Ángela Ávalos. 4 septiembre
El director del Hospital México, Douglas Montero (izq.) y la administradora del centro, Vilma Campos, fueron los encargados de soplar las velas en el queque del 50 aniversario. Fueron observados por autoridades de la Caja. Foto: Jorge Castillo
El director del Hospital México, Douglas Montero (izq.) y la administradora del centro, Vilma Campos, fueron los encargados de soplar las velas en el queque del 50 aniversario. Fueron observados por autoridades de la Caja. Foto: Jorge Castillo

En un inicio, nadie creyó en el proyecto. ¿Construir un hospital en un plantío de café al otro extremo de la capital, sin carreteras ni vías de acceso para llegar hasta ahí?

Corrían los años sesenta. Las autoridades de entonces en la incipiente Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), comenzaron a percibir la necesidad de construir un nuevo centro de salud porque el llamado hospital central –hoy, Calderón Guardia– ya no daba abasto.

En esa época, el país recién “estrenaba” la universalización del seguro de salud, un ideal construido por insignes patriotas para llevar la atención sanitaria a todos sus habitantes hasta el extremo más alejado del país.

A pesar del escepticismo, los astros se alinearon para contribuir en la gestación de lo que hoy es el Hospital México.

Fue una sumatoria de hechos: por un lado, la CCSS recibió una enorme finca de café como pago de una deuda; por otro, el Gobierno comenzó a planear la construcción de la carretera que uniría la capital con Alajuela y, para terminarla de hacer, México se ofreció a dar los planos, facilitar ingenieros y arquitectos y hasta propiciar la formación de médicos especialistas.

La primera piedra del enorme edificio se puso en marzo de 1963. El 1.° de setiembre de 1969, el que hoy es la cabeza de la red de servicios más grande de la Caja, abrió sus puertas.

Medio siglo después, autoridades de la Caja, personal del hospital y pacientes celebraron una suma de logros que han aportado a lo que hoy es la seguridad social costarricense, según reconocieron jerarcas de la institución este miércoles, en el homenaje efectuado en el Centro Nacional de Convenciones.

Una réplica del Hospital México fue entregada a la Embajada de México en Costa Rica en agradecimiento a la ayuda que dio ese país para la construcción de ese centro de salud, en la década de los sesenta. Ese país, además, contribuyó en la formación de los primeros médicos especialistas que laboraron en este hospital. Foto: Jorge Castillo
Una réplica del Hospital México fue entregada a la Embajada de México en Costa Rica en agradecimiento a la ayuda que dio ese país para la construcción de ese centro de salud, en la década de los sesenta. Ese país, además, contribuyó en la formación de los primeros médicos especialistas que laboraron en este hospital. Foto: Jorge Castillo

"Hoy, celebramos a una de las instituciones más importantes, benemérita de la patria. (...) es el resultado de un enorme sueño de la universalización del Seguro de Salud.

“Llegamos a los 50 años de lo que el Dr. Miranda llamó ‘la nave insignia de la Seguridad Social’, desde la cual se formaron y se siguen formando generaciones de médicos y profesionales de la salud”, recordó Álvaro Salas Chaves, actual directivo de la Caja y presidente ejecutivo de esa institución de 1994 a 1998.

Salas rindió un homenaje con sus palabras a quien dirigió los destinos de la Caja en sus primeros años, el médico Guido Miranda Gutiérrez, considerado el arquitecto de la Seguridad Social y uno de los propulsores del Hospital México. Miranda falleció el 20 de febrero anterior.

Para el director médico de este hospital, Douglas Montero Chacón, uno de los mayores retos actuales del México es aumentar la complejidad en su atención, enfocándose en problemas de salud como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y el trauma.

“El Hospital México tiene que modernizarse”, apuntó su director. Esa modernización se fortalecerá con una nueva torre quirúrgica, con más quirófanos, unidades de cuidado intensivo y salas de parto, además del Expediente Digital Único en Salud (EDUS).

Virginia Navas, viuda de Guido Miranda Gutiérrez, quien dirigió la CCSS en sus primeros años y es considerado uno de los arquitectos de la Seguridad Social, recibió una réplica del Hospital México en un homenaje a su marido. La administradora del México, Vilma Campos, el entregó la escultura. Foto: Jorge Castillo
Virginia Navas, viuda de Guido Miranda Gutiérrez, quien dirigió la CCSS en sus primeros años y es considerado uno de los arquitectos de la Seguridad Social, recibió una réplica del Hospital México en un homenaje a su marido. La administradora del México, Vilma Campos, el entregó la escultura. Foto: Jorge Castillo

Para el presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya Hayes, el México ha producido “resultados espectaculares que demuestran el valor que tiene esta institución”.

En el México, se realizó el primer trasplante de corazón de Costa Rica y uno de los primeros en América. Es un hospital líder en el tratamiento de enfermos hemofílicos (con problemas para la coagulación de la sangre), y en trasplantes de órganos y tejidos.

“Hay sitios sagrados, aunque no sean templos; hay soldados vestidos de verde con sus estetoscopios, hay misioneros sin sandandalias...”, dijo Macaya en referencia a los cientos de funcionarios que laboran en ese hospital, diariamente, y se encargan de dar las atenciones más complejas en especialidades como Oncología, Neurocirugía o Hematología a más de dos millones de habitantes.