Ángela Ávalos.   8 julio
El equipo de protección personal incluye mascarillas, caretas, batas, guantes y botas, entre otros. En la foto, el operativo de toma masiva de muestras para detectar covid-19 en Alajuelita. La médica María Fernanda Ulate fue una de las encargadas de realizar las pruebas. Foto: Rafael Pacheco

El ministro de Salud, Daniel Salas, pidió cuentas al presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, sobre la calidad de un tipo de mascarillas usado por personal de hospitales en la atención del covid-19.

La solicitud fue enviada el 23 de junio con base en un planteamiento hecho por la Asociación Nacional de Profesionales en Enfermería (ANPE), que demanda se certifique el registro de mascarillas KN95, fabricadas en China, de la marca Disen.

Tras consulta de La Nación, el gerente de Logística de la CCSS, Luis Porras, informó de que esa marca no forma parte del inventario actual de la institución; lo cual verificaron tras revisar la totalidad de las existencias en el Área de Almacenamiento y Distribución.

De acuerdo con el oficio MS-DM-4848-2020, recibido en la presidencia ejecutiva de la Caja hasta este 7 de julio, ANPE asegura que se desconoce si ese producto es donado o comprado. Lo describen como mascarilla KN95.

Además, según afirma el sindicato, las mascarillas traen una leyenda que dice ‘Non medical’, que no la recomienda para su uso médico.

“Ante lo expuesto por ANPE sobre la distribución de este producto y la posibilidad de riesgo a la salud del personal, solicito informar a este despacho sobre lo alegado”, solicita Salas.

La preocupación del sindicato, según el oficio de Salas, es porque hasta ahora se desconoce si estos insumos cuentan con la certificación necesaria sobre su eficacia para filtrar partículas.

También quiere saber si un laboratorio acreditado certificó, a su vez, su utilización en servicios hospitalarios para el manejo de pacientes covid-19 positivos.

En su solicitud al despacho ministerial, ANPE asegura que en estas otras mascarillas, a diferencia de las conocidas como N95, el respirador no se ajusta herméticamente a la cara, aspecto básico para garantizar el filtrado de partículas.

El oficio ministerial, informó la CCSS, fue remitido a las instancias técnicas encargadas de verificar la calidad, el abastecimiento, almacenamiento y distribución de los insumos que hasta la fecha son adquiridos y distribuidos por parte de la Gerencia de Logística.

“Es importante informar de que los bienes que ingresan a través de la Gerencia de Logística de forma ordinaria y en el marco de la emergencia, sea por la vía de compra o donación, son muestreados (sic) y revisados de tal forma que su aceptación depende del apego a las condiciones, especificaciones y requerimientos establecidos previamente por los equipos técnicos de la institución.

“Ante el planteamiento de la ANPE, presentado a través de un recurso de amparo, esta Presidencia ha solicitado la revisión por parte de las instancias involucradas en el proceso para determinar lo señalado por los interesados y remitir informe a la Sala Constitucional conforme corresponde, sin detrimento de la respuesta que deberá brindarse al doctor Salas, habidas cuentas de la consulta arriba indicada”, informó la CCSS por medio de su oficina de prensa.

El gerente de Logística de la CCSS confirma que bajo su responsabilidad está todo lo relacionado con la adquisición, almacenamiento, control de calidad y distribución a usuarios finales de este equipo de protección personal.

Las ofertas, dijo Porras, se evalúan rigurosamente desde lo técnico, financiero, administrativo y legal: “Con respecto a las especificaciones de calidad de todos los insumos que son recibidos por donación previamente revisado y aprobado por el equipo intergerencial establecido para este fin o adquiridos por compra, la institución hace inspecciones de calidad y revisión física del producto con pruebas de ajuste facial, resistencia mecánica y permeabilidad (en el caso de los respiradores y mascarillas).

“De igual forma, como en cualquier sistema de abastecimiento, tenemos mecanismos de realimentación de incidentes no solo para faltantes de producto, sino también para hallazgos en la calidad y funcionalidad de los productos distribuidos”, agregó el gerente.

A finales de abril, la CCSS recibió una donación china de 5 toneladas en materiales, como batas de protección descartables, respiradores N95, mascarillas quirúrgicas, guantes desechables y botas de seguridad para proteger al personal médico.

Todos esos insumos pasaron por controles de calidad, en los laboratorios que la institución tiene dedicados a esto.

Reiteradamente, diferentes organizaciones de trabajadores han demandado a la institución garantizar la cantidad y calidad de equipos de protección personal (EPP), para hacer frente a la creciente demanda de atención, producto de la pandemia.

* Información actualizada a las 7:22 p. m. con declaraciones del gerente de Logística de la CCSS