectoras para dar seguimiento tanto a los casos sospechosos como confirmados, y a los contactos de estos últimos .

Reconoció que ha habido retrasos, no en la disponibilidad del resultado, pero sí en la comunicación a las personas.

Más pruebas

El ministro de Salud, Daniel Salas, garantizó que se realizan gestiones intensas para tener las pruebas de covid-19 que sean necesarias.

Según detalló, tenían entre 3.000 y 4.000 pruebas y ya entraron donaciones de más de 10.000, al tiempo que se hacen trámites para comprar más.

Al respecto, Román Macaya anunció que este viernes se recibió una donación de China de 10.000 pruebas de diagnóstico, más 100.000 mascarillas y vienen otras entregas al Almacén Central de la Caja.

De nuevo, Salas aclaró por qué no se utilizan en el país las llamadas pruebas rápidas.

"Hemos hecho caso de lo que nos ha dicho la OMS, que ha trabajado con un equipo especializado, para ver cuáles son las pruebas más útiles y que dan un grado de certeza de resultados confiables.

“En el momento en que OMS diga que hay una prueba rápida con un nivel de confianza, vamos a usarla”, aseveró Salas.

El número de pruebas que se hacen por día, depende de la cantidad de casos sospechosos detectados, lo que aumentará con los cambios en los lineamientos.

Además, se agregan las 210 pruebas más por semana para ver la circulación del nuevo virus en diferentes partes del país.

“Generalmente, la persona dura 6 o 7 días para tener el cuadro, en este momento hay muchas personas que podrían estar incubando o estar sin síntomas ya con el virus”, manifestó Salas.

Restricción ampliada

Este viernes, a partir de las 5 p. m., entran a regir una serie de restricciones y medidas adicionales que pretenden disminuir el riesgo de propagación del virus durante la Semana Santa.

Esas condiciones incluyen la restricción vehicular nocturna que hoy arranca a las 5 p. m. y una restricción diurna, por número de placa, que se aplicará de 5 a. m. a 5 p. m. según el último número de la placa.

A partir del miércoles, la restricción será durante las 24 horas para todos los vehículos y solo se autoriza la circulación para acudir al supermercado o farmacia a dos números de placa cada día.

Además, desde hoy a las 5 p. m. todos los comercios con patente comercial de atención al público deben cerrar sus puertas. Ese cierre sanitario rige hasta el 12 de abril a las 11:59 p. m.

Solo se mantendrán operando aquellos establecimientos que ofrezcan servicios de abastecimiento como supermercados, farmacias, pulperías, carnicerías, panaderías y otros de primera necesidad.

Las autoridades de Salud anunciaron que se refuerza el trabajo en fronteras para evitar que el movimiento de personas en esas áreas pueda generar riesgo.