Irene Vizcaíno, Patricia Recio.   11 agosto
De acuerdo con la CCSS, el Hospital Calderón Guardia es el que tiene la mayor capacidad para pacientes críticos, por los espacios en la nueva torre. Fotografía José Cordero

Una revisión de las alertas por parte de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) dio como resultado cambios para seis cantones, anunciados este martes.

Es el caso de Moravia, Vázquez de Coronado y Barva que se libran de las restricciones de la alerta naranja, al pasar a amarilla que permite un funcionamiento más normal de actividades comerciales y una restricción vehicular menos rigurosa.

Alexánder Solís, presidente ejecutivo de la CNE dijo que el cambio es producto del “gran esfuerzo de las comunidades, autoridades municipales y atención de emergencias para controlar el avance de los contagios”.

También bajan de naranja a amarilla los distritos de Varablanca de Heredia. así como Barranca, Chacarita, Corredor, Pavón, Agua Buena y Sabalito, todos de Puntarenas.

Menos beneficiosa fue la revisión para Puriscal, en San José; Belén en Heredia; y Parrita en Puntarenas, que, por el contrario, pasan de la amarilla a la naranja.

De esta forma son los 22 cantones que siguen en ese nivel de alerta, cuyas consecuencias se perciben principalmente en esta fase de cierre extendida hasta el 21 de agosto.

Estos son: San José, Escazú, Desamparados (excepto San Cristóbal y Frailes) Aserrí, Goicoechea, Santa Ana, Alajuelita, Tibás, Montes de Oca, Curridabat y Puriscal; Alajuela y Naranjo; La Unión, Heredia, Santo Domingo, San Isidro, Flores, San Pablo y Belén; Parrita y Corredores.

La mayor parte de estas comunidades están en la Gran Área Metropolitana (GAM), donde se acumulan la mayor parte de los contagios. Para este martes, San José presentó 141 nuevos casos y sumó 4.383 activos; Alajuela 30 nuevos contagios y 1.409 activos; mientras que Desamparados registró 48 y 1.210, respectivamente.

Según dijo, los cambios se dan a partir de los indicadores y la atención en servicios de salud.

“En advertencia temprana por la vigilancia sindrómica que es la vigilancia del aumento en consultas por síntomas respiratorios se incluyen 35 cantones y 75 distritos”, dijo.

En esos sitios, advirtió, se deben redoblar esfuerzos en la vigilancia, control de medidas, seguridad e higiene para evitar la propagación del virus.

La información fue divulgada este martes, cuando en el país se reportaron 636 nuevos contagios de covid-19 en Costa Rica.

De acuerdo con el ministro de Salud, Daniel Salas, de esos nuevos casos, 52 son por nexo epidemiológico, es decir, personas que conviven con positivos por covid-19, y presentan síntomas. Según Salas, de ese total, 32 son privados de libertad del CAI San José.

En hospitales hay 383 personas a causa de la covid-19, de ellas, 85 están en condición crítica; tienen edades de 32 a 87 años.

Para este 11 de agosto, se registraron 11 fallecimientos asociados a la enfermedad. Son siete hombres y cuatro mujeres, con edades de 54 a 91 años. Así, los decesos llegan a 255.

Reclamos por restricción

Los cambios en alertas se dan en el segundo día de la fase de cierre que va del 10 al 21 de agosto, cuando son mayores las restricciones en los cantones en alerta naranja.

Ante consultas por reclamos de sectores como los restaurantes, Solís explicó que no es posible medir las actividades como en una “condición normal” cuando se está en pandemia, al tiempo en que insistió en que el país nunca ha tenido un cierre total.

El reclamo es porque aunque hay más establecimientos abiertos, la restricción vehicular impide a los clientes movilizarse.

“Siempre hemos tenido una lista de excepciones y una posibilidad de movernos y esta fase está modelada, mencionamos los modelos y parámetros que se corrieron y cómo se relaciona con la capacidad de respuesta del sistema de salud, en esa línea, considerando que hoy es martes, estamos previendo evaluación permanente de este modelo y también en la conversación permanente que tenemos con cámaras y empresarios, hemos visto como los empresarios han manifestado un elemento positivo”, añadió.

Ver más!

El jerarca de la CNE explicó en que el problema no es la circulación del vehículo, sino que las personas van de un sitio a otro y pueden transmitir el virus. Recordó, por ejemplo, el llamado “auto té de canastilla” en Pavas, que originó un brote en ese distrito josefino.

Aseguró que se analiza cada día, y se revisan los escenarios de restricción para evaluar cambios.

En relación con el movimiento de pasajeros de autobús, dijo que el lunes, primer día de la fase de cierre, fue necesaria la intervención del Consejo de Transporte Público (CTP) por aglomeraciones durante un pico de 15 minutos. No obstante, según él, durante las horas siguientes, hubo normalidad en las paradas.

Insistió en que la razón de la restricción de vehiculos es evitar el traslado innecesario de un cantón a otro, y para quienes deben hacerlo se crearon las excepciones, además de la carta de autorización.

Dijo que trabajan con el CTP para determinar si se está dando el problema de exceso de pasajeros en buses, porque son trabajadores que no pueden moverse en su carro.

Ver más!

“Podríamos encontrar que a la gente no le ha llegado la información, y mantenemos monitoreo con CTP, también se corren semanalmente y se está pidiendo entre semana nuevas simulaciones y comportamiento de la medida”, explicó.

Advirtió, además, que el mismo Consejo le indicó a las empresas de transporte público que no pueden operar a menos del 40% de su capacidad.

“En esta fase de cierre no estamos cerrando actividades como sí ocurrió a mediados de julio y más bien, el sábado, a partir de las nuevas corridas de los modelos, se autorizó la apertura de varias actividades comerciales”, defendió.

Ver más!