Por: Ángela Ávalos 13 octubre, 2017
Cuando abrió la Clínica Carlos Durán, hace 51 años, la población que atendía eran 30.000 habitantes. Hoy, la demanda ronda las 200.000 personas. Esta comunidad está pidiendo a la CCSS devolver un edificio que les quitó, con el fin de trasladar ahí los Ebáis y dar más espacio a servicios como el de Emergencias y Farmacia, que son áreas totalmente hacinadas. La Carlos Durán es una de las clínicas metropolitanas. Está ubicada en barrio Vasconia, en San José.
Cuando abrió la Clínica Carlos Durán, hace 51 años, la población que atendía eran 30.000 habitantes. Hoy, la demanda ronda las 200.000 personas. Esta comunidad está pidiendo a la CCSS devolver un edificio que les quitó, con el fin de trasladar ahí los Ebáis y dar más espacio a servicios como el de Emergencias y Farmacia, que son áreas totalmente hacinadas. La Carlos Durán es una de las clínicas metropolitanas. Está ubicada en barrio Vasconia, en San José.

El presidente ejecutivo de la CCSS, Fernando Llorca Castro, tendrá un mes más para presentar a la Junta Directiva los candidatos al puesto de gerente general de esa institución.

La ampliación del plazo fue acordada por la Junta Directiva este jueves, confirmó Llorca. El plazo inicial originalmente vencía este viernes 13 de octubre.

"Se amplió el plazo para plantear la terna de candidatos justificado por el periodo de análisis del producto del Cicap, que se identificó como una necesidad", explicó Llorca.

El jerarca se refiere al documento contratado al Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública (CICAP), de la Universidad de Costa Rica, con una propuesta de reestructuración del nivel central de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La propuesta incluye resucitar la figura de gerente general, quien tendría la responsabilidad de lograr una mayor articulación y cohesión entre las gerencias de la institución.

El perfil profesional ya está listo. Con base en ese documento, Llorca presentará la terna.

Actualmente, la CCSS tiene seis gerencias: Médica, Financiera, Administrativa, de Pensiones, de Infraestructura y Tecnología y de Logística.

Este proceso de reestructuración del nivel central se inició en el 2015, con el propósito de hacer más eficiente a la institución en todos sus procesos.

Institución compleja

La CCSS maneja un presupuesto anual que, según el plan aprobado por la Junta Directiva para el 2018, será de ¢3,7 billones.

Es una de las instituciones públicas más complejas, que da 15 millones de consultas anuales, realiza casi 200.000 operaciones al año y atiende casi todos los 70.000 partos que se producen en el país.

Las autoridades institucionales pretenden dar fluidez a los servicios; especialmente a la atención directa a las personas, pues todos los hospitales y centros de salud enfrentan listas de espera importantes.

Renato Alvarado Rivera, representante patronal en la Directiva de la Caja y uno de los miembros de la comisión que ha seguido este plan de reestructuración, defendió en julio anterior la necesidad de realizar la reestructuración con base en criterios técnicos.

"Lo que hemos estado tratando de hacer es arrancar un proceso más científico, basado en criterios técnicos del Cicap, que tiene alta información sobre el tema para esbozar una estructura administrativa distinta, para hacer más eficiente la prestación de los servicios", dijo Alvarado en ese momento.

Este director aseguró haber sido testigo de intentos infructuosos de reestructuración en los últimos 15 años, lo cual se ha dificultado ante el tamaño del aparato administrativo "que solo llena papeles".

La CCSS maneja un presupuesto anual de ¢3,7 billones; da 15 millones de consultas anuales, realiza casi 200.000 operaciones al año y atiende casi todos los 70.000 partos que se producen en el país.

El nivel central de la CCSS, según ha dicho esa institución, está compuesto por unos 3.500 funcionarios, de los 52.000 que tiene.

Incluye no solo a los empleados de las oficinas centrales, ubicadas sobre la avenida segunda, en San José; también están quienes trabajan en labores administrativas de áreas como el Laboratorio de Citologías y el Banco de Sangre.

En los últimos meses, según ha reconocido el actual jerarca de la institución, han surgido muchas dudas y críticas al proceso de reestructuración.

Una de las más importantes provino de la Gerencia Médica y de varias direcciones adscritas a ella.

En una carta fechada el 17 de julio, siete directores y la gerenta médica de la Caja, María Eugenia Villalta, exigieron a la Junta Directiva más claridad, información y participación en el proceso.

Por eso, en las últimas semanas se han estado dando audiencias a gerentes, directores y funcionarios de sucursales, explicó Llorca.