Ángela Ávalos.   30 octubre, 2017
El IVM tiene 238.000 jubilados y se financia con la cotización de 1,4 millones de trabajadores, 82.000 patronos y el Estado. | ARCHIVO

La mesa de diálogo que discute la reforma al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) finalizó este lunes con propuestas importantes como mantener la edad de retiro en 65 años y las cuotas para pensionarse en 300.

Los representantes de los tres sectores (Estado, trabajadores y patronos) también acordaron mantener la tasa de reemplazo que reciben los trabajadores para pensionarse, la cual es de alrededor del 60% del promedio salarial de los últimos 20 años laborados.

El detalle de las otras propuestas será revelado el 6 de noviembre, cuando los miembros del foro presenten el documento que debe ser ratificado.

"El conjunto de medidas consensuadas son factibles y positivas y tendrán el efecto de extender el IVM al menos 20 años, probablemente más. Lo importante es que vamos a tener IVM por lo menos por dos décadas, que es lo más importante", manifestó Alfredo Hasbum, ministro de Trabajo quien participa en representación del Gobierno.

Hasbum dijo que los otros sectores querían regulación de la Superintendencia de Pensiones (Supén) y del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif). No obstante, al final se decidió reactivar un comité de vigilancia de la CCSS con participación laboral, patronal y estatal.

También Marta Rodríguez, representante de los trabajadores, mostró satisfacción por los acuerdos pues no se ajustaría la edad ni se rebajaría el monto de las pensiones.

"Puede tener tranquilidad la clase trabajadora y la sociedad costarricense de que hemos hecho un esfuerzo para garantizar sostenibilidad sin tener que afectar a los sectores más vulnerables que son los pensionados", dijo.

Luis Mesalles, voz de los patronos en el foro de diálogo, explicó que se buscaron parámetros que se modificarían de manera "muy leve"; también se revisaron rendimientos de las inversiones y se hicierion propuestas que le puedan generar recursos frescos al IVM, que vengan de otras fuentes.

Las medidas acordadas en consenso serán llevadas a la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), que finalmente, tomará la decisión de aplicar o no la propuesta.

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones de la CCSS, recordó que los escenarios planteados por el estudio actuarial de la Universidad de Costa Rica (UCR) pretendían darle sostenibilidad al régimen por 100 años. Sugerían aumento de la edad de pensión hasta los 70 años, en algunos casos.

Es cambio, añadió, estas otras medidas van dirigidas a una sostenibilidad más en el tiempo, es decir, se están tomando decisiones para 20 años y cada cinco años se tendrían que revisar para tomar otras.

La posición de la mesa fue no aplicar todas las recomendaciones de la UCR al mismo tiempo, sino de manera progresiva. Esa es una vía que tendrá que ser valorada por la Junta Directiva de la Caja.