Ángela Ávalos.   8 agosto
Ver más!

Más de 42.900 citas se dejaron de dar y al menos 1.000 pacientes quedaron sin operar en los hospitales de la Caja durante los primeros tres días de huelga.

El último informe de la Gerencia Médica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), brindado a las 10:15 a. m. de este jueves, da cuenta además, de 20.804 procedimientos y exámenes que los asegurados dejaron de recibir debido a la protesta, a los que se suman más de 3.000 en las Áreas de Salud.

Según el gerente médico de la institución, Mario Ruiz Cubillo, solo en cirugías ambulatorias se dejaron de operar a 601 pacientes, y de las electivas 479 más.

"En estos tres días de huelga, se han perdido 42.943 consultas a nivel nacional. Esto equivale a que no se han realizado un 38% de las citas. Pero desde otro punto de vista, se ha podido hacer un 62% de las citas programadas.

“Ayer (martes), 11.283 colaboradores de la Caja, un 20% de los 57.319 de la institución. De estos, Enfermería y Servicios de Apoyo equivalen a 6.363 personas, y profesionales en Ciencias Médicas 2.600. Administrativos son 678 y de servicios generales 1.634”, puntualizó el gerente.

Ruiz volvió a hacer un llamado al diálogo y a la cordura.

“Una huelga es preocupante, sobre todo en un sistema de salud como el nuestro. Esta huelga, va a tener un impacto en las listas de espera y la atención de muchos pacientes. La reprogramación va a ser complicada”, reconoció el gerente médico.

Estos primeros tres días de huelga han consumido ¢560 millones de los ¢37.000 millones dispuestos en un fondo de emergencia, informó el gerente general, Roberto Cervantes Barrantes.

Este movimiento de protesta contra el cambio en el pago de sobresueldos se inició el 5 de agosto. Aunque estaba previsto que solo se prolongaría un día más, el autodenominado Frente Sindical para la Defensa de la CCSS decidió extenderla, al menos, hasta el sábado, a las 6 a. m.. No descartan continuar la próxima semana.

Ver más!

Para la eventual deposición del movimiento, que amenaza con volverse indefinido, los huelguistas exigen que el Gobierno respete el acuerdo firmado con las autoridades de la Caja, el 20 de febrero.

Ese acuerdo, entre otras cosas, implicaba desaplicar la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, específicamente, en las modificaciones al cálculo de incentivos.

Este les garantizaba el pago de anualidades y otros sobresueldos según las condiciones que regían antes de la entrada en vigencia de esa normativa, conocida como reforma fiscal, que rige desde el 4 de diciembre.

La institución ya giró una invitación formal a los sindicatos para que acudan a la sesión de Junta Directiva de este jueves, con el fin de que expongan sus razones para esta huelga.