Salud

Mujer vivió espera ‘de pesadilla’ tras acudir a control de covid-19 en Hospital de Upala

Enferma, con hambre y ‘sin una peseta en la bolsa', esperó en silla a que amaneciera y le asignaran transporte pues hospital se queda sin ambulancia a partir de las 4 p. m.; centro médico asegura que se le dio la mejor atención posible

Faltaban pocos minutos para las 7 a. m. de este miércoles cuando Cosmita Salguera Angulo, de 52 años, cumplía casi 20 horas de espera para que alguna ambulancia del Hospital de Upala la llevara de vuelta a su casa, en San Ramón, un pueblo ubicado a unos diez kilómetros del centro de ese cantón alajuelense.

Llegó al hospital al mediodía del martes para cumplir con una revisión médica producto de las órdenes sanitarias que tiene su familia, con casos confirmados de covid-19. La trasladaron en ambulancia, pero tras la revisión médica no encontró a nadie que ahí le resolviera su regreso a casa.

La situación no era sencilla. Estaba enferma, con un ataque de asma en desarrollo, y según contó a La Nación, “sin una peseta en la bolsa” para pagar un taxi o subirse a un bus. Tampoco estaba en condiciones de caminar la distancia que la separaba de su hogar.

“No quería exponer a otras personas”, comentó. Aunque ninguna de las dos pruebas que le han hecho han resultado positivas por covid-19, tiene una orden sanitaria por nexo epidemiológico, pues vive con dos personas cuya infección sí se confirmó por laboratorio.

Norma, como mejor la conocen, informó al servicio de transportes del hospital de que no tenía cómo regresar a su casa. La única respuesta que recibió de la encargada del turno nocturno fue: “El horario aquí es de 7 a. m. a 4 p. m. Tiene que ver cómo se las arregla".

Sin plata en la cartera, sintiéndose mal, y sin familia que la pudiera recoger porque están aislados en la casa, no le quedó más remedio que pasar toda la noche sentada en una silla en el área donde atienden a pacientes sospechosos o infectados con covid-19. Recibió dos galletas, un jugo y un banano de cena, y en horas de la mañana le dieron desayuno con queso, café y gallopinto.

Una funcionaria del hospital, que ella no pudo identificar, se le aproximó a preguntarle qué estaba haciendo ahí. Al contarle su historia, la señora le consiguió un taxi, se lo pagó y fue así como regresó a su hogar, pues la ambulancia nunca llegó.

La Nación consultó a las autoridades médicas de ese hospital periférico sobre el manejo de este caso.

Alejandra Delgado Cascante, directora interina del hospital, confirmó que el centro se queda sin servicio de ambulancias a partir de las 4 p. m. Sin embargo, si hay pacientes para trasladar, coordinan con la Cruz Roja local para ese transporte.

Este martes, sin embargo, la sede de la benemérita en Upala les dijo que solo tenían un vehículo disponible y que estaba asignado a otras tareas.

No es usual, dijo Delgado, que se presenten situaciones como la de Salguera.

La información que tienen sobre esta paciente, explicó la médica, es que se tomó la decisión de valorarla presencialmente pues en el seguimiento telefónico que se da a los casos de aislamiento domiciliar, la señora reportó sentirse mal.

Según indicó Delgado, Salguera ya tenía una prueba PCR negativa por covid, pero a pesar de eso, reporta síntomas, como tos. Cuando llega al hospital, en la revisión se detecta que está en buen estado general, se le envían medicamentos para tratar las molestias y se le indica que puede volver a su casa.

La directora interina aseguró que se coordinó a lo interno para darle cena, desayuno y programar el traslado en la mañana, pero que la paciente salió por sus propios medios, en taxi, por razones que aseguró desconocer.

Por medio de la oficina de prensa de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el hospital rechazó “categóricamente” los fallos denunciados por Salguero Angulo.

Por eso, aseguró la Caja, se coordinó traslado en ambulancia al centro médico y la atención respectiva, que se dio en cuestión de dos horas.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.