Ángela Ávalos. 1 julio

Al menos, siete médicos estudiantes de la especialidad de Ortopedia no podrán hacer sus prácticas en el Hospital Nacional de Niños mientras avanza una investigación por supuestos mensajes de contenido sexual sobre pacientes de este centro de salud.

Los profesionales forman parte de un grupo que, dentro de su formación de posgrado, debe rotar en diferentes hospitales, entre ellos, el Nacional de Niños.

Los únicos dos que permanecían hasta ahora ahí, fueron notificados sobre la medida y ya no pueden volver hasta tanto no finalice la investigación, informó este lunes el director interino del centro médico, Carlos Jiménez.

En el Hospital de Niños ya no queda ni uno solo de los médicos residentes en Ortopedia haciendo rotación. La medida cautelar decidida mientras finaliza la investigación en su contra, determinó que no pueden hacer su práctica ahí hasta que no se aclaren los hechos. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal
En el Hospital de Niños ya no queda ni uno solo de los médicos residentes en Ortopedia haciendo rotación. La medida cautelar decidida mientras finaliza la investigación en su contra, determinó que no pueden hacer su práctica ahí hasta que no se aclaren los hechos. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal

Esta es la medida cautelar que se decidió hace una semana, luego de que trascendiera que, aparentemente, en un chat de este grupo de médicos se intercambiaron mensajes con contenido sexual sobre pacientes del Nacional de Niños.

La decisión se tomó durante una reunión de alto nivel convocada por el Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss), en la que participaron autoridades del Hospital Nacional de Niños y de la Universidad de Costa Rica (UCR).

No se había hecho pública hasta ahora porque estaban notificando a los médicos involucrados en la situación.

El hecho desencadenó tres procesos investigativos: el hospital y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) abrieron una investigación administrativa preliminar, que está en curso.

También el Sistema de Estudios de Posgrado (SEP), de la Universidad de Costa Rica (UCR), abrió un proceso contra el grupo, pues son estudiantes de esa casa de enseñanza.

Por aparte, el Colegio de Médicos y Cirujanos anunció otra pesquisa sobre el mismo asunto.

Los profesionales involucrados tienen una doble condición: son médicos y trabajan para la Caja, pero también son estudiantes del SEP de la UCR.

El decano del SEP, Álvaro Morales Ramírez, prometió tener en un mes los resultados de la investigación en la UCR. Los alumnos se arriesgan a ser suspendidos varios años si se comprueba su participación en esa seguidilla de mensajes.

“Reafirmamos nuestra preocupación por los hechos denunciados. Ambas instituciones ya iniciamos el proceso para la investigación preliminar que en estos casos debemos realizar, y estamos evaluando lo que podrían ser medidas cautelares, dado que mientras dure el proceso de investigación no es conveniente que las personas involucradas estén en los espacios donde se denuncian los hechos”, dijo el decano la semana pasada, en referencia al Hospital de Niños, en donde rotaron estos residentes.

En su momento, la directora médica del Nacional de Niños, Olga Arguedas Arguedas, manifestó su indignación ante el supuesto hecho.

“Este asunto, de ser cierto, nos produce profunda indignación e ira. Quiero enfatizar esto: si yo hubiera estado enterada, hubiera procedido a tomar las acciones del caso inmediatamente porque, de ser cierto, es intolerable”, manifestó Arguedas apenas el caso se hizo público.