Ángela Ávalos. 15 abril

En cumplimiento de una orden de la Sala IV, el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) canceló este viernes más de ¢6,6 millones que adeudaban del recibo de luz dos mujeres enfermas que dependen de máquinas de oxígeno para vivir.

Ambas enfermas son muy pobres. Una vive en Desamparados y otra en Tres Ríos de La Unión.

La cancelación de la deuda con la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) responde a una orden de la Sala Constitucional, que el 8 de marzo declaró con lugar dos recursos de amparo, en los cuales se planteaba el riesgo para la vida de la suspensión del servicio eléctrico debido a la deuda.

Las mujeres necesitan una máquina de oxígeno para poder respirar. El aparato requiere de energía eléctrica para funcionar. Foto: Archivo
Las mujeres necesitan una máquina de oxígeno para poder respirar. El aparato requiere de energía eléctrica para funcionar. Foto: Archivo

"Conscientes de nuestra obligación de proteger a las personas en situación de pobreza la institución ha cumplido, en plazo, el pago que garantiza el derecho a la salud de las amparadas mediante las condiciones materiales para una vida digna.

"Ambas mujeres integran familias que han sido atendidas por el IMAS con diferentes subsidios desde hace muchos años; con la resolución de la Sala, ahora además podemos garantizar que este consumo adicional de electricidad en el hogar, generado por los equipos que les permitan mantenerse con vida, estará también cubierto con los recursos del Instituto”, aseguró en un comunicado de prensa el ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social y presidente ejecutivo del IMAS, Juan Luis Bermúdez.

Según el funcionario, también se está coordinando con la CNFL y los otros operadores eléctricos los mecanismos para detectar a estas personas y atender sus necesidades de consumo con los recursos del IMAS.

Los montos cancelados por el IMAS fueron ¢6,3 millones en el caso de la señora de Tres Ríos, quien tenía facturas pendientes desde el 2012. Además, se cancelaron ¢257.300 pendientes desde el 2018 en el caso de la vecina de Desamparados.