Ángela Ávalos.   29 mayo

La posibilidad de que alguno de los contactos del niño que murió el lunes por una infección bacteriana desarrolle el mismo cuadro es ínfima.

Lo aclara la directora del Hospital de Niños y pediatra inmunóloga, Olga Arguedas Arguedas, quien además sostiene que la bacteria Estreptococo pyogenes es un germen común.

Calificó la muerte del menor de nueve años por una infección fulminante como “excepcional” e hizo un llamado a la calma.

El deceso del menor, vecino de San Francisco de Dos Ríos, San José, ocurrió la noche del lunes, en la Unidad de Cuidados Intensivos adonde había ingresado unas horas antes.

Sufrió una complicación llamada púrpura fulminante como resultado de la infección con el Estreptococo pyogenes.

Las siguientes son las respuestas de Arguedas a varias consultas que se le enviaron sobre este caso:

– Los papás cuyos hijos estuvieron en contacto con este menor, pueden pensar en este momento: ‘¿mi hijo será el siguiente?’ ¿Qué mensaje le envía a estas personas?

– Creo que deben estar tranquilos, pues este fue un caso excepcional, y si los contactos son niños sanos lo único que requieren son los cuidados médicos de rutina que se aplican a cualquier menor. Se recomienda consultar con el médico tratante solo en aquellos niños con diagnóstico ya establecido de algún defecto en el sistema de defensas, o que están recibiendo quimioterapia o toman tratamiento con esteroides orales o medicamentos inmunosupresores en forma permanente.

– El niño participó el domingo previo a su fallecimiento en un convivio familiar. En esas condiciones, ¿se pudo contagiar alguna otra persona?

– Es importante tener presente que aun cuando hubiese existido contagio, la probabilidad de que alguno de los contactos tenga una evolución similar a la del niño fallecido es ínfima.

“Existe una pequeña posibilidad de contagio solo en el caso de que compartieran alimentos con la misma cuchara, tomaran del mismo recipiente, o no se hubiese tenido un adecuado lavado de manos ante contacto con moco. La bacteria Estreptococo pyogenes es un germen común, que se transmite por vía respiratoria a través de gotitas de saliva”.

– ¿Cuál mensaje envía a maestros, compañeros de escuela, familiares y amigos del niño que falleció por la infección con la bacteria Estreptococo pyogenes?

– Mi primer deseo es hacerles llegar un solidario abrazo por la pérdida de un compañero de clases, alumno, y miembro muy querido de una familia. El segundo es que la pérdidas súbitas e inesperadas de personas tan jóvenes como esta, son muy difíciles y es conveniente buscar el apoyo de grupos de duelo, o profesionales en Psicología o Cuidado Paliativo que les puedan asistir. Nuestra Unidad de Cuidado Paliativo tiene un grupo de apoyo para padres que han perdido niños, el cual ponemos a disposición de los papás del menor.

– ¿Tiene algún sentido alarmarse o tomar medidas extremas por este caso?

– No hay que alarmarse. Recordemos que esta es una evolución muy inusual de una infección por un germen común. Además, hay que tener presente que muchas personas son portadoras asintomáticas del Estreptococo pyogenes, es decir, la bacteria solo vive en su nariz o glándulas faríngeas sin producir enfermedad.

"Las infecciones que produce el Estreptoco pyogenes cuando causan síntomas incluyen una amplia variedad de manifestaciones que van desde una simple faringoamigdalitis hasta otras entidades como la fiebre escarlatina, las piodermitis (granos en la piel), la fiebre reumática y algunos procesos inflamatorios de los riñones llamados glomerulonefritis.

“El tipo de infección que desarrolló este niño se llama púrpura fulminante, y es una forma rarísima de manifestación de una infección por Estreptococo pyogenes”.

– ¿Por qué un niño sano, sin evidencia de enfermedades de fondo, con atención oportuna de sus padres, contrae una bacteria como esta y muere en cuestión de pocas horas?

– La patogénesis, es decir el porqué se produce esta entidad fatal llamada púrpura fulminante en niños supuestamente sanos, es desconocida a la fecha. Algunos casos reportados en la literatura científica, la atribuyen a cepas muy poderosas de la bacteria. También se ha especulado que los casos fatales pueden darse en personas con defectos específicos del sistema de defensas, que no han sido diagnosticados de previo a la ocurrencia de la infección fatal.

– ¿Cuán frecuente es la presencia de ese microorganismo entre la población?

– Está presente en la nasofaringe en un 15% a 20 % de los niños escolares sin producir ninguna enfermedad; a estas personas se les denomina portadores asintomáticos. No requieren ningún tratamiento.

– ¿En dónde se encuentra y cómo se contagia?

– El germen se aloja usualmente en la nasofaringe (nariz y amígdalas) y se contagia por vía respiratoria.

– ¿Es muy contagioso?

– Su contagiosidad es moderada, no es alta.

"Hay que ser solidarios con todos los afectados por el dolor de esta pérdida. Hay muchas situaciones de salud que escapan de nuestro control, y este fue un ejemplo", manifestó Arguedas. Foto: Rafael Pacheco

– ¿Cómo sé si tengo Estreptococo pyogenes?

– No se necesita saber si se tiene, si no hay síntomas. En las personas que tienen síntomas se puede hacer un cultivo de la faringe para buscar el germen, o de la zona afectada en caso de que esta sea otra diferente a la garganta como por ejemplo la piel o el oído.

– ¿Cuáles lecciones deja este caso para padres, maestros, compañeros y médicos?

– La vida humana es frágil y vulnerable, este niño recibió los cuidados óptimos y oportunos tanto de sus padres como de los profesionales en salud que lo atendieron. Ahora hay que ser solidarios con todos los afectados por el dolor de esta pérdida. Hay muchas situaciones de salud que escapan de nuestro control, y este fue un ejemplo.

“Sin embargo, en la mayoría de las enfermedades hay medidas preventivas como la higiene, las vacunas, la adecuada nutrición, el uso correcto de medicamentos, y las medidas de seguridad que sí son nuestra responsabilidad aprender y practicar”.

– ¿Cuáles son las medidas básicas de prevención para este y otros microorganismos?

– Es importante destacar que a la fecha ni hay una vacuna disponible para Estreptococo pyogenes ni está indicado el tratamiento preventivo con ningún medicamento. Las infecciones ya instauradas se tratan con antibióticos que deben ser prescritos por un médico.

Esta, como todas las infecciones respiratorias, pueden ser prevenidas con medidas muy sencillas y efectivas que deben ser incorporadas en nuestra rutina de vida, como las siguientes:

- Lavarse las manos siempre al llegar a casa, antes de comer, luego de ir al baño, antes de manipular alimentos, luego de tener contacto con personas enfermas.

- Evitar el contacto de niños con personas enfermas, particularmente si tienen síntomas respiratorios como tos y mocos.

- Cuando los padres o hermanos tienen síntomas respiratorios deben ser entrenados en el lavado de manos y protocolo de estornudo.

- Los niños escolares que tienen fiebre o ataque importante al estado general, o brotes de aparición súbita no deben ir a la escuela y deben buscar atención médica.

- Las personas, ya sean niños o adultos, no deben compartir nunca cucharas ni bebidas tomadas del mismo recipiente.