Ángela Ávalos.   18 abril, 2018

Los médicos y odontólogos dejarán de usar boletas de papel este año para tramitar incapacidades por enfermedad.

En su lugar, estos beneficios se gestionarán por vía digital, reduciendo sustancialmente la posibilidad de que trabajadores o incluso profesionales en Medicina cometan abusos con estos beneficios.

Ver más!

La nueva boleta digital será única para el paciente y el patrono y se utilizará por medio del Expediente Digital Único en Salud (EDUS), que permitirá hacer un enlace con el historial clínico de cada asegurado, anunció este miércoles la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Esta nueva posibilidad, que por ahora solo se desarrolla en el Área de Salud de Chacarita y en el Hospital Monseñor Sanabria, ambos en Puntarenas, agilizará también el pago de este beneficio, que pasará de un promedio de diez días, a dos.

La digitalización de este trámite implica que los médicos y odontólogos ya no tendrán la custodia de los talonarios con las boletas. Según la entidad, cada mes se perdían en promedio tres de estos documentos –cada uno con 25 boletas– en todo el país.

“Estamos ante la posibilidad de minimizar el error, se mejoran los controles y se ahorra papel”, destacó Ronald Lacayo, gerente administrativo de la Caja con recargo ahora de la Gerencia Financiera, quien dijo que al año, solo por no imprimir estas boletas, la institución se ahorrará ¢60 millones.

También se realizarán digitalmente los procesos para otras licencias que da la institución, como las de maternidad, y las de cuido de familiares con enfermedades terminales o niños gravemente enfermos.

Con el nuevo mecanismo, se reducen los riesgos de eventuales acuerdos entre médicos y pacientes, así como la posibilidad de que un asegurado vaya a diferentes centros de salud para aumentar el número de días de incapacidad.

Asimismo, pone fin a un posible negocio de imprimir boletas de incapacidad o licencias.

"Lamentablemente, no solo se falsifican incapacidades, también se falsifican comprobantes de tiempo y de asistencias. El EDUS, en esa línea, nos ha permitido dar trazabilidad a los comprobantes que se dan", Lisa Vásquez, comisión central de incapacidades.

En setiembre de 2017, por ejemplo, se dio a conocer que 31 policías de la Fuerza Pública habían presentado, aparentemente, incapacidades falsas que significaron a la institución erogaciones por ¢8 millones.

Por el hecho, la Fiscalía abrió una investigación por falsedad ideológica y uso de documento falso.

Un paso más

El propósito de la Caja es extender al resto del país este sistema que por ahora se usa solo en Puntarenas. Para final de año, está programado que funcione en todos los centros de salud públicos.

Se trata de un paso más en la eliminación de papel y simplificación de trámites, expresó Fernando Llorca Castro, presidente ejecutivo de la Caja.

Llorca recordó que hace poco la institución también eliminó la obligatoriedad de presentar el carné para recibir atención en salud (ahora, solo es necesario presentar la cédula), y se sustituyó la orden patronal en papel por una digital.

"Gracias al avance del Expediente Digital Único en Salud se puede dar este paso", dijo Llorca.

Para la gerenta de Infraestructura y Tecnología, Gabriela Murillo Jenkins, la incorporación de boletas digitales forma parte de los esfuerzos por acercarse cada vez más a la Caja del futuro.

Ver más!

Entre los beneficios de la boleta digital de incapacidad están los siguientes:

  • Hay un mayor seguimiento a las incapacidades que se le han dado al paciente.
  • Ya no es necesario presentar comprobante físico, sino por vías digitales. 
  • Los patronos pueden comprobar en línea el trámite hecho por el trabajador.
  • Se agiliza el pago del subsidio.
  • Se avanza en el proceso de simplificación de trámites.

El año pasado la institución dio más de un millón de boletas a casi medio millón de personas.

Eduardo Rodríguez, médico que participa en el proyecto EDUS, explicó los múltiples pasos que hoy debe realizar un asegurado para hacer efectiva su incapacidad con el método manual.

Por ejemplo, dijo Rodríguez, el médico debe llenar la boleta y registrarle un código. Luego de esto, el personal de Registros Médicos debe sellar la boleta y entregar un comprobante para que el asegurado se lo lleve al patrono.

Con la boleta digital, el médico no debe llenar nada porque la información del paciente sale automáticamente. La boleta estará vinculada a una consulta y a un profesional. El personal de Registros Médicos tampoco interviene en este proceso, agilizando el proceso.

El reporte al patrono lo puede hacer el asegurado por medio de WhatsApp o por correo electrónico.

La boleta impide hacer modificaciones y cada número es único, impidiendo que dos personas tengan boletas iguales.

El nuevo sistema pondrá freno a las triquiñuelas de algunos pacientes para obtener días de incapacidad. Rodríguez recuerda que era común imprimir talonarios falsos de incapacidad.

"También hay pacientes 'itinerantes' que buscaban acumular incapacidades en diferentes centros. Con las incapacidades digitales yo puedo ver si usted se incapacitó en un Ebáis, un hospital o un área de Salud. Este enlace se logra por medio del EDUS y con el módulo de recaudación, cobro y pago de incapacidades", explicó Rodríguez.

La falsificación era muy común, así como el préstamo de documentos. También la modificación del número de días apuntados de incapacidad, al que añadían o cambiaban números.

Lisa Vásquez, coordinadora de la comisión central evaluadora de incapacidades y licencias, recordó que un trabajador que adquiere una papelería falsa o una incapacidad de manera improcedente, lo hacen para motivar ausencias ante sus patronos.

"Gracias a los sistemas de control en línea, se han identificado casos donde estos documentos falsos son detectados. Financieramente, a la CCSS esto no afecta, pero sí en imagen institucional porque las personas suelen pensar que las incapacidades las compraron con ayuda de profesionales.

"Los extravíos o robos, por mecanismos de control, se bloquean en el sistema y nunca van a generar un pago, aunque esa papelería circule entre los patronos. Los patronos pueden verificar en línea la incapacidad, tanto física como digital. Lamentablemente, no solo se falsifican incapacidades, también se falsifican comprobantes de tiempo y de asistencias. El EDUS, en esa línea, nos ha permitido dar trazabilidad a los comprobantes que se dan", dijo Vásquez.