Ángela Ávalos. 20 abril

La decisión adoptada por la Caja de cambiar el modelo de adquisición de audífonos para personas con problemas auditivos desencadenó una fuerte pugna con el Colegio de Terapeutas de Costa Rica (CTCR), donde aseguran que este cambio, lejos de favorecer, impactará negativamente a esta población.

En el 2018, la CCSS financió unas 15.000 prótesis mediante la figura del subsidio económico, cuyo límite era de aproximadamente ¢232.000 por oído.

Esto le permitía al paciente escoger el audífono y el consultorio privado donde recibir la atención. Según los terapeutas, esto ha funcionado durante 30 años.

Pero el modelo cambió. La Caja anunció recientemente una compra pública consolidada, para la cual ya preseleccionó a nueve empresas.

La licitación se cerró el miércoles 10 de abril, y ahora está en proceso de análisis de las ofertas. Es la primera licitación que se realiza en el Sistema de Compras Públicas (Sicop).

Adriana Chaves Díaz, gerente de Logística de la CCSS, explicó que se consideraron siete tipos de audífonos, para satisfacer las necesidades de toda la población, desde los niños hasta los adultos mayores.

En el boletín de la CCSS no se cita el monto total de la licitación, pero se sabe que las ofertas incluyen aparatos que van de $143 a $5.000 cada uno.

Según la CCSS, el cambio de modelo le permitirá adquirir el audífono y ejercer, al mismo tiempo, control de la calidad del aparato que recibe el paciente.

"En el cartel de licitación se solicita a las empresas proveedoras que entreguen la última tecnología disponible en el mercado.

“Otra de las diferencias es que en adelante los reclamos sobre las fallas no serán responsabilidad del paciente, sino de la CCSS”, informó la entidad.

Otros afectados

En cambio, en un comunicado de prensa, el Colegio de Terapeutas denunció que todo este proceso se realizó con base en un estudio lleno de inconsistencias.

“Creemos que esta medida no cuenta con un análisis y un estudio a profundidad con relación a las necesidades de la población con problemas de audición”, dijo Fernando Aguilar, representante de los Audiólogos en la Junta Directiva de ese Colegio.

Se oponen, principalmente, a que la CCSS se basara solo en nueve proveedores para hacer el plan de compra, cuando en el país hay 45 consultorios de prótesis auditivas.

También se preguntan cómo se realizará el control si la CCSS solo cuenta con 30 audiólogos, y qué pasará con los largos plazos de espera de la actualidad, que rondan entre el año y los tres años en Otorrinolaringología y Audiología.

“En este punto tampoco describen cómo van a implementar y suplir estas necesidades: Desde el Colegio, creemos que la Caja debe hacerlo a través del método y profesionales idóneos de los cuales se ha demostrado por más de 30 años que es el indicado, con base a la satisfacción del usuario” explicó Aguilar.

Mario Ruiz Cubillo, gerente médico de la CCSS, asegura que todas estas iniciativas buscan mejorar la calidad de la atención que recibe la población usuaria.

La Caja, dijo, es la que asume la responsabilidad de que los dispositivos que emplea el paciente sean de calidad y el que necesitan, según su condición médica.