Ángela Ávalos.   24 octubre
Aquí y en otras partes del mundo, las cirugías que se están haciendo en tiempos de pandemia se limitan a las de extrema urgencia. La covid-19 representa todo un desafío para los cirujanos, quienes deben abrir a un paciente y exponerse a los aerosoles contaminados con el coronavirus durante horas. La situación demanda protocolos de bioseguridad que reduzcan riesgo de contagio y costos. Foto Shutterstock

Todos los centros de salud, desde el menos hasta el más complejo, se han visto obligados a reconvertir los servicios a partir de la presión ejercida por la pandemia de covid-19

Los servicios no podían seguir funcionando como lo hacían antes de que apareciera la enfermedad que hasta este miércoles había dejado 99.425 casos acumulados y 1.236 fallecidos.

En el Hospital San Juan de Dios, la directora médica, Ileana Balmaceda Arias, reconoció que ha sido un “esfuerzo adicional” para cubrir todas las necesidades nuevas que han surgido.

"Los puestos que se debieron reforzar con mayor frecuencia fueron los de Enfermería. Se recurrió al personal interino que laboraba con la institución, pero se agotó. Fue necesario contratar personal nuevo. Los puestos que más se debieron cubrir fueron enfermeros profesionales, auxiliares, asistentes, terapistas, choferes y guardas, médicos generales y técnicos de rayos X.

“De los casos de enfermería la gran mayoría fueron sustituidos por la bolsa de empleo, pero también resultó insuficiente, por lo cual fue necesario el ingreso de personal nuevo. Aproximadamente, se requirieron 95 auxiliares de enfermería. Ese es uno de los de mayor dificultad para contratar porque el Colegio de Enfermeras ha suspendido los actos de incorporación”, informó Balmaceda.

En el San Juan, según el dato facilitado por la CCSS, 174 personas han sido empleadas en diferentes puestos para reforzar los servicios donde se atienden enfermos con el nuevo coronavirus.

Para atender las necesidades de todos los centros de salud, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha contratado a poco más de 4.000 funcionarios temporales para reforzar principalmente las áreas de Medicina.

“Desde que se inició la pandemia, hemos tenido que reinventar el quehacer. Todos estamos con una carga adicional porque la covid vino a cambiar la forma de trabajo y la organización en todas las áreas”, explicó la directora médica del Hospital San Juan de Dios, Ileana Balmaceda Arias.

El San Juan, dijo, convirtió en un área covid todo el edificio de Medicina. También tiene un área no covid, donde entre otros están Ginecología y Cirugía. "No covid entre comillas, porque ingresan pacientes para cirugía que luego dan positivo.

“Hubo una curva de aprendizaje, tanto de los pacientes como del profesional, porque la gente no estaba acostumbrada a hacer consultas telefónicas. En un principio, no fue fácil. Ahora, por ejemplo, tengo una ingeniera industrial dedicada a revisar y analizar todo el proceso de teletrabajo porque nos dijeron ‘hagan teletrabajo’ pero no había una estructura. Ya todo esto se hizo”, recapituló Balmaceda.

Los ajustes han permitido que, en el caso de este hospital capitalino, se sacaran algunas ventajas de la situación, como acabar con la lista de espera casi 1.000 pacientes de Hematooncología, una de las especialidades quirúrgicas sin restricciones para operar.

Este es uno de los salones para atender covid-19 en la nueva torre este del Hospital Calderón Guardia. Este edificio dedica cinco de sus siete pisos a la atención de estos pacientes. Foto: CCSS

"Organizamos al personal según su experiencia: intensivistas e internistas eran de primera línea. Luego sacamos subespecialistas con rama común con Medicina Interna (Reumatología, Endocrinología, Dermatología, por ejemplo), para ponerlos a rotar en las áreas covid.

“Y luego entramos a los cirujanos, que no los hemos tocado mucho porque es la última opción. Ellos no han estado ociosos. Primero, porque se siguen atendiendo emergencias de día y de noche y casos prioritarios. También, parte de su jornada están en teletrabajo, y están colaborando en depurar las listas de espera en consulta externa, y con la actualización de protocolos que, en condiciones normales, resulta difícil disponer de tiempo para hacerlos”, agregó Balmaceda.

Cinco pisos covid

En el Hospital Calderón Guardia han recurrido a una estrategia similar, confirmó Carol Obando Barboza, jefa de Recursos Humanos ahí, quien agregó que todas las especialidades se están enfocando en la atención de la pandemia.

“Se han contratado auxiliares, asistentes de pacientesy personal de apoyo. Terapia respiratoria es uno de los puestos más complicados por la atención directa a paciente covid”, dijo Obando quien explicó que recurren a hacer publicaciones en los sitios de la CCSS con las ofertas de puestos.

En el Calderón Guardia, cinco de los siete pisos de la nueva torre este están totalmente dedicados a covid.

Su director médico, Taciano Lemos Pires, confirmó que tiene un total de 240 camas covid distribuidas en tres torres. Un centenar son solo para Cuidado Intensivo.

La recomposición de camas, que significa quitar a otras áreas para reforzar la atención de la pandemia, sin dejar de atender lo básico de lo que se ha dado en llamar ‘no covid’.

"Dentro del proceso de atención de la covid, figuras importantísimas son los intensivistas, emergenciólogos y anestesiólogos. Son los que intuban y manejan pacientes con problemas ventilatorios. Lo fuerte para la atención de esas 240 camas son los médicos que tienen base en Medicina.

“Los otros, que tienen base en Cirugía, se usarán cuando se necesiten. Hemos reasignado el personal en diferentes áreas. Por supuesto, puede haber una mayor carga en las torres o zonas covid, porque son las zonas hoy más tensas de atención clínica”, reconoció Lemos.

"Ha sido un reto, tomando en consideración que no hay un libro de pandemia como tal. Estamos aprendiendo sobre la marcha Nuestro sistema se adaptó de la mejor forma buscando el mayor beneficio.

“Si llega un infartado hay que atenderlo. Hoy, por ejemplo (viernes 9 de octubre, día de la entrevista), el servicio de Emergencias estaba lleno. La zona no covid del Calderón, tiene áreas que están al 130% de ocupación”, agregó el médico.

Preparación

Todos los hospitales han tenido dificultades para encontrar enfermeras con experiencia en cuidados críticos. En uno como el México, la jefatura de Enfermería creó su propia bolsa de enfermeras expertas en UCI, que le permitió tener algún personal formado disponible.

La Dirección de Enfermería se ha encargado de realizar una cuidadosa selección de las profesionales que han venido a reforzar los servicios, dijo Vilma Campos, administradora del centro de salud.

Según la funcionaria, la bolsa de trabajo ha ido creciendo en ofertas debido al desempleo generalizado en el país. A pesar del incremento en la oferta, lo que más se les ha complicado a ellos es conseguir personal con experiencia para trabajar en servicios como Cuidados Intensivos.

Hasta ahora, la carencia de ese personal experto la han tratado de suplir con el pago de horas extra para el personal que desde antes trabajaba en el hospital.

“Doña Silvia (en referencia a la jefa de Enfermería, Silvia Beirute) ha preparado más enfermeras. A nivel local tenía una bolsa de estas profesionales con especialidad en UCI, que fue a la que recurrimos inicialmente”, explicó Campos, quien confirmó que gran parte del personal está dedicado a la atención de la pandemia.

"Prácticamente, todos los especialistas de Medicina Interna, los residentes, intensivistas... todos ellos están a un 100%. En Aseo, el 80% del personal de los 365 trabajadores dispuestos en tres turnos está en covid-19.