Ángela Ávalos. 4 febrero

El gerente de pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Jaime Barrantes Espinoza, niega que el fondo que administra haya perdido más de ¢850 millones el año pasado como producto de una inversión de $28 millones en colones.

Acompañado por el director de Inversiones, Álvaro Rojas, el jerarca sostiene que la decisión de mayo del 2018 tomó en cuenta los criterios técnicos necesarios para realizar el negocio de la manera en que se hizo, es decir, con un vencimiento en moneda local.

Un informe de la Auditoría Interna de la Caja, sin embargo, señaló inconsistencias en ese proceso.

Entre esas “inconsistencias” incluye la carencia de elementos básicos para la valoración de riesgos; por ejemplo, según la Auditoría, no consideraron la tasa de devaluación y se alejaron “sensiblemente” de las expectativas de variación del tipo de cambio a 12 meses, establecidas por el Banco Central.

También, se sobreestimó el premio por invertir en moneda local, llegándose a hablar de premios entre ¢368 millones y ¢592 millones.

El siguiente, es un resumen de la entrevista sostenida con Jaime Barrantes (JB) y Álvaro Rojas (AR) el 28 de enero.

– El tema de las inversiones preocupa. ¿Por qué se tomó esa decisión de invertir en dólares en mayo? La Auditoría Interna de la CCSS dice que la decisión no tiene suficiente criterio técnico.

- Jaime Barrantes (JB) Lo que quiero es aclarar en el sentido de que aquí no hay una pérdida, como lo hace ver el titular (de La Nación).

–¿Qué es lo que hay, entonces?

– JB: Es un elemento de gestión. Un cambio de una inversión de acuerdo a los análisis que se presentaron en ese momento. Existía un premio por invertir en colones. Esto se hizo con los elementos que existían para esa fecha, en mayo (2018). Se hace una conversión de un vencimiento que hay en dólares, que se materializa en una ganancia de casi ¢1.500 millones al portafolio por ese cambio de moneda. Esto se invierte en colones, en títulos que generan un 10,19% de rentabilidad y que van a generar una ganancia de aproximadamente ¢1.000 millones anuales.

– ¿Cuánto se generaba en dólares?

– JB: En mayo, esto generaba una rentabilidad mayor que la de los dólares.

– ¿Cuánto era en dólares?

– JB: La proyección, el premio en dólares era uno o dos puntos menor, en cuanto al premio por invertir en colones. Esta es una situación que, aclaro, son proyecciones, porque nadie puede garantizar en cuánto va a estar la tasa de interés o el tipo de cambio a futuro. Se hacen los análisis de riesgo, se revisan las alternativas y se toma una decisión.

– Y entonces, ¿lo que dice la Auditoría, que les recomienda medir el impacto real sobre las implicaciones de ese cambio de criterio?

–JB: Sí, vamos a atender lo que dice la Auditoría...

– ...pero, ¿qué opina sobre ese informe?

– JB: La Auditoría no menciona en ningún momento el tema de la pérdida...

– No directamente, pero sí habla de inconsistencias en la estimación de los escenarios de riesgo. Algo grave.

– JB: No, tampoco habla de inconsistencias.

– Sí, literalmente señala “inconsistencias”.

– JB: Son elementos dentro del fortalecimiento que hay que hacer de los análisis, en lo que siempre hemos estado anuentes. Pero sí aclarar, y reiterar contundentemente, que esto no es un tema de una pérdida. De hecho, todos los fondos de pensiones, nacionales e internacionales, tienen una gestión de portafolio en la que no se puede preveer qué es lo que va a pasar con el tipo de cambio o la tasa de interés. Ustedes han hecho reportajes de las operadoras de pensiones donde el tema de la incertidumbre no se puede desligar del riesgo de una inversión. Todo inversión tiene riesgos.

– Pero la idea es disminuir el riesgo.

–JB: Gestionarlo, exactamente.

– Ustedes, nuevamente, tuvieron un cambio de criterio con falta de elementos técnicos básicos, según la Auditoría. Hay procedimientos básicos que no se hicieron...

– JB: Eso sí se hace.

– ¿Y se hizo?

– JB: Claro, ellos tienen una metodología donde se ven las diferentes alternativas y se generan escenarios de estrés y se toma una decisión.

–¿Y se tomaron en cuenta esos escenarios? Porque aparentemente no.

– Álvaro Rojas, jefe de la Dirección de Inversiones (AR): Es que nunca se consideró lo que la Dirección de Inversiones puso. Ese es el problema de los informes. El Área de Riesgos y el Comité de Riesgos nunca consideraron el descargo de la Dirección de Inversiones en ese sentido: se tiene una metodología que toma el comportamiento del tipo de cambio y se hace un promedio móvil. Con esto, uno podría determinar más o menos cómo se comporta tomando la expectativa y la devaluación. La expectativa es un dato que calcula el Banco Central. Es más, hubo un punto de quiebre que significa que se fue más arriba de la expectativa para determinar cuál podría ser la posible ganancia en cualquiera de los escenarios.

– ¿Y por qué no se tomó en cuenta ese criterio?

– AR: Sí se consideró...

6/7/2016. Edificio Invalidez Vejez y Muerte (IVM), San José. Jaime Barrantes, Gerente de Pensiones de la CCSS. La Caja Costarricense de Seguro Social, cumple 75 años de haber sido creada. FOTO: Andrés ARCE / GN.
6/7/2016. Edificio Invalidez Vejez y Muerte (IVM), San José. Jaime Barrantes, Gerente de Pensiones de la CCSS. La Caja Costarricense de Seguro Social, cumple 75 años de haber sido creada. FOTO: Andrés ARCE / GN.

– Pero usted dijo que el Comité de Inversiones no lo consideró...

–AR: Ahí sí yo no...

–JB: Para aclarar el tema. Esto es un análisis que se hace en un determinado plazo: cuatro meses después de una inversión que se hizo a cinco y siete años. Usted no sabe todavía el comportamiento del tipo de cambio a cinco y siete años. Es un elemento que Riesgos hace saber y nos recomienda al final hacer una valoración de la estrategia de diversificación por moneda. Son elementos que no tienen que ver tanto en una inversión puntual sino en la gestión global del portafolio, donde evidentemente nosotros hemos tenido en los últimos años rentabilidades positivas.

– Lo importante aquí son los procedimientos que se siguieron. Ahí quiero que me aclaren cuál es protocolo que se sigue para la toma de estas decisiones. ¿Quién toma la última decisión de inversiones sobre el IVM aquí?

–JB: La estructura y el tema de cómo se ha ido organizando un fondo que tiene 70 años, es evidente que se ha ido evolucionando a través del tiempo en el tema de gestión de riesgo y en la conformación de comités. A nivel institucional, tenemos comités de inversiones, comité de riesgo. Hemos ido muy de la mano con toda la normativa del Conassif (Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero) para gestionar este tipo de portafolios. Hoy tenemos una estructura donde existe un comité de riesgos...

– ... que es el que toma las decisiones finales sobre inversión, ¿o quién las toma?

– JB: No, las decisiones la toma la Gerencia de Pensiones a través de la Dirección de Inversiones. Ahí se realizan las inversiones con sujeción estricta a una política y estrategia que la define la Junta Directiva, con base en el marco legal institucional vigente en este momento. Y esto es muy importante: esta es una inversión que está total y absolutamente de acuerdo a nuestro marco normativo. Es una inversión totalmente legal, que está dentro de la política de inversiones nuestra, que cumple con todas las condiciones de inversión, y que, efectivamente, responde a nuestro perfil como inversionista.

– Volviendo a la estructura: Gerencia de Pensiones, Dirección de Pensiones, Comité de Inversiones... ¿quién responde a quién?

– JB: La Dirección de Inversiones responde a la Gerencia de Pensiones, que a su vez responde a la Junta Directiva. Por otro lado, está un Comité de Inversiones, constituido por reglamento, que tiene el deber principal de velar que las inversiones se hagan de conformidad a la política de inversiones que aprueba la Junta Directiva. El Comité, amparado en criterios técnicos, eleva para su aprobación. También existe una unidad de riesgos que pertenece a la Dirección Actuarial...

– ¿Esa es el Área de Administración de Riesgos?

–JB: Sí. La Dirección Actuarial la tiene bajo su cargo. Esta área valora los riesgos de las inversiones financieras y responde a un comité de riesgos...

–¿A otro comité de riesgos?

– JB: A otro.

– ¿Cuál es la cabeza de la Dirección de Inversiones?

– JB: Don Álvaro Rojas.

– Usted es uno de los que firman uno de los documentos ligados a esta inversión...

– AR: Yo tengo voz pero no tengo voto. Llevo las propuestas.

– Necesito que me explique más lo que me dijo hace un momento (que nunca se consideró lo que la Dirección de Inversiones puso).

– AR: Existe un procedimiento y ese procedimiento es para determinar la mejor opción de inversión entre instrumentos en dólares e instrumentos en colones. Con base en esto, se hacen una serie de análisis. Por ejemplo, se pueden utilizar varias formas para sensibilizar el tipo de cambio. Son elementos que se pusieron a la hora de tomar la decisión de inversión.

(Video) ¿Cómo funciona el sistema de pensiones de Costa Rica?

– ¿De ahí salió la primera recomendación de invertir en dólares?

–AR: Se hace una primera recomendación de invertir en dólares, pero también se establece que existe un premio por invertir en colones. Eso está bien. Entonces, el comité, muy acertadamente, lo que hace es revisar esto. Este tipo de análisis es normal. Pero en realidad no es un cambio repentino de decisión. Es normal este tipo de decisiones en las inversiones, tanto en dólares como en colones.

–Según ustedes, ¿esto está dentro de lo normal en la gestión de un fondo de estos?

– AR: Está dentro de lo natural.

–Entonces, ¿por qué interviene la Auditoría Interna con un informe especial?

– JB: Cuatro meses después (de la inversión), hay un cambio en la economía costarricense. Es muy importante aquí no dejarse llevar por elementos coyunturales del mercado. Uno debe tener una visión de largo plazo en la gestión de los fondos de pensiones. La visión de corto plazo nos puede llevar a riesgos innecesarios.

" El aumento en el tipo de cambio lo empezamos a observar en agosto-setiembre. Esas son circunstancias en las que cualquier persona decide pasar a dólares. Cuatro meses después, sale un informe del Comité de Riesgos en donde llegan a algunas conclusiones, que corresponde analizar integralmente. Y la Auditoría toma los informes y le pide a la Gerencia que revise el impacto de las inversiones, pero lo principal es que nos enfoquemos en la estrategia de inversión en dólares, o por conversión de moneda o de diversificación, que en este caso vamos a trabajar. Lo hemos venido trabajando porque hemos venido haciendo un esfuerzo por acercarnos a los lineamiento del Conassiff y de la Supén (Superintendencia de Pensiones) para fortalecer todos nuestros procesos. En eso estamos totalmente de acuerdo, pero decir que es una pérdida no.

– La Auditoría sí menciona inconsistencias: no consideraron las tasas de devaluación, ausencia de escenarios estresados y que el Área de Administración de Riesgos entró tarde. Desde fuera, esto se ve grave. ¿No está usted minimizando el asunto?

– JB: No, no, en absoluto. Todo lo que es el fortalecimiento de los procedimientos para generar mejores decisiones de inversión que logren gestionar de una mejor manera los riesgos... nosotros estamos en un mejoramiento continuo. La institución, antes del 2000, lo que tenía era un departamento que hacía directamente las inversiones en el sector público.

"Hoy, conforme ha ido avanzando la normativa no solo institucionalmente sino a nivel país, nos permite tener comités de riesgo, unidades de riesgo, dirección de inversiones... toda una gestión para la toma de decisiones que ha ido teniendo una mejor gestión del portafolio. Esto no implica que todos estos elementos no sean susceptibles de mejora. No, no se está minimizando. Una cosa es el procedimiento y otra el resultado. Usted puede tener las mejores prácticas que es literalmente imposible preveer qué es lo que puede pasar con una inversión”.

La Junta Directiva de la CCSS ha mostrado interés en invertir los fondos del IVM en obra pública con el doble propósito de generar trabajo. No ha sido fácil, indica la Gerencia de Pensiones. En la foto, avance de las obras para la circunvalación norte, al costado norte del Walmart, en Tibás. Foto: Albert Marín.
La Junta Directiva de la CCSS ha mostrado interés en invertir los fondos del IVM en obra pública con el doble propósito de generar trabajo. No ha sido fácil, indica la Gerencia de Pensiones. En la foto, avance de las obras para la circunvalación norte, al costado norte del Walmart, en Tibás. Foto: Albert Marín.

– El superintendente, Álvaro Ramos, dice que más que un asunto de cantidades es un asunto de procedimientos. De arquitectura institucional. ¿Están funcionando bien todos los elementos que tiene la Gerencia de Pensiones para advertir a tiempo y tomar las decisiones con el menor riesgo para el fondo?

–JB: Tenemos un portafolio de casi $4.000 millones, que hemos venido invirtiendo en las mejores condiciones posibles con la realidad del mercado, con los elementos normativos de gestión de riesgos para la gestión de inversiones. Hoy tenemos rentabilidades de cerca de ¢190.000 millones en intereses. Las inversiones están totalmente colocadas de acuerdo a lo que la Junta nos ha instruido. En este sentido, considero que dentro de la gestión global del portafolio hemos venido cumpliendo con esos estándares.

“Tenemos y estamos abiertos a continuar en el mejoramiento continuo, fortaleciendo esa arquitectura institucional. Hemos pedido acompañamiento a la Supén, para que nos pueda venir a evaluar cómo están conformados los comités y si hay que hacer algún cambio. Vamos a estar trabajando en esto”.

– ¿No hubo pérdida?

–JB: No, no hubo pérdida.

– ¿No hubo inconsistencias, como lo menciona la Auditoría? Usted, como cabeza de esta gerencia, ¿rechaza lo que dice la Auditoría? ¿Lo que se hizo, se hizo bien?

– JB: Dentro del marco institucional y normativo, la inversión está correcta. En este caso, vamos a fortalecer los procedimientos, atendiendo lo que dice la Auditoría, pero no hubo una pérdida tal y como ustedes lo plantean en el titular. Cualquier persona lo puede verificar: hay una inversión en colones, va a ganar una rentabilidad del 10,19%, y es una inversión que se hace a varios años plazo. Los informes, tienen un monto a cuatro meses con una subida del tipo de cambio.

– ¿Cómo colocaron finalmente esos $28 millones?

– JB: Está en colones, en títulos de Hacienda.

–¿Y cuál es el plazo?

– JB: Cinco y siete años.

–¿Cuáles otros vencimientos vienen en camino?

– JB: La cartera son $4.000 millones. Esta inversión representa el 0,7% del portafolio global. Nosotros tenemos vencimientos anuales por ¢400.000 millones anuales, donde la Dirección de Inversiones, semana a semana, genera colocaciones y reinvierte anualmente cerca de ¢400.000 millones. Es una gestión de un portafolio importante, aunque por el tamaño de los gastos que tiene el IVM es una reserva que se llama de contingencia.

– ¿Cuáles son los planes para variar la colocación de esos recursos, porque un porcentaje importante está colocado en títulos de Hacienda?

– JB: Hemos venido trabajando en eso. Ha sido un poco difícil por la realidad del mercado financiero costarricense, que es muy limitado. La Junta nos pidió explorar las inversiones en obra pública, pero es un elemento que no está desarrollado. Nosotros no vamos a ir a construir un puente. Necesitamos un título valor que nos dé las garantías y solidez necesarias para poder realizar esas inversiones. Hay unas posibilidades en el sector privado: tenemos en la banca privada, pero por el tamaño de las inversiones es un tema limitado.

“Lo que hemos estudiado es que las posibilidades para diversificar un poco más la cartera se concentran en explorar inversiones en el exterior. La mayoría de las operadoras están ahí. Incluso, la operadora de la CCSS. Son mercados en los que hay que tener estómago, en mercados de alta volatilidad”.

– Con la coyuntura que vivió el país el año pasado, con la crisis fiscal, ¿no hubo presión política para colocar esos recursos en Hacienda, tomando en cuenta que el Estado necesitaba liquidez?

– JB: No, no. Esta conformación de entes técnicos han ido independizando el criterio...

– ¿Blindándolo contra presiones políticas por coyunturas como la del año pasado?

– JB: Blindándolo... sí, exactamente.