Salud

‘La fiesta puede esperar’, dice la CCSS ante aumento de eventos masivos

Campaña de redes sociales pretende concientizar sobre peligro de estas actividades para la salud pública

Una fotografía de dos brazos con brazaletes de fiesta junto a una desgarradora imagen de otro brazo con una vía intravenosa fueron los elementos que utilizó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para su nueva campaña de redes sociales contra las fiestas masivas.

“Este brazalete (el de la fiesta) puede terminar en este (el de hospital). La fiesta puede esperar”, dice el texto del diseño publicado este lunes en las páginas de Instagram y Facebook de la institución.

El subdirector de Comunicación de la CCSS, César Blanco, dijo a La Nación que la campaña fue su idea y que está dirigida, principalmente, a la población joven del país.

“Yo creo que una imagen vale más que mil palabras y, precisamente, tal vez todos hemos estado en esa fiesta donde hay un brazalete de colores o neón. No es la única fiesta que existe, pero yo creo que era una forma mucho más visual de identificarlo y hay una analogía del brazalete de hospital que puede ser muy poderosa.

“Hay una población joven que efectivamente siente lejano este virus porque no se ha visto afectada, tal vez, o porque le han vendido que el joven no se ve afectado y esa no es la realidad”, aseveró Blanco.

El comunicador afirmó que desde hace días venían pensando cómo abordar este tema, ya que necesitan que las personas reaccionen y se sientan identificadas con la grave situación.

Según Blanco, con la imagen esperan que aquellos jóvenes que han asistido a fiestas o han sido invitados a participar de una, reconsideren su decisión y actúen de una forma más consciente, tanto por ellos como por sus familiares.

“Hoy tenemos (internados) jóvenes en todos nuestros hospitales, incluso el de 19 años, que está en el Ceaco ahorita, en una UCI, tras ser trasladado en condición muy grave”, destacó Blanco.

El encargado de prensa de la CCSS comenta que desde hace muchos años tratan de que sus redes sociales sean más cercanas, verdaderas y humanas.

“Nosotros siempre hemos tratado de ser muy empáticos en nuestras redes, muy diferentes de una comunicación tan rígida como puede ser la institucional”, mencionó Blanco.

La CCSS no es la única preocupada por estos eventos masivos.

Desde hace dos semanas, la Policía Municipal de San José confirmó a La Nación el aumento de denuncias por fiestas clandestinas en la capital.

Luego de esto, distintas autoridades se han mostrado inquietas con el tema, incluso el sector empresarial.

Por ejemplo, el lema de la nueva campaña de la Cámara de Comercio de Costa Rica es “Mala idea” y trata de concientizar a los usuarios sobre el cumplimiento de medidas preventivas, la eliminación de fiestas clandestinas y el seguimiento de protocolos por parte sus afiliados.

La iniciativa también la suscriben la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), la Asociación de Productores e Importadores de Bebidas Alcohólicas de Costa Rica (Apibaco), la Cámara Costarricense-Norteamericana de Comercio de Costa Rica (AmCham) y la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore).

Otro que ha levantado la voz ha sido el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Alexánder Solís, quien tajantemente señala que “no es momento de hacer fiestas”.

“Es momento de quedarnos en casa, de salir solo para lo necesario, de usar el exprés si queremos una cena, compartir con nuestra burbuja; no es momento de hacer fiestas, es un momento muy crítico, no solo los que se contagian de covid están en riesgo, también las personas con enfermedades crónicas, los que sufran un accidente de tránsito; todos estamos expuestos a sufrir un accidente o una enfermedad que nos obligue a ir un centro hospitalario”, afirmó Solís este martes en conferencia de prensa.

A este llamado de evitar las fiestas también se une el viceministro de Seguridad Pública, Eduardo Solano, quien pide a la población asumir la responsabilidad individual y tener solidaridad.

“Convocar o asistir a una fiesta, en estos momentos dramáticos para el país, es mostrarse indiferente ante la saturación del sistema médico y ser poco empático con la preocupación de las familias cuyo rezo se eleva por la recuperación de un ser querido.

“Ninguna persona ni familia está exenta de llegar a necesitar una cama en alguna unidad de cuidados intensivos”, manifestó el jerarca en un artículo de opinión publicado en este medio.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.