Daniela Cerdas E.. 21 julio
El fin de semana anterior, la cantidad y severidad de infecciones respiratorias, sobre todo en menores, obligó a la CCSS a reforzar y extender los servicios de emergencia en los centros médicos, no solo en el Hospital Nacional de Niños (HNN), sino también en las clínicas periféricas del área metropolitana. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.
El fin de semana anterior, la cantidad y severidad de infecciones respiratorias, sobre todo en menores, obligó a la CCSS a reforzar y extender los servicios de emergencia en los centros médicos, no solo en el Hospital Nacional de Niños (HNN), sino también en las clínicas periféricas del área metropolitana. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.

Para evitar infecciones respiratorias, el Hospital Nacional de Niños recomienda que los menores de seis años no participen en la romería.

El llamado se da ante el hecho de que el país enfrenta uno de los mayores picos de enfermedades respiratorias.

“Por ser un sitio en donde va a haber hacinamiento, la posibilidad de transmisión del virus es alta. Además de otros efectos secundarios para un niño pequeño como que se le baje el azúcar, un golpe de calor, los cambios en el tiempo.

"Entonces todos esos cambios pueden favorecer que uno se resfríe y sea vulnerable al virus respitatorio sincitial. Nuestra recomendación es que del todo no participen idealmente menores de 12, pero fundamentalmente menores de 6”, dijo Carlos Jiménez, director a.i del hospital infantil.

De acuerdo con el médico, según el comportamiento de este tipo de infecciones en años anteriores, estas pueden prolongarse de seis a ocho semanas más. La romería se realizará en poco más de una semana, por lo cual todavía el país estará bajo la influencia de los virus.

Aunque la mayoría de peregrinos realiza la romería a Cartago el 1.° de agosto, son cientos los que van el fin de semana previo o el feriado del 25 de julio. La actividad recuerda la aparición de la imagen de la Virgen de los Ángeles.

El especialista añadió que el riesgo fundamental es que está empezando una época en la que nacen bebés prematuros, a finales de julio y agosto, mientras que entre setiembre y octubre se registra un aumento en los nacimientos.

“Los bebés son los más vulnerables a sufrir complicaciones por este agente viral que esté circulando en todo el país”, expresó Jiménez

El fin de semana anterior, la cantidad y severidad de infecciones respiratorias, sobre todo en menores, obligó a la institución a reforzar y extender los servicios de emergencia en todos los centros de salud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) no solo en el Hospital Nacional de Niños (HNN), sino también en las clínicas periféricas del área metropolitana.

Solo en el centro pediátrico, el fin de semana había más de 40 pacientes hospitalizados bajo ventilación mecánica, el 70% de ellos por el virus sincitial.

Este año han muerto en el país 10 niños por estos males.

Esta semana, la Caja hizo un llamado a extremar las medidas de protección para la población infantil, especialmente para los recién nacidos, contra las enfermedades respiratorias.

Pidió a los encargados de los niños, que no permita que otros besen al recién nacido. Que nadie los toque sin antes lavarse las manos y que ninguna persona enferma los llegue a conocer.

Entre las recomendaciones están los siguientes:

  • Impedir que los besen.
  • Exigir que si los tocan haya un adecuado lavado de manos.
  • Evitar que personas enfermas lleguen a conocer a los bebés.
  • No llevar a los recién nacidos a casas o lugares donde hayan personas con cuadros respiratorios.
  • Iniciar y mantener la lactancia materna por la cantidad de anticuerpos que tiene esta alimentación natural que constituye la mejor vacuna que todo recién nacido debe recibir en los primer seis meses de vida.
  • No fallar con el esquema de vacunación vigente en el territorio nacional.
  • Aplicación del protocolo de estornudar y toser en todo momento.