Por: Lucía Astorga.  Hace 6 días
El Hospital de Heredia reanudó este lunes sus funciones luego de suspender varios servicios por presencia de bacteria. Fotos: Mayela López
El Hospital de Heredia reanudó este lunes sus funciones luego de suspender varios servicios por presencia de bacteria. Fotos: Mayela López

El Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, reanudó este lunes todos los servicios médicos que fueron suspendidos el pasado viernes, luego de que una paciente falleciera y un médico se infectara con la bacteria Streptococcus pyogenes.

Así lo confirmó la doctora Marcela Garita, de la Unidad de Epidemiología del centro médico.

La especialista aclaró que no se ha registrado hasta el momento ningún caso secundario asociado a esta bacteria y que "los servicios continúan en estricta vigilancia por la misma situación".

"Lo que son los otros servicios, las salas de operaciones que fueron en algún momento inhabilitadas, reanudan ya las funciones que normalmente mantienen", indicó la doctora.

Una paciente de 25 años, que había dado a luz el domingo 8 de abril, falleció dos días después, al sufrir complicaciones asociadas a la infección con la bacteria Streptococcus pyogenes, según las autoridades de salud.

La infección fue detectada durante una operación, a la que fue sometida la mujer antes de morir, en la que los médicos tuvieron que extirpar el útero, la trompa y ovario derechos.

El cirujano que participó en esta operación se pinchó su mano izquierda durante el procedimiento. Un día después, comenzó con fiebre e inflamación de los tejidos, por lo que tuvo que ser internado de urgencia en Cuidados Intensivos.

Hasta el momento no se tiene un reporte de su condición actual.

Ante esta situación, se tomaron medidas preventivas; entre ellas, cerrar 8 de los 12 quirófanos del hospital, lavar las salas de parto y suspender todas las operaciones programadas.

La Streptococcus pyogenes es considerada una de las bacterias más importantes de los seres humanos. Se le relaciona con faringitis aguda e infecciones cutáneas y sistémicas.

Está asociada a complicaciones como la fasceitis necrotizante, o la muerte de tejidos blandos.